Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Hombres de auto

08/04/2017

¿Quién fue Nikola Tesla?

Inventó la corriente alterna, sus generadores y motores: un sistema más práctico y eficiente que la corriente continua. Pero, además, muchos de los elementos que traen nuestros autos llevan en sus entrañas muchos de sus inventos.
Nikola Tesla

Por Pablo Jorge Gualtieri

En los Estados Unidos se fabrican los ya muy conocidos autos enteramente eléctricos de marca Tesla, en diferentes versiones y modelos. Y la empresa eligió esa marca para homenajear a una de las figuras más influyentes en la historia de la ciencia y la tecnología.
Nos referimos a Nikola Tesla, quién nació el 10 de julio de 1856 en el pequeño pueblo de Smiljan, que por entonces formaba parte del Imperio Austro-Húngaro y que en la actualidad es territorio de Croacia.
Muchos de los elementos que traen nuestros autos modernos llevan en sus entrañas inventos de Tesla, como el alternador, ciertos tipos de bujías de encendido, la radio, el radar en modelos de alta gama, el control remoto y una variedad de elementos eléctricos y electrónicos, además de motores de corriente alterna para automóviles eléctricos.
Cuando tenía 17 años, Tesla enfermó de cólera. Estuvo cerca de la muerte, pero finalmente se curó. Poco antes de su recuperación su padre le prometió, que de conseguirlo, lo enviaría a una gran escuela de ingeniería, justo como él quería. Así que previo paso por el ejército, ingresó en la Universidad Politécnica de Graz, en Austria, donde se recibió de ingeniero eléctrico.
Allí comenzó a germinar la idea que marcaría su vida: idear una forma para que la energía gratuita llegase a todo el mundo. Más adelante daría el salto desde Graz hasta Viena, donde trabajó en la Compañía Nacional Telefónica en 1881, para acabar su periplo europeo en Francia, ya que en París encontró un nuevo trabajo en la compañía Edison.
Desde la capital francesa emprendió su viaje transoceánico hasta Nueva York en 1884 con un dólar (le habían robado el equipaje en el barco) en el bolsillo y acudió directamente a las oficinas de alguien que marcaría el resto de su vida: Thomas Alva Edison, el célebre inventor norteamericano.
Para él iba dirigida una carta de recomendación de Charles Batchelor, su último jefe en Europa: “Conozco a dos grandes hombres, y usted es uno de ellos. El otro es el joven portador de esta carta”. Y Edison lo contrató ese mismo día, pero entre ambos existían diferencias que fueron acrecentándose con el paso del tiempo. Diferencias que comenzaron en la forma de ver el resultado de sus trabajos.
Edison era defensor y primer introductor de la corriente continua, y con ella logró su primera cartera de clientes en Nueva York de principios de de la cada de 1880, con pequeñas centrales eléctricas para llevar energía a apenas un centenar de clientes en la ciudad que utilizaban este sistema. Tesla, en cambio, inventó la corriente alterna, sus generadores y motores, los que se mostraron mucho más prácticos y eficientes que la corriente continua.
Tesla estaba convencido de que la corriente alterna era una solución mejor, y hoy en día la seguimos usando en nuestros hogares, industrias y en numerosos sistemas de nuestros nuevos automóviles semi-híbridos e híbridos y en los totalmente eléctricos.
Entonces Edison hizo todo lo posible para desprestigiar a la corriente alterna, despidió a Tesla, que tuvo que ir a trabajar cavando pozos para el tendido de cables. Sin embargo, la corriente alterna triunfó. Tesla fue un genio extraordinario, pero sus últimos días fueron muy tristes.

Murió casi en la miseria el 7 de enero de 1943 en un hotel de Nueva York, como cuando llegó a los Estados Unidos, solo y olvidado. Después de su muerte, el FBI incautó todos sus papeles y proyectos de su habitación, y jamás dio a conocer su contenido. Pero quedó su inmortal obra, ahora reconocida por el mundo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *