Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Salones

08/03/2017

Cinco razones por las que el Alpine A110 es admirado en Ginebra

La nueva versión del legendario deportivo francés es una de las grandes atracciones que se presentaron en el salón del automóvil suizo.
El nuevo Alpine A110 es develado en el salón de Ginebra. Crédito gims.swiss.

El nuevo Alpine A110 es un cupé biplaza con motor trasero central, que conserva varios de los atributos de su legendario predecesor. Prueba del interés por este deportivo compacto es que la Première Edition, una serie especial de 1.955 unidades (cifra que remite al año del lanzamiento de la marca por parte de Jean Rédélé) se agotó al quinto día del comienzo de las reservas.

Veamos en detalle las razones por las cuales este modelo fabricado en la planta de Dieppe (su casa histórica en Francia), despierta tanto interés:

Historia

En 1962, se lanzaba el A110, modelo que se destacó por sus conquistas deportivas. Hoy, Alpine continúa la leyenda manteniendo los principios atemporales de la marca (tamaño compacto, bajo peso y agilidad) y el espíritu de sus antecesores, en especial del A110 “Berlinette”.

Diseño

El nuevo A110 fue diseñado y desarrollado en Francia, en el Technocentre del Grupo Renault en Guyancurt y en el centro de ingeniería de Renault Sport en Les Ulis.

En la parte delantera, el nervio central del capó y la firma luminosa, que incorpora cuatro luces de día independientes, son una clara referencia al ADN de Alpine. En lo que respecta al sector posterior, las luces led con indicadores dinámicos en forma de X refuerzan la modernidad del conjunto, al tiempo que la ventana envolvente recuerda los primeros vehículos de la automotriz.

En la búsqueda de una combinación de líneas elegantes con un excelente desempeño, los ingenieros se basaron en los autos de carrera y los de lujo para mejorar la aerodinámica. Con un fondo plano y un difusor funcional bajo el paragolpes trasero, es posible alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima, limitada electrónicamente, sin necesitar un alerón trasero.

Construcción ligera

El bajo peso de 1.080 kilos fue conseguido mediante el empleo de materiales livianos como el aluminio en el chasis y la carrocería. También se consiguió aligerar el automóvil con las pinzas de freno de aluminio Brembo, las llantas de aluminio forjado de 18 pulgadas Otto Fuchs y las butacas de una pieza desarrolladas por Sabelt.

Agilidad

El tamaño compacto (4.178 mm de largo, 1.798 mm de ancho y 1.252 mm de alto), la distribución de peso óptima (44% del./ 56% tras.) y el bajo centro de gravedad, contribuyen a la agilidad del vehículo.

El motor 1.8 turbo, que entrega 252 CV y un torque de 320 Nm, se asocia a una caja DCT Getrag de siete velocidades, que asegura un desempeño óptimo en todo momento. La excelente relación peso-potencia de 4,3 kg/CV permite al auto acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 4,5 segundos.

Placer de conducción

El habitáculo, de diseño minimalista y con materiales de alta calidad, ofrece un ambiente acogedor y una posición de manejo confortable que hace posible la utilización cotidiana del vehículo. Además, se puede optar por tres modos de conducción diferentes: Normal, Sport y Track.

Archivado en: , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *