Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Mercado

16/05/2017

Del primero al millón: la evolución del Porsche 911

Con cinco décadas de vigencia, el legendario deportivo alemán sigue conservando su esencia y generando admiración.
Las siete generaciones del Porsche 911.

Hace pocos días salió de la línea de producción de la planta de Zuffenhausen la unidad número un millón del Porsche 911. Este ejemplar único, que sintetiza toda una historia del célebre deportivo fue personalizado por Porsche Design, subsidiaria que se especializa en ediciones limitadas y series exclusivas de vehículos. Basado en el 911 Carrera S, cuenta con un motor que eroga 450 CV, asociado a una transmisión manual de siete velocidades. Esta unidad conmemorativa pintada en Verde irlandés, el color favorito de Ferry Porsche, incluye detalles que remiten al modelo original de 1964, perteneciente al fundador de la compañía.

Este último hito de la marca alemana nos lleva a realizar un repaso de la evolución, a lo largo de las siete generaciones, de uno de los vehículos deportivos más emblemáticos de la industria automotriz mundial:

1963: El prototipo del sucesor del Porsche 356 fue presentado en el Salón de Frankfurt en 1963 bajo la denominación 901, pero fue renombrado 911 para su lanzamiento en 1964. El motor 2.0 de seis cilindros y 130 CV le permitía alcanzar los 210 km por hora. En 1965 se sumó la opción del Porsche 912 de cuatro cilindros; en 1966 se lanzaron el 911 S de 160 CV y, a finales de ese año, el 911 Targa con su distintiva barra antivuelco. La transmisión semiautomática Sportmatic, de cuatro marchas, fue incorporada en 1967. El 911 fue ganando en potencia, inicialmente con un motor 2.2 (1969) y luego con un 2.4 (1971). El 911 Carrera RS 2.7 de 1972, con un impulsor de 210 CV y menos de 1.000 kilos, contaba con el primer alerón trasero del mundo en un auto de serie.

Unidades fabricadas: 81.100

1973: Con la exitosa serie G llegó el primer cambio de imagen del 911. Exhibía unos paragolpes en forma de acordeón, diseñados para cumplir con las pruebas de choque en Estados Unidos. También sumó de serie los cinturones de seguridad de tres puntos y los apoyacabezas integrados. En 1974 se presentó el primer 911 Turbo que equipaba un motor 3.0 de 260 CV y un gran alerón trasero. La siguiente mejora en cuanto a rendimiento llegó en 1977 con el 911 Turbo 3.3 de 300 CV refrigerado por aire. En 1983, apareció el 911 Carrera, con motor 3.2 atmosférico de 231 CV. El 911 Carrera Speedster, lanzado en 1989, evocaba a los Porsche de antaño.

Unidades fabricadas: 198.414

1988: Salió el 911 Carrera 4 (código interno 964). La plataforma del 911 fue actualizada con un 85% de componentes nuevos. Su motor 3.6, refrigerado por aire, desarrollaba 250 CV. Externamente, difería sólo ligeramente de sus antecesores –en sus paragolpes de poliuretano aerodinámico y en su spoiler trasero, automáticamente desplegable–, pero tecnológicamente era casi totalmente diferente. Disponía de frenos ABS, caja de cambios Tiptronic, tracción total, dirección asistida y airbags, entre otros elementos.

Unidades fabricadas: 74.008

1993: El modelo con el número de diseño interno 993, se destacó por sus formas, con paragolpes integrados, una sección delantera más baja y faros ovalados. La versión Turbo fue la primera en tener un motor biturbo. El 911 GT2 fue dirigido a los amantes de las altas velocidades. Por su parte, el 911 Targa adoptó un techo de cristal que se deslizaba por debajo de la ventana trasera.

Unidades fabricadas: 67.535

1997: Esta generación, completamente rediseñada, fue la primera en ser impulsada por un motor refrigerado por agua. Gracias a sus cabezas de cilindro de cuatro válvulas, erogaba 300 CV y abrió nuevos caminos en términos de reducción de emisiones, ruido y consumo. Su aspecto exterior más evidente eran los faros con luces de dirección integrados. El habitáculo también era nuevo. El 911 GT3 fue uno de los puntos destacados de la gama en 1999, manteniendo la tradición del Carrera RS. El 911 GT2, el primer auto equipado de serie con frenos cerámicos, se comercializó como un deportivo extremo a partir de 2000.

Unidades fabricadas: 179.163.

2004: En julio de ese año se conoció la nueva generación de modelos 911 Carrera y 911 Carrera S, los internamente llamados 997. Los faros ovalados con luces intermitentes separadas en la parte frontal eran un retorno visual a los antiguos 911. Fue un vehículo de alto desempeño: el nuevo motor de 3.8 del Carrera S entregaba 355 CV e incorporaba de serie el Porsche Active Suspension Management (PASM). En 2006 se introdujo el 911 Turbo, fabricado en serie con motor de naftero que incluía un turbocompresor con turbina de geometría variable. Las mejoras de 2008 hicieron que el 997 fuera aún más eficiente, gracias a la inyección directa de combustible y a una transmisión de doble embrague. La familia del 911 básicamente integraba 24 variantes en sus modelos.

Unidades fabricadas: 215.092

2011: El conocido con el código 991, encarnó el mayor salto de ingeniería en la historia del 911. Posee un chasis completamente nuevo con una distancia entre ejes modificada, mayor superficie de contacto y neumáticos más robustos, además de un interior ergonómicamente optimizado. El modelo sumó el Porsche Dynamic Chassis Control, la transmisión manual de seite marchas y el Communication Management con pantalla multitáctil, entre otras innovaciones. Respecto del nuevo Targa, se lanzó en 2013 con un techo mejorado que se guarda automáticamente detrás del asiento trasero.

El 911 de 2015 ganó además en rendimiento y eficiencia: el nuevo motor biturbo de seis cilindros 3.0, entrega 370 CV en el 911 Carrera y 420 CV en el 911 Carrera S. En ambos casos, esto representó un aumento de potencia de 20 caballos sobre el modelo antecesor, con un consumo casi 12% menor.

Unidades fabricadas hasta el final de 2016: 152.659.

Archivado en: , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *