Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Test

17/04/2017

Hyundai Genesis Coupé 2.0 T

Por Alejandro Cortina Ricci - Con un caudal de potencia vigorizado y nueva caja de cambios, el restyling de este modelo se abre paso con una tentadora relación precio-producto, en un mercado con pocas cupés deportivas. Su mayor virtud, el comportamiento dinámico.
Hyundai Genesis Coupe// PH: Alejandro Cortina Ricci

¿Qué amante de los autos no soñó alguna vez con tener una cupé deportiva? Esos modelos, que a los fines prácticos, no responden a ninguna lógica, cumplen con creces otra función: entregar la satisfacción de subirse a algo más que un auto con prestaciones distintas.

Desde su llegada al país en 2009, el Hyundai Genesis Coupé se caracterizó por ofrecer un marcado perfil deportivo, aunque sin resignar demasiado el confort de marcha de un vehículo para uso diario. Nos pusimos al volante de este modelo que regresa al país luego de un impás provocado por las restricciones a la importación, y lo hace con un mejorado conjunto mecánico.

La de siempre

Los 4,63 metros de largo de su carrocería nunca pasan inadvertidos. Pese a haber recibido sutiles cambios estéticos, su imagen es casi idéntica a la de la generación que llegó a la Argentina hace poco más de siete años y que en 2013 fue actualizada: cuenta con nuevas llantas, ópticas “rediseñadas” que incorporaron luces de led, además de apliques plásticos sobre el capó que simulan ser entradas de aire. Se sabe que la marca surcoreana está desarrollando la nueva generación de esta cupé, modelo que tendrá un perfil más “exclusivo” tal como lo absorbieron todos los modelos de la submarca premium Genesis a nivel mundial, aunque para eso todavía falta.

Ahora bien, centrándonos en este modelo, cabe destacar que su calidad general es acorde a la de todos los productos de la marca surcoreana: muy elogiable. Si bien prescinde del característico aluminio cepillado y tapizado cuero provisto en los deportivos de marcas premium, todo lo que está a la vista en la Genesis es agradable al tacto: plásticos de buena manufactura en combinación con los materiales blandos de la plancha de a bordo, hacen del del habitáculo de esta cupé un entorno ameno.

Como ocurre con la mayoría de las cupés 2+2, el espacio de las plazas traseras es simbólico (la caída de la luneta penaliza la estadía de cualquier adulto, además del acotado espacio para las piernas), mientras que el acceso al habitáculo no es una tarea sencilla, debido a la baja estatura del techo y la ubicación de las butacas delanteras. Las puertas son muy grandes y necesitan de un entorno generoso para abrirlas con comodidad y así lograr un acceso cómodo.

El instrumental está iluminado con una agradable luz azul, mientras que todos los comandos están al alcance del conductor. Sobresale en la consola central un trío de relojes que dan cuenta del espíritu deportivo de la Genesis, los cuales, inspirados en los aviones, proveen información acerca del porcentaje de acelerador, la presión del turbo y la temperatura del aceite.

Como en todo deportivo, la posición de manejo es baja y la butaca cuenta con diversos ajustes manuales (el volante también se regula en altura y profundidad). Los 283 dm3 de capacidad del baúl resultan útiles gracias a la amplia boca de carga que, debajo del piso, aloja una rueda de auxilio de uso temporal. En este caso es lógico para dar una solución provisoria, ya que calza neumáticos de medida diferente en cada eje: 225/45 R18 adelante y 245/45 R18 atrás.

Gimme the power

Los vientos de cambio para la Genesis vienen, como no podía ser de otra manera, bajo el capó. El eficiente motor de cuatro cilindros y 2,0 litros turboalimentado ahora “vigorizó” su caudal de potencia: pasó de erogar 245 a 275 caballos, mejorando la entrega de torque a 38,2 kgm. Pero, además, esta cupé de tracción trasera ahora cuenta con una nueva caja automática ZF de 8 velocidades. Con este conjunto, la Genesis puede alcanzar una velocidad máxima de 231,6 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en casi 8 segundos, aunque sin duda el dato saliente es su austero consumo: entre ciudad y ruta promedia medimos un rendimiento de 12,1 km/l.

Dependiendo del modo de uso, las sensaciones pueden alterarse. Nos referimos a hacerlo en Drive (D) o a través de las levas en el volante. En D, el escalonamiento de marchas es adecuado aunque se ocupa de preservar el motor realizando el paso de cambios mucho antes del corte de la inyección, mientras que con las levas es posible “estirar” el ritmo hasta las 6.000 rpm, obteniendo una mejor respuesta. De este modo, la Genesis puede comportarse civilizadamente o desatar la furia de sus 275 CV, siempre ofreciendo un adecuado confort de marcha, en gran parte por el reglaje de sus suspensiones: MacPherson adelante y multilink de cinco brazos en el eje trasero.

Por supuesto que en ciudad hay que evitar los empedrados y lomos de burro, ya que es muy bajo y, por ende, proclive a tocar en los bajos.

El comportamiento dinámico es sobresaliente. Aquí hacemos un paréntesis ya que la nueva Genesis acaba de incorporar un diferencial de deslizamiento limitado Torsen, disponible hasta entonces en la discontinuada versión V6. Sin duda es un “chiche” que preserva a aquellos usuarios que deseen despuntar el vicio en un circuito, permitíendoles tener un mayor control del vehículo ante eventuales exigencias.

Cabe destacar, además, que el ESP dispone de tres modos de programación. On (conectado), Step 1 (intermedio) y Step 2 que lo desconecta totalmente y por lo tanto obliga a tomar los recaudos necesarios para no perder los estribos. Por último, la dirección con asistencia eléctrica es muy directa, aunque resulta excesivamente pesada para el uso urbano.

Configuración local

Respecto del nivel de equipamiento hay que mencionar que la Genesis ofrece una dotación acorde, aunque sin estridencias. Destacamos, encendido automático de luces, sensor de lluvia, nuevo equipo de audio, control de crucero, retrovisor interno electrocrómico y exteriores rebatibles eléctricamente con desempañador, e inmovilizador de motor.

Sin embargo, llama la atención la ausencia de elementos cada vez más presentes en modelos de segmentos inferiores, tales como, por ejemplo, navegador satelital, sensores de estacionamiento, cámara de marcha atrás e inclusive climatizador automático bizona (es de una sola).

No obstante, el acento de este modelo viene por el lado de la seguridad, donde equipa el mencionado control de estabilidad y tracción, asistencia de frenado y control de frenado en curva, seis airbags, frenos a disco en las cuatro ruedas y la carrocería es deformable de acero de alta resistencia y cuenta con barras de protección laterales.

En la actualidad, el mercado argentino es un páramo respecto de las cupés deportivas de marcas generalistas, al menos en esta configuración 2+2. Por similitudes, la única rival que vislumbra el espejo retrovisor de la Genesis es la Toyota 86 GT AT que, si bien cuenta con tracción trasera, ofrece 200 CV de potencia y además cuesta 75.600 dólares, un valor muy superior al de la cupé surcoreana, que en esta versión automática se ofrece por 52.400 dólares.

*Seguí a Alejandro en Twitter: @cortinale

 

FICHA TÉCNICA

Motor Naftero, delantero, longitudinal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro. Doble árbol de levas a la cabeza comandado por cadena. Alimentado por inyección electronica multipunto con distribución variable y turbocompresor.

Diámetro por carrera 86 x 86 mm

Cilindrada 1.998 cm3

Relación de compresión 9,1:1

Potencia 257 CV a 6.000 rpm

Torque 38 kgm a 2.000 rpm

Transmisión

Tracción trasera. Caja automática de ocho velocidades y marcha atrás, con las siguientes relaciones: 1a: 3,96:1

2a: 2,46:1

3a: 1,61:1

4a: 1,17:1

5a: 1,00:1

6a: 0,86:1

7a: 0,85:1

8a: 0,56:1

M.A.: 2,27:1

Diferencial:4,18:1

Suspensiones

Delantera: independiente tipo MacPherson.

Trasera: Multilink, resortes helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora.

Frenos

ABS – ESP

Delanteros discos

Traseros discos

Dirección

Piñón y cremallera, asistida eléctricamente.

Llantas y neumáticos

Llantas 7,5 J 18”

Material Aleación

Neumáticos 225/45 R18

Prestaciones / Dimensiones

Largo/ancho/alto 4.630/1.865/1.385 mm

Entre ejes 2.820 mm

Tanque de combustible 65 l

Peso e.o.d.m. 1.950 kg

Velocidad máxima 231,6 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h 7,9 seg

Consumo Promedio 12,1 km/l

 

 

 

Archivado en: , , , , , ,

 

 

2 pensamientos en “Hyundai Genesis Coupé 2.0 T”

  1. Creo que existe la posibilidad de que también sea erróneo el dato de la velocidad máxima. El Vento GLI con 64 cv menos alcanza 238 km/h.

  2. Le pifiaron feo con el 0-100 ronda los 6.1/6.2 segundos.
    SI fuera 8 segundos, seria un verguenza con 275CV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *