Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Noticias

27/10/2016

Contacto: Jeep Compass… ¿o baby Grand Cherokee?

A través de las soleadas rutas de Recife, en Brasil, manejamos el nuevo exponente de la marca americana, que se posicionará por encima del Renegade en la oferta local. Llegará a la Argentina a mediados de 2017.
Antes del arribo del Compact a nuestro país, tomamos contacto con este modelo de Jeep en Brasil.

Fabricado en el polo industrial Jeep, en Goiana, estado de Pernambuco, el nuevo Jeep Compass integra el segmento de los SUV medianos, y deberá competir con productos establecidos como Honda CR-V o Toyota Rav-4. Al igual que los modelos que ya se producen allí, como el Renegade y la Fiat Toro, el nuevo Compass mantiene la misma plataforma, aunque con las modificaciones que lo llevan a crecer de segmento. Durante un trayecto de 70 kilómetros y a través de una pista off-road, tomamos contacto con el nuevo producto de Jeep, que llegará a la Argentina entre junio o julio de 2017.

El diseño del nuevo Compass está inspirado en el de la actual Grand Cherooke, el buque insignia de la marca de las siete barras, aunque con menor tamaño. El largo total de este nuevo Compass es de 4,42 metros, mientras que la distancia entre ejes tiene una extensión de 2,37 metros, unos 66 milímetros más que en el Renegade.

Todo esto permite obtener una muy buena habitabilidad en las plazas traseras, mientras que la postura al volante es muy fácil de lograr, ya que cuenta con amplias regulaciones de butaca y volante. En Brasil hay cuatro niveles de equipamiento. La más completa cuenta, entre el equipamiento destacable, con control de velocidad crucero adaptativo, acceso y arranque sin llave, climatizador de dos vías, butaca con reglajes eléctricos y pantalla táctil de 8,4 pulgadas.

El tablero de instrumentos, al igual que muchos componentes del habitáculo los comparte con sus compañeros de plataforma. Lo mismo sucede con el motor Diesel Multijet, con el que tomamos contacto en dos variantes diferentes. La primera, una Longitude con la que atravesamos parte de la ciudad de Recife hasta Praia de Galinhas. Allí, este dos litros turbo de 170 CV, que va unido a una transmisión automática de nueve velocidades, demostró un correcto funcionamiento y gran potencia disponible. A velocidades de autopista su funcionamiento es sereno, y suave, mientras que tanto las suspensiones como la dirección se mostraron eficaces.

También, con el mismo grupo motor y transmisión manejamos la versión Trailhawk en una pista off-road, ubicada dentro del complejo industrial. Es la variante más extrema de la gama, con mayores aptitudes off road, neumáticos de uso mixto, y una función extra en el sistema de doble tracción (Rock) que la marca denomina como Selec Terrain. Se trata de una función específica para superar terrenos rocosos, el cual funcionó a la perfección.

La nota completa con la prueba de manejo realizada en Brasil sobre el Jeep Compass la vas a encontrar en la edición aniversario del mes de noviembre de revista PARABRISAS.

Archivado en: , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *