Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Manejo Preventivo

07/08/2017

Sueño al volante: mitos y verdades sobre qué debemos hacer

Es frecuente sentir cansancio luego de un rato de manejar. Existen muchas falsas soluciones que generan más peligro. Conocé cuáles son.
El sueño puede aparecer de imprevisto, incluso después de descansar.

Todos hemos cometido errores básicos durante el manejo, hay que reconocerlo. Por eso muchos desean el momento de la llegada de los vehículos autónomos, destinados a reducir el número de accidentes. Pero mientras tanto, nuestros autos no se hacen cargo de la conducción, por lo que debemos estar muy atentos a lo que hacemos.

Se ha dicho hasta el hartazgo, pero el descanso es fundamental para no tener  que lamentarse. También es verdad que el sueño nos puede sorprender en medio del manejo, por la monotonía del trayecto o por cualquier otra circunstancia.

Existen muchas opciones y siempre la mejor es frenar y descansar, más aún cuando tengamos la posibilidad de conseguir un parador u hotel. Pero también existen muchos “sabios” que dan consejos que están muy lejos de ser seguros o incluso una solución.

Cuando uno tiene sueño y necesita mantenerse despierto, usualmente le recomiendan tomar café. Si bien esto funciona para muchas personas, la realidad es que cuando se está cansado al volante, lo mejor es hacer un impasse y no exponerse uno y al resto.

Tampoco resulta muy efectivo abrir la ventanilla para que entre aire fresco, ya que la sensación del frío en la cara podría adormecer más. Especialistas indican que hasta podría resultar más peligroso. Sí hay que realizarlo en caso de sentir que el interior del vehículo está pesado o viciado.

¿Y respecto a ruidos como la radio? La realidad es que las rutas, calles y autopistas suelen ser bastante bulliciosas, y también todos hemos perdido el final de un programa de tele o una película por quedarnos dormidos. Ergo, no parece ser una solución eficaz.

Uno de los mitos más curiosos que más circula entre los consejeros del error (internet es una fuente inagotable de éstos) es comer, ya esto nos mantendría activos. Una equivocación que incita a empeorar el momento. Cuando ingerimos alimentos, nos sentimos más cansados por el proceso de digestión. Tampoco existen alimentos mágicos que sacan el sueño.

Dialogar con los acompañantes podría resultar más efectivo, ya que así desviamos el foco del sueño, pero también de la conducción. Como método ideal, si uno de los viajantes también lleva registro, deberíamos intercambiar roles y así descansar.

En todos los casos, siempre la mejor forma de prevenir el sueño al volante es tomando las medidas preventivas, es decir, dormir las horas adecuadas. Pero en caso que el cansancio nos venza mientras manejamos, debemos dejar de hacerlo, ya sea para dejarle el lugar a otro o para tomar una siesta o parar en un establecimiento. No existen soluciones mágicas.

Archivado en: , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *