Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Noticias

10/11/2016

Cómo algunos artistas ven el mundo automotor

El diseñador gráfico Chris LaBrooy es famoso por tomar imágenes de autos clásicos y darles excéntricas y alocadas formas. Conocé su obra.
Obra de Chris LaBrooy: "Tokio".

Chris LaBrooy es un famoso artista cuya atracción por los autos no es novedad. En su prolífica obra el mundo automotor tiene gran protagonismo. En los mundos digitales tridimensionales que construye tuerce y contorsiona distintos modelos de autos. En esta tarea, que da como resultado composiciones imposibles e irreales, cada pixel está meticulosamente modelado en 3D, usando fotografías sólo como referencia. “Nada está destinado a ser deliberadamente engañoso, pero todo está creado en función de la artesanía y horas y horas de experimentación”, dice LaBrooy.

LaBrooy, un diseñador gráfico de 36 años, llegó a la escena del arte automovilístico en 2012 con “Auto Aerobics” y “Tales of Auto Elasticity”, exposiciones que muestran autos clásicos y camiones estirados, flotando extrañamente o plegados sobre sí mismos. “Una vez que se estableció la escena adecuada, todo se convirtió en manipular el auto en algo extraordinario, en algo que nadie había visto antes”, dice LaBrooy, quien de día trabaja como artista gráfico independiente.

Uno de sus últimos trabajos, “Tokio”, es una carta de amor a los modelos clásicos japoneses que LaBrooy, nacido en Escocia, descubrió por primera vez jugando videojuegos como “Gran Turismo”. El paisaje japonés se detalla obsesivamente. Por extraño que sea ver a un Nissan Skyline GT-R por la mitad y a los famosos personajes Pikachu y Sonic dentro de un deformado AE86 Toyota Corolla, es incluso más extraño que todo parezca encajar y tener sentido en una especie de lógica extraña.

El cariño por su Porsche Cayman personal ha inspirado el último proyecto de LaBrooy, que es una “zambullida” en los Porsches fuera de la ley y el mundo de los “levantaautos” del sur de California. “Representan realmente lo que es un tiempo de flotabilidad para la cultura del automóvil, donde el viejo se encuentra con el nuevo”, señala LaBrooy. Él colocó digitalmente una docena de coupés Carrera RS en una piscina, mirando desde el agua como nadadores sincronizados.

LaBrooy crea nuevas maneras de experimentar con los autos clásicos, cambiando sus formas conocidas pero no sus entornos emblemáticos.

Todo el trabajo de LaBrooy se encuentra en en chrislabrooy.com, que también contará pronto con una tienda en línea para impresiones.

Archivado en: , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *