Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Noticias

16/08/2017

Elvis, padre del rock y fanático de los autos

A 40 años de su muerte, Parabrisas te muestra algunos de los vehículos que formaron parte de su colección. Los estadounidenses fueron sus preferidos, pero también supo apreciar el lujo europeo.
Elvis junto a su Rolls-Royce Phantom.

Existieron muchísimos ídolos populares provenientes de la música, pero muy pocos trascendieron su propia fama. Uno de ellos fue Elvis Presley, rey del rock & roll y de los mayores íconos de diversas generaciones de todo el mundo. Además de su pasión por tocar y cantar, era un verdadero fanático de los autos, y tuvo una envidiable colección.

El 16 de agosto de 1977, uno de los padres del rock pasó a la inmortalidad. Como homenaje por los 40 años de su muerte, Parabrisas te muestra algunos de los modelos que el Rey supo tener. Si bien era fanático de los americanos de la época, nunca dejó de lado las grandes piezas europeas, emblemas del lujo y la deportividad.

Su larga afición por los fierros comenzó a mediados de la década de los 50 cuando adquirió un Cadillac, una marca a la que le sería siempre fiel. Fueron dos Fleetwood Series 60 (uno, el mítico de color rosa, que se lo terminó regalando a su madre, quien no tenía registro y lo usaba como vehículo de paseo), pero también tuvo un Eldorado, un par de Fleetwood limousine (Serie 75), otro Seville.

Entre los varios auto estadounidenses, también adquirió un Lincoln Continental Mark 5, un Ford Thunderbird y varias versiones del Stutz Blackhawk. Este último fue uno de sus vehículos favoritos, al punto que compró el segundo auto de la marca, todavía siendo un prototipo. La última foto del legendario cantante de Memphis fue tomada cuando conducía el modelo III, el cual tenía los bordados en oro.

A finales de los 50, Presley debió ingresar al ejército y realizó el servicio militar en Alemania. Allá conoció algunos de los modelos más lujosos y deportivos de la época. Rápidamente se enamoró del BMW 507. Tuvo dos, el primero en tierras germanas que alquiló a un preparador de carreras y que le tuvo que readaptar para la calle el motor. Luego, compró el suyo propio y se lo llevó a EEUU. También alemán, pero más moderno, fue el premium Mercedes Benz 600, una berlina destinada a ser conducida por un chofer.

Si de rodados lujosos se trata, tal vez la marca más famosa de todas sea Rolls-Royce. El Rey del rock & roll tuvo dos, un tradicional Phantom V de 1961 y, cinco años más tarde, sumó un Silver Cloud.

Durante los últimos años de su vida, en la década de los 70, los autos deportivos tomaron formas más parecidas a los actuales, especialmente los italianos, y Presley no quiso perdérselos. Rivales del Blackhawk, tuvo dos purasangre provenientes de tierras itálicas y que compró usados. El primer fue un De Tomaso Pantera de 1971 que, según una leyenda, un día no le arrancó y le disparó con un arma al guardabarros. Poco tiempo después llegó la Ferrari 308 GT4.

Estos son algunos de los autos más emblemáticos que tuvo la leyenda del rock. Existen muchas historias y mitos al respecto, especialmente en internet. Varios de los vehículos que usó o compró Elvis están en el garaje de su mansión de Graceland (Memphis), la casa que vivió desde los 22 años hasta su muerte.

Archivado en: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *