Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Historia

29/09/2016

Cambia, todo cambia… hasta el volante del Ford Mustang

La marca del óvalo muestra la evolución histórica de los volantes del emblemático modelo, a través de una serie de fotografías.
Contrastes. En esta imagen se pueden apreciar las diferencias entre la primera y la actual generación del Ford Mustang.

Estas fotos difundidas por Ford corresponden a los volantes más representativos del Mustang a lo largo de sus cinco décadas de existencia. De ser un elemento fundamental de la conducción y seguridad del auto, el volante se transformó en un elemento que reúne cada vez más funciones, acompañando el avance de la electrónica de abordo. desde el cual se puede comandar múltiples funciones.

Pasó mucha agua bajo el puente desde el lanzamiento del primer Mustang. Hace 50 años, los volantes eran grandes, finos y además de direccionar las ruedas, como máximo incorporaban la bocina.

1964: el interior, de doble cabina, tenía un volante emblemático de tres rayos de aluminio con aro símil madera y bocina en el centro. Su gran diámetro, de 16 pulgadas, facilitaba las maniobras, ya que la asistencia hidráulica era opcional.

1967: la dirección ajustable en siete posiciones permitía elegir la mejor posición de manejo, además de facilitar la entrada y salida del auto. La dirección asistida con relación más rápida (20, 3:1) daba una sensación más deportiva.

1968: el modelo introdujo la columna de dirección retráctil para reducir la posibilidad de lesión en caso de impacto. El volante de dos rayos también ganó una sección central y acolchada, con control de bocina en el aro central.

1974: la segunda generación del Mustang incorporó un volante de dos rayos revestido en cuero. La opción de dirección asistida con piñón y cremallera permitió ofrecer un volante menor de 15 pulgadas en lugar del estándar de 16”.

1979: el volante de dos rayos fue reemplazado por uno de cuatro. Los comandos de limpia parabrisas y luces se alojaron en la columna de dirección. El control de velocidad crucero, disponible en versiones de transmisión manual, era controlado por botones en el volante.

1984: el Mustang SVO (Special Vehicle Operations), legendaria versión de alto desempeño con motor turbo de 4 cilindros, incluía un volante de tres rayos con ajuste de altura y profundidad. De aspecto deportivo, era más grueso y de menor diámetro. Los logotipos Ford y SVO estaban grabados en el centro del revestimiento de cuero.

1990: este año recibió su primer airbag de serie, que estaba ubicado en el centro del volante. Así, la bocina fue transferida hacia dos botones laterales, accionados por los pulgares del conductor. Los botones del control crucero también tuvieron una posición más ergonómica.

1994: la cuarta generación del vehículo fue un homenaje al modelo original de 1964, con cabina doble y formas talladas en el panel. Varios comandos se ubicaron para un uso más simple, aumentando la practicidad y seguridad. La bocina volvió al centro del volante, integrada en la tapa del airbag.

2005: el volante de tres rayos de la quinta generación del vehículo fue una relectura del modelo de 1965/67, con rayos de polímero u opcionalmente, de aluminio. A diferencia de los volantes en los que se inspiró, este volante estuvo revestido en cuero.

2010: con la tecnología SYNC, muchos botones fueron agregados para los comandos de voz del teléfono, música, radio y otras funciones. El emblema central de acrílico fue reemplazado por uno de aluminio pulido, con el caballito estampado o la cobra en el caso del Shelby GT500. Las terminaciones de aluminio o cuero daban unidad a la cabina.

2013: el volante se convirtió en el centro de control tecnológico del auto. Incluyó un botón de cuatro vías, además de un “OK” para el control de los instrumentos de visualización de la pantalla. En los modelos Boss 302 y Shelby GT500, esteba revestido en cuero Alcantara.

2015: en la sexta generación del auto, el volante, completamente rediseñado, incorpora hasta 20 botones. Los de la derecha comandan el SYNC y la radio. Los de la izquierda, controlan el control de velocidad crucero adaptativo y la pantalla del panel de instrumentos. Los controles de marcha al volante paddle shift fueron ofrecidos por primera vez en el Mustang con transmisión automática. El airbag circular fue proyectado especialmente. Es también el volante de menor diámetro de la marca, con apenas 14”. Los rayos de aluminio tienen un acabado en los bordes para que el conductor sólo toque el cuero y tenga mejor dominio del volante.

GT350: las versiones homologadas para la calle que más se aproximan a un vehículo de competición son los Mustang Shelby GT350 y GT350R con volante de base recta y revestimiento de Alcantara, inspirado en los autos de carrera. Sus controles permiten hacer múltiples ajustes en el vehículo sin quitar las manos del volante, incluyendo el nivel de asistencia de la dirección eléctrica, la suspensión, modos de dirección y afinamiento del escape. En el Shelby Cobra, también es el único lugar del auto donde se encuentra su logotipo.

Archivado en: , , , ,

 

 

2 pensamientos en “Cambia, todo cambia… hasta el volante del Ford Mustang”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *