Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Mercado

15/02/2017

Industria automotriz: ganadores y perdedores de 2016

El año pasado el mercado automotor se reconfiguró en función de las nuevas reglas de juego del gobierno macrista. Cerró con más autos vendidos de lo que se esperaba, pero la producción local y las exportaciones cayeron. Ganadores, perdedores y perspectivas para 2017.
Balance de la industria automotriz 2016

A nuevo gobierno, nuevas reglas. 2016 quedará como un año de luces y sombras. Un pantallazo de la industria muestra rostros optimistas, relajados por el fin de las restricciones del kirchnerismo. Pero tampoco confiados del todo: la caída de Brasil fue un golpe que pegó duro en la producción local, que circula con cautela.

A nivel ventas, se superaron las expectativas. Según la asociación de concesionarios (Acara), se patentaron 709.482 unidades, un 10,2% más que en 2015. Contribuyó a eso la “guerra de precios”, con descuentos de hasta más de 50.000 pesos, y el empuje de los comerciales livianos (pick ups y utilitarios), que como grupo crecieron un 18% (los autos un 9%).
En cuanto a la producción, la baja fue del 10,2% (472.776 unidades). “Las terminales que producen en Argentina se vieron afectadas por el sobre-stock de las brasileras. Un mercado que estaba preparado para fabricar cinco millones de autos y consumió dos. Esa baja de Brasil también hizo caer 20,8% las exportaciones”, explicó Franco Roland, analista sectorial de la consultora abeceb.com.

A eso se agrega la despedida de cuatro modelos accesibles que se fabricaban en el país: los Chevrolet Classic y Agile, el Peugeot 207 Compact y el Renault Clio Mío. Y si bien sus reemplazos (Prisma/Onix Joy, 208 y Kwid, respectivamente) son “made in” Brasil, cabe aclarar que hubo varias inversiones (Chevrolet, Fiat, Renault, Nissan, Mercedes) para modernizar plantas e incorporar nuevas líneas de montaje.

La expansión del las pick ups se profundizó con la llegada de dos nuevos jugadores: las Fiat Toro y Renault Duster Oroch. Pero también con la actualización de las Chevrolet S10, Ford Ranger y Volkswagen Amarok, la nueva Mitsubishi L200 y el arribo, este mes, de la china Foton Tunland.

A modo de resumen de 2016, Roland sostuvo: “A principio de año se estimaba que en el mejor de los casos las ventas podían crecer entre un 3 y un 5%, pero lo hicieron en un 10,2%. Se duplicaron las expectativas”. Para 2017, el analista estimó un crecimiento de entre 3% y 5% para la producción, del 5% para las exportaciones y del 6% para los patentamientos, es decir, entre 750.000 y 780.000 unidades matriculadas.

Terminales locales

Entre las automotrices, la que se quedó con el primer puesto en 2016 fue Volkswagen, con 106.939 unidades patentadas entre autos y livianos (no pesados). La contracara, sin embargo, es que de las once primeras marcas que más vendieron, fue la única que cayó en relación a 2015: lo hizo en un 7,7%.

Martín Pepe Sorrondegui, gerente de Marketing de Volkswagen Argentina, explicó la baja: “En 2015 tuvimos una ventaja comparativa que fue planificar volúmenes para tener disponibilidad de producto. En 2016 todos volvieron a tener disponibilidad. Entonces al tener un 2015 muy bueno y un 2016 más normal, perdés participación”.

Chevrolet y Renault libraron una batalla aparte en la que se sacaron chispas a fuerza de descuentos y promociones. La del moño dorado quedó segunda con 99.617 unidades, apenas 557 más que la del rombo, en lo que fue un virtual empate.

En realidad, si hay que elegir una ganadora fue Renault, porque creció más en comparación al año pasado: un 28%, mientras que Chevrolet lo hizo en un 15%. Peugeot quedó séptima pero con buena performance, un 22,4% arriba.

Toyota también tuvo un crecimiento saludable del 16% (quedó quinta), mientras que Ford y Fiat (cuarta y sexta) se mantuvieron en niveles similares a los de 2015, con un aumento del 2,6% y 5,4% respectivamente.

Aunque novena en el ranking general de ventas, Honda fue la que más creció de las automotrices que fabrican en Argentina: un 80%. La explicación se llama HR-V, el SUV chico que comercializó 8.651 unidades, ¡un salto interanual del 300%!

Desde afuera
Entre las marcas que importan la totalidad de sus productos las cosas son menos lineales, como resultado de un mercado que si bien ya opera con nuevas reglas, se mide contra un 2015 “intervenido” por el gobierno anterior (restricciones a las importaciones, entre otras cosas). Por eso hay casos como el de Jeep, que creció ¡un 866%!

Para Carolina Méndez Acosta, directora de Ventas de FCA Automobiles Argentina, la explicación fue el lanzamiento del Renegade y “la apertura de importaciones que permitió comercializar los modelos Grand Cherokee y Wrangler, que en 2015 casi no tuvieron volumen de ventas”.

BMW fue otra que mostró un salto abismal, en su caso del 419%. El desfasaje se advierte al ver la cantidad de unidades matriculadas en 2015, apenas 436 contra las 2.263 del año pasado. La siguieron otras como Volvo (+286%), Mini (+259%), Suzuki (+228%), Subaru (+174%) y Smart (+144%).

Dan Christian Menges, responsable de Prensa en BMW Argentina, lo analizó de esta forma: “En 2015 las ventas estaban muy limitadas por el impuesto interno. Durante los últimos dos años hubo una gran demanda retenida. Muchos entusiastas de nuestras marcas demoraban su compra esperando la mejor oportunidad”.

Pero no todos los que importan vehículos ganaron en 2016. La propia FCA tiene entre sus filas a Chrysler, que cayó un 41% con apenas 17 unidades comercializadas. “La causa fue la falta de Town & Country y 300C, ambos modelos en proceso de fin de comercialización”, sostuvo Méndez Acosta de FCA.

RAM –también de FCA– bajó un 27,7%, en parte porque durante 2015 fue refugio de quienes decidían no comprar un SUV por el efecto impuestazo (que las pick ups no pagan). Con la “normalización” del tributo, la chata grande perdió clientes.

Otras en caída fueron Chery (-22%) y Mitsubishi (-25%). En este último caso, el problema fue la falta de oferta. “Tuvimos que recomponer modelos que por los impuestos distorsivos del pasado no estaban configurados para la Argentina”, destacó Mariano Lanés, gerente General de Alfacar, importados de Mitsubishi.

Para Ernesto Cavicchioli, vicepresidente de Hyundai en Argentina, fue un año de transición entre dos sistemas muy distintos: “Lleva meses hacer el cambio entre dichos sistemas debido al tiempo necesario entre pedido de fabricación y venta al público, que es de entre 5 y 6 meses”.

El año de las pick ups y los SUV
Si hay un vehículo que triunfó en 2016, fue la Toyota Hilux. Con 31.964 unidades patentadas (16% más que en 2015), se quedó con el primer lugar del podio ganándole incluso a los autos más accesibles. El buen momento del agro sin duda colaboró.

El segmento de las pick ups fue una de las estrellas del año, y cabe una mención para la Chevrolet S10, que si bien sigue cuarta entre las medianas (atrás de la Ford Ranger y la VW Amarok) se renovó y fue la que más creció entre todas las “mid size”: 52,6%.

Junto con el de las chatas, otro segmento ganador fue el de los SUV, que recibió nuevos integrantes como los Chery Tiggo 3, Hyundai Creta, Jeep Renegade, Lifan X60, Peugeot 2008 y Renault Captur.

Entre los chicos, la Ford EcoSport sigue como líder (con 19.174 unidades, seguida de Duster y Tracker), aunque cayó un 20% en relación a 2015. Si de crecimiento interanual se trata, además de la ya mencionada Honda HR-V hay que agregar a la Chevrolet Tracker (+56.5%).

El Toyota SW4 era un caso de SUV grande fabricado en Argentina y alcanzado por el impuestazo. En 2016 se desquitó y tuvo un crecimiento ¡del 609,8%!, con 3.634 unidades patentadas (vs. 512 de 2015). Otra destacada fue la Chevrolet Captiva, que aumentó sus ventas un 260%, con 1.747 vehículos comercializados.

Autos y futuro
Las medallas a los más vendidos quedaron para los Fiat Palio, Volkswagen Gol y Renault Clio Mío. Sorprendió el Toyota Etios, que cerró 2016 cuarto entre los autos, mientras que el quinto puesto fue para el Chevrolet Classic.

Para Roland de abeceb, si bien el segmento de los chicos más accesibles tuvo un buen volumen de venta, “hubo un ligero corrimiento de la demanda”, y no fue un nicho de gran crecimiento. Influyó también la discontinuidad de los cuatro modelos fabricados en el país ya mencionados.

Si se mira a los sedanes medianos, el Toyota Corolla mantuvo el liderazgo, con 15.786 unidades, seguido del Focus 4 puertas (6.990) y el Citroën C4 Lounge (6.967). El nuevo Chevrolet Cruze no peleó la punta, pero creció un 110% en la comparación interanual.

Entre los hatch medianos el Ford Focus quedó primero (14.623), seguido del Peugeot 308 (10.304) y el Volkswagen Golf (5.898). El Cruze 5 se lanzó a fin de año por lo que no compitió. Habrá que ver qué pasa en 2017.

En la comparación interanual, el desplome más significativo es el del Volkswagen Fox. Cayó un 30,2% y no tiene ninguna actualización pautada para el mediano plazo. Otros en baja fueron los Volkswagen Vento (-25,3%), Renault Kangoo de pasajeros (-23,8%), Ford Fiesta (-22,8%), Chery Tiggo (-20,3%) y Fiat Punto (-19,2%).

Fruto de la agresiva política de descuentos, los Renault Sandero y Logan (en esencia el mismo modelo) tuvieron saltos positivos del 72% y 65%, respectivamente. También los renovados Chevrolet Onix (+61,7%) y Prisma (+54,8%). Y cabe aclarar que si bien Gol (-12,5%) y Voyage (-17,1%) cayeron frente a 2015, juntos sumaron 33.833 unidades (Onix y Prisma 31.790), más que la Hilux.

2017 ya está en marcha, y tanto analistas como directivos de automotrices e importadores coinciden en que será un año positivo para la industria, con repunte de cifras en producción, exportaciones y patentamientos. Algo de eso se deja ver en la extensa cantidad de lanzamientos programados para los próximos meses. Son muchos, y eso es para celebrar.

Archivado en: , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *