Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Test

15/02/2017

Peugeot 308 S GTI

Por Walter Togneri | Es el modelo más potente y radical de la oferta local de la marca del león. Su look y respuesta son claramente deportivos, pero también es confortable para la ciudad. Estilo francés y la preparación de Peugeot Sport. Fotos.
El nuevo Peugeot 308 S GTi. // PH: Alejandro Cortina Ricci

Los hatchback son, tal vez, los modelos más representativos de la industria europea. Nacidos como una solución práctica entre habitabilidad y espacio de carga, han evolucionado acompañando las necesidades de un público cada vez más exigente. Entre esas demandas está, nadie lo dude, la deportividad. Por eso, estos productos de dos volúmenes supieron también vestirse de sport. Las mejores muestras de esta mutación aparecen en la actualidad con los denominados “Hot Hatch”, definición que no necesita traducción. Pero, si alguien tiene dudas, podemos definir estos modelos como variantes potenciadas de unidades muy populares. La lista que representa esta novedad es larguísima y muy variada, y solo por referirnos a algunos de marcas generalistas mencionaremos a Ford Focus ST (250 CV) y RS (350 CV), Renault Mégane Trophy (275 CV), Volkswagen Golf R (310 CV) y, el que da pie a esta nota, Peugeot 308 GTi (272 CV), el único de los hot hatch que llega al país.

Acá, agrega S
Aunque la S no aparece en ninguna de sus insignias, los responsables de Peugeot en Argentina decidieron modificar la nomenclatura original que utiliza en Europa agregando esa letra. Así, el que en el Viejo Continente se llama Peugeot 308 GTi aquí es Peugeot 308 S GTi. ¿Por qué? Por un tema de mercado. La marca del león quiere diferenciar de alguna manera a este modelo que llega desde Francia de la gama 308 que actualmente fabrica y comercializa en nuestro país, productos que, al parecer, tienen cuerda para rato. Pero, esa familia de producción nacional, no tiene entre sus integrantes una variante deportiva y ese es el lugar que el nuevo león viene a ocupar.

El 308 S GTi es un verdadero pura sangre, condición que adquiere a partir de una puesta a punto detallada realizada por la división Peugeot Sport, sobra decirlo, la que se ocupa de los modelos de competición en la casa francesa. La clave está en el motor. El propulsor turbo THP entrega 272 CV de potencia (dicen 270, pero son 200 kW que al convertirlos se transforman en 272 CV…) y 33,6 kgm de par disponibles a partir de las 1.900 rpm. Para lograr esos valores los ingenieros franceses modificaron el eficaz motor 1.6 reforzando pistones, aros, bielas y cojinetes, mejorando el múltiple de escape y aplicando un turbo de doble entrada. Esas mejoras se advierten en la reacción. Al pisar a fondo el acelerador del 308 S GTi se abre un espacio de placer para quienes disfrutan de manejar modelos picantes. Y quedan más que satisfechos cuando leemos las prestaciones en el Race Logic: 6,5 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h y 248,9 km/h de velocidad máxima: a la altura de los mejores. También son muy buenas las recuperaciones, con excelentes 4,4 segundos para pasar de 80 a 120 km/h en cuarta.

Los valores no son tan satisfactorios en el consumo urbano. En nuestras pruebas medimos 7,1 km/l, rendimiento muy bajo (a pesar del sistema start/stop) que, en parte, se ve compensado por consumo en ruta con “normales” 14,3 km/l a 90 km/h estables.

También confort
Ese nervio sport es perfectamente acompañado por un chasis moderno fruto de la nueva plataforma EMP2. Las suspensiones muestran un comportamiento excelente en alta velocidad y en circuitos trabados, espacio donde el diferencial Torsen muestra su eficacia para lograr las mejores condiciones de tracción. A pesar de esa dureza y las enormes ruedas de 19″, 308 S GTi ha demostrado un confort de marcha sorprendente en la ciudad.

La dirección es también excelente con una asistencia eléctrica que se ajusta a las necesidades del guiado y se endurece cuando se activa la tecla Sport, que modifica, además, otros parámetros, incluyendo el sonido del escape y color de iluminación e información del display central del tablero (muestra la entrega de potencia y torque y el comportamiento del turbo). Los frenos también responden muy bien.

Calidad europea
El interior muestra muy buena calidad de materiales y terminaciones (tapizados de cuero, tela y alcántara), butacas amplias y confortables y con buena sujeción lateral (con calefacción y función de masaje lumbar) y un ambiente amplio incluso para las plazas traseras, aunque la central es pequeña. El i-Cockpit, con su característico volante pequeño y el tablero elevado, ofrece una buena posición de manejo (no tanto para los más altos). En cuanto al equipamiento, el listado de la página 22 deja claro que este 308 está muy bien preparado. Tiene lo necesario para un modelo de su jerarquía, pero por su precio en el mercado podría ofrecer más. Por ejemplo, el climatizador no tiene salidas traseras, dispone solo de seis airbags (no hay bolsa de aire para las rodillas del conductor); tampoco antinieblas delantero ni sistemas de seguridad del tipo City Safety o control de cambio involuntario de carril, entre otros. Además, no viene con rueda de repuesto: en su lugar, hay un kit de reparación. Es para elogiar la simplicidad de uso de los comandos. Se agrupan en la pantalla táctil de 9,7″; si por alguna razón esa pantalla no estuviera disponible controlar algunos sistemas sería complicado.

La unidad de prueba contaba con un gran techo de cristal, elemento que no aparece en las versiones con Coupe Franche o carrocería bitono: el color principal se combina con negro brillante desde el parante C hacia atrás.

Para pensar
Peugeot 308 S GTi es el auto más caro de la marca en Argentina: con 815.000 pesos, vale más que el 508 de mayor valor (Feline HDI Tiptronic: 795.418 pesos). Pero también supera a productos que, por potencia, podríamos considerar rivales más cercanos. Por ejemplo, Alfa Romeo Giulietta QV (240 CV, cinco puertas, baúl de 350 dm3) vale 48.550 dólares unos 791400 pesos) y Renault Mégane RS (265 CV, tres puertas, baúl de 375 dm3) se vende por 730.000 pesos. Podríamos mencionar otros productos, pero los hatch de cinco puertas disponibles son todos menos potentes (VW Golf GTI con 220 CV; MINI Cooper 5 puertas de 192 CV) o juegan en otra liga (Mercedes-Benz A250 que vale 59.500 dólares).

Con el 308 S GTi Peugeot quiere marcar la cancha entre los hot hatch haciendo su jugada antes que sus rivales. Ya se sabe, la primera vale doble…

Archivado en: , ,

 

 

Un pensamiento en “Peugeot 308 S GTI”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *