Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

21/09/2017

Manejamos el Lifan X70, el nuevo SUV chino que llegaría a Argentina en 2019

Por Walter Togneri (Desde Lijiang, China) Con diseño moderno, interior amplio, discos en las cuatro ruedas y suspensión independiente en ambos ejes, se ofrecerá en nuestro país con motor de 2.0 140 CV y caja CVT.
En renovado sport utility podría llegar a la Argentina en 2019.

La última parte de nuestra visita a China se dividió en dos: la convención anual, orientada especialmente para representantes de la marca de todo el mundo (Lifcar, el importador para la Argentina, ganó el premio al Outsider Partner of the Year) y el test drive del renovado X70 ya que aprovechando la reunión, Lifan realizó el lanzamiento global del nuevo modelo.

El X70 es un SUV compacto (mide 4,4 m de largo, 1,82 de ancho, 1,71 de alto y dispone de una distancia entre ejes de 2,62 m), dueño de un estilo agradable (con cierto aires de Tiggo 5, su principal rival), moderno con una gran parrilla de barras cromadas y llantas de aleación de 17 o 18 pulgadas según la versión.

Cuenta con suspensión independiente en ambos ejes y frenos a disco en las cuatro ruedas. En el marcado chino se ofrece con una única motorización naftera 2.0 de 140 CV con opciones de caja manual de cinco velocidades o CVT, en ambos casos en versiones de equipamiento LX (entrada) y EX, en este caso (tope de gama) con una dotación interesante conformada por una dotación que, entre otras cosas, ofrece, control de tracción y estabilidad, doble airbag, ABS con EBD, sensor de estacionamiento trasero, techo solar, volante multifunción y controles de descenso de pendientes y de velocidad crucero.

Tomamos un breve contacto con la variante de transmisión automática (que podría llegar a la Argentina en 2019) a lo largo de un circuito muy pequeño, un trazado de unos pocos metros realizado en camino de tierra rocosa a los pies del Blue Moon Valley.

Lamentablemente las unidades disponibles eran las denominadas preserie, es decir que no son exactamente las que se comercializan ya que, como su nombre lo indica, se utilizan para analizar ajustes antes de recibir el OK final. No obstante, la experiencia fue útil para tener una idea de las características de este nuevo SUV.

Más allá del tipo de unidad, puedo relatar las primeras sensaciones que me dejaron este nuevo SUV chino. La primera y realmente grata, es la habitabilidad. Ofrece espacio suficiente para que cuatro adultos viajen con comodidad, incluso el de la plaza central trasera encontrará espacio suficiente para sus piernas y libre hasta el techo. También es grande el baúl con 419 litros de capacidad.

El puesto de conducción se logra rápidamente, aunque a pesar del ajuste eléctrico de la butaca, el asiento del piloto queda siempre ubicado alto. El volante (multifunción) se ajusta en altura, pero no en profundidad.

Las superficies vidriadas amplias (incluyendo la luneta) ayudan a tener todo bajo control, del mismo modo que lo hace el instrumental con conformado por cuatro indicadores, dos de ellos analógicos (velocímetro y rpm) dos digitales (nivel de combustible y temperatura del refrigerante). Un display de tipografía bien legible aparece en el centro del tablero ofreciendo información completa. Se suma una pantalla táctil desde donde se controlan varios sistemas (seteos, audio, bluetooth, etcétera), sin navegador pero compatible con Andriod Auto y Apple Car Play, tal como determina la tendencia vigente.

En cuanto a la respuesta dinámica no tengo mucho para decir dado lo breve del recorrido y el tipo de unidades disponibles. El motor demostró agilidad al superar un régimen elevado pero, en la unidad de prueba, se mostró algo perezoso en salidas repentinas, aunque en este punto también tiene responsabilidad la caja CVT que mostró ciertos patinamientos. Este mecanismo cuenta con posición S (Sport) para pasar los cambios en modo “secuencial”.

Las suspensiones respondieron mostrándose robustas, aunque con algunos rebotes del eje posterior (neumáticos de perfil bajo en rodado 18), al tiempo que los frenos parecen funcionar correctamente a pesar de algunos ruidos “extraños” que escuchamos en situaciones específicas, probablemente generados por la tierra que invadió el sistema.

El X70 dobla bien, pero seguramente se comporte mejor en el asfalto, terreno para el cual fue creado este y todos los SUV modernos.

Probablemente el lunes próximo manejemos el X70 en una pista de pruebas, de asfalto, claro. Esperemos que eso suceda ara completar este contacto en China con más información.

Archivado en: , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *