Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Mercado

14/07/2017

¿Sabés cuáles son los autos nuevos que usan nombres que fueron famosos en el pasado?

Tras su ciclo de producción, las nomenclaturas de los autos pueden quedar olvidadas para siempre, o resurgir de las cenizas. Con cambio de concepto incluido, estos son los casos más curiosos.

Una antigua publicidad pregonaba en la TV: “Un buen nombre es lo más valioso que uno puede tener”, y no se equivocaba. Claro que con una linda nomenclatura no alcanza para perdurar en la memoria. Para eso, también hay que hacer méritos. Y la industria automotriz lo sabe muy bien.

Reforzando ese concepto, aquí te presentamos la historia de los casos más resonantes, (según nuestro criterio) de nombre de autos que desaparecieron y, luego de un tiempo, regresaron buscando la gloria pasada.

Porsche 718

Probablemente no lo sepas, pero Porsche ya había utilizado la denominación 718. Lo hizo desde 1957 hasta 1962 con un spider construido específicamente para la competición. Estaba desarrollado sobre la base del 550, y disponía de un motor refrigerado por aire de 1.5 litros. En 2016, la marca decidió reflotar este nombre, ahora sobre sus deportivos más accesibles. Tanto el roadster Boxster, como el Cayman, adquirieron la denominación 718 en todo el mundo.

Honda HR-V

Si bien el concepto es bastante similar, hay una gran diferencia de estilo entre las dos generaciones de HR-V. La primera se presentó en 1999 y contaba con un diseño recto, que lo hacía ver como un vehículo familiar, netamente futurista para le época, incluso con carrocerías de tres o cinco puertas. En 2014 Honda lanzó la nueva generación, y otra vez volvió a cautivar al público, aunque ahora con un formato mucho más dinámico.

Ford Ranger

El nombre Ranger se volvió popular en Estados Unidos a partir de 1965, cuando la serie F lo incorporó a su gama. Esta línea era la más equipada y costosa que se ofrecía, y se diferenciaba del resto de las variantes por un mayor nivel de confort. En 1982 el tope de gama de la Serie F pasó a ser Lariat y Ranger se utilizó para la nueva pick-up compacta de Ford desde 1983, que compartía componentes con la pick-up serie B de Mazda. Tras varias generaciones, la que se produce globalmente en la actualidad se denomina Ranger T6.

Volvo V40

En los noventa, la marca sueca Volvo implementó un cambio en sus denominaciones, pasando de tres números (760, 850), a una letra y dos números, con el moderno S40 como el más exitoso. Claro que esa denominación era exclusiva del sedán. En cambio, la rural tomó el nombre de V40, hasta 2004, cuando con la segunda generación de S40, su nombre mutó al de V50. En 2012, y tras ocho años sin esa denominación, V40 volvió para identificar a un hatchback mediano de cinco puertas.

Alfa Romeo Giuletta

El Giulietta revolucionó el diseño automotor desde 1955, momento en el que fue lanzado al mercado. Asimismo, fue conocido por contar con múltiples tipos de carrocerías, como cupé, cuatro puertas o spider, montando siempre un motor de 1,3 litros, con doble árbol de levas a la cabeza. Se produjo hasta 1964, pero en 1977 retornó sólo con carrocería de cuatro puertas, hasta 1985. En 2010, Giulietta reencarnó por segunda vez, esta vez en formato hatchback de cinco puertas.

Dodge Charger

Desde 1966 el Charger fue el muscle car por excelencia de la marca del carnero en Estados Unidos. Un cupé sin parantes que superaba los cinco metros de longitud total. Se produjo hasta 1978 con la misma plataforma, y desde 1981 hasta 1987, con una base mucho más pequeña, siempre con formato cupé. En 2006, el nombre Charger regresó, esta vez como un sedán grande, manteniendo la tracción trasera y los motores V8. Con nueva generación, recientemente adoptó la variante SRT Hellcat, con 707 caballos de fuerza.

Ford Courier

Desde 1952 hasta 1960, Courier se les llamaba a los Ford familiares en Estados Unidos. Desde 1972, también en aquel país, también fue la denominación utilizada por la marca del óvalo para su pick-up compacta, inspirada en las camionetas Mazda de la serie B, hasta 1982, cuando fue reemplazada por la Ranger. Tiempo más tarde, desde 1991, el nombre se utilizó en Europa para la van del Fiesta de tercera y cuarta generación. A su vez, desde 1998, en Brasil se empleó para la pick-up del Fiesta, que finalmente fue discontinuada en el año 2013.

Mercedes-Benz SLC

El primer SLC conocido se fabricó sobre la base del Mercedes W 107, que no era más que la nueva generación del SL, reemplazante del mítico “pagoda”, en 1972. SLC se denominó un año más tarde a la versión cupé de esta carrocería, que contaba con un largo 30 centímetros superior al del roadster, con el objetivo de ofrecer mayor espacio en las plazas traseras. Se produjo hasta 1981. Desde 2015, la marca alemana optó por cambiarle la denominación al roadster SLK, por el de SLC.

Dodge Dart

Seguramente no conozcas por su nombre a la primera interpretación que tuvo el Dodge Dart en Estados Unidos. Se produjo desde 1960 hasta 1976, y no era más que nuestro Valiant, producido en Argentina por Chrysler Fevre. En Estados Unidos, Valiant era el mismo producto, pero comercializado bajo la marca Plymounth. En 2012, y tras la alianza del grupo Chrysler con Fiat, el nombre Dart resurgió, esta vez como un sedán del mediano o C, diseñado sobre la plataforma del Alfa Romeo Giulietta.

Ford Escort

Producido desde 1968 hasta 2004 (en Europa a través de seis generaciones), fue un mediano icónico de la marca del óvalo, que se fabricó también en Argentina. A su vez, en Estados Unidos existió un modelo bajo la denominación, Escort aunque siempre con otra base estructural. En 2014 el nombre volvió al ruedo, aunque sólo para el mercado chino. Desde ese momento se convirtió en un sedán del segmento medio, competidor del Volkswagen Polo.

Archivado en: , , , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *