Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Test

08/03/2018

M-B Vito Tourer vs Citroën SpaceTourer

Por Alejandro Cortina Ricci - Frente a frente, dos minivans con capacidad para ocho pasajeros. Con estilos y mecánicas diferentes, cada una ofrece buen espacio interior y versatilidad para viajar en multitud. ¿Cuál gana?
Mercedes-Benz Vito Tourer vs Citroën SpaceTourer - Fotos: Alejandro Cortina Ricci

Recuerdo que en la escuela segundaria, para explicar algún ejercicio de matemáticas, el profesor nos decía: “Peras con peras, manzanas con manzanas”. Pero esa lógica de las ciencias exactas, a veces se esfuma a la hora de buscar un vehículo que reúna las condiciones que necesitamos y compararlo con potenciales rivales. Por eso, esta vez enfrentamos dos modelos con características mecánicas antagónicas, pero con el mismo concepto: transportar ocho pasajeros. Tracción trasera vs delantera, motorización naftera vs Diesel, caja manual vs automática, nacional (Vito) vs importado (SpaceTourer). A continuación, el análisis de estas dos minivans que se debaten entre el uso familiar y el ejecutivo.

El club de los ocho

De no ser por la superficie vidriada en los laterales, ambos tienen una marcada impronta de vehículo de reparto. De hecho, los dos cuentan con versiones íntegramente utilitarias. El Vito tiene gran semejanza con la conocida van Sprinter, mientras que el frontal del SpaceTourer adquiere la simpatía de los últimos modelos de los chevrones, con trazos más redondeados.

Esa cuota de modernidad se ve reflejada puertas adentro, donde el instrumental es más ameno y combina instrumentos analógicos con digitales. En ninguno de los modelos vamos a ver materiales y apliques de lujo: en ambas planchas de a bordo y paneles de puertas prepondera un material plástico, de buena calidad.

El más largo es el Mercedes-Benz que, con 5,14 metros de longitud, le saca 19 centímetros de ventaja al de Citroën. Eso se advierte en los voladizos más largos, pero fundamentalmente en la habitabilidad de la segunda y tercera fila de asientos (donde los pasajeros tendrán un poco más de espacio para las piernas), pese a que el SpaceTourer cuenta con la mayor distancia entre ejes: 3,27 frente a 3,20 metros.

En ambos casos, los puestos de conducción ofrecen doble regulación del volante, y de altura en la butaca. Sin embargo, el de Citroën tiene una postura más utilitaria: el volante más horizontal y los pedales cortos, mientras que en el M-B la postura se asemeja a la de un auto.
Mientras que el modelo de la estrella cuenta con tapizado de cuero sintético y el de los chevrones de tela, el primero ofrece ocho plazas individuales y reclinables, en tanto que en el segundo, las filas traseras cuentan con asientos repartidos 2/3 y además no se reclinan: en sendos casos, todas las plazas disponen de cinturones inerciales de tres puntos y anclajes para sillas infantiles.

Ambos habitáculos disponen de salidas de aire en las plazas traseras. En el Vito están ubicadas sobre los laterales del techo, mientras que en el SpaceTourer se alojan en una línea horizontal debajo del techo, con los respectivos comandos del climatizador.
Quizás el detalle más relevante es el acceso a la parte de atrás. El modelo fabricado en la Argentina sólo ofrece una puerta corrediza sobre el lado derecho, y el europeo dispone de entradas en ambos laterales, con apertura y cierre eléctrico.

Opuestos

Dos fórmulas completamente distintas. La minivan fabricada en Virrey del Pino utiliza una motorización naftera 2.0, turbo e intercooler, que entrega 184 CV y un torque 30,6 kgm. En tanto, el modelo producido en Francia se sirve de un integrante de la reconocida familia de propulsores HDI. Se trata del 2.0 turbodiésel de 150 CV que entrega 37,2 kgm de torque.

En el primero, la transmisión es manual de seis velocidades, y la selectora ofrece recorridos cortos y suaves. El segundo utiliza una transmisión automática, también de seis velocidades, con levas en el volante y una curiosa selectora: Citroën reemplazó el vástago tradicional por una rueda ubicaba en el panel central, a la que lleva su tiempo acostumbrarse. Su funcionamiento es agradable, aunque en ocasiones se advierte un leve patinamiento durante el paso de marchas.

Con estas características, el modelo de Mercedes-Benz alcanza una velocidad máxima de 161,3 km/h (está limitada), mientras que el de Citroën logra 169,2 m/h. En respuesta saca ventaja el Vito, en gran parte por contar con tracción trasera: acelera de 0 a 100 km/h en 11,3 segundos, mientras que el SpaceTourer necesita 13,7 segundos.
Sin embargo, el rendimiento promedio del Citroën es superior al del M-B: 12,9 km/l frente a 11,5 kilómetros por cada litro de combustible.

Aquí, una salvedad. Para cumplir con la normativa Euro 5 que rige desde comienzo de año, la SpaceTourer viene equipada con un filtro de urea (ubicado en la puerta del conductor). Esto implica recargar el depósito de 20 litros de urea cada 15 mil kilómetros, a un costo estimado de 500 pesos.

Cabe destacar que con 70 litros de capacidad de tanque, el Vito ofrece una autonomía de 805 kilómetros, mientras que el SpaceTourer (con tanque de 69 litros) el rango es de 890 kilómetros.
Ambos modelos ofrecen buen confort de marcha, aunque las suspensiones parecen estar pensadas más para la ruta. En ese ámbito, el comportamiento dinámico del Vito es mejor: se muestra más estable a la hora de doblar a altas velocidades.

No obstante, ambos modelos disponen de la valiosa presencia del ESP para corregir la trayectoria. Circulando a 130 km/h, la aislación acústica del habitáculo se advierte más cuidada en el Vito, cuyos burletes son más gruesos. A esta velocidad, cabe destacar que el motor naftero del Mercedes-Benz gira a 2.500 rpm, entanto, el del Citroën a apenas 2.000 vueltas.

Durante las pruebas de frenado, el modelo de la estrella mostró mayor solidez. Para detenerse por completo desde los 100 km/h, necesitó de 38,1 metros, mientras que el de los chevrones, 42,3: la unidad probada evidenciaba una notable vibración en la columna de dirección cada vez que se frenaba por encima de los 80 km/h.
Por último, cabe destacar que la dirección del Vito es la más liviana, además de contar con el mejor radio de giro de ambas, un aspecto fundamental a la hora de realizar maniobras en espacios reducidos.

Se sacan diferencias

Tras la reciente reducción de los impuestos internos a los autos, ambos modelos disminuyeron su valor. El caso más notable es el del Vito, que pasó de costar 49.610 a 45.900 dólares (unos 901 mil pesos al cambio actual), mientras que el SpaceTourer lo hizo de 921.500 a 891.000 pesos.
Es llamativa esta paridad en el valor, dado que el Citroën tributa mayor carga impositiva (extrazona con motor Diesel), situación que deja en evidencia el injustificado precio de venta del modelo nacional.

Además, hay que decir que la propuesta de Citroën es superadora en cuanto al equipamiento. Si bien ambos cuentan con frenos a disco en las cuatro ruedas, ABS y ESP y asistente de arranque en pendientes, el Vito sólo dispone de dos airbags (conductor y acompañante), y el SpaceTourer ofrece seis bolsas de aire (dos frontales, dos delanteras laterales y dos de cortina). En el apartado de seguridad también saca ventaja el Citroën, por contar con sensores de estacionamiento delanteros y traseros (en el Mercedes, sólo delantero).

Los chiches de confort también inclinan la balanza en favor del Citroën. Cuenta con una pantalla táctil de siete pulgadas con navegador satelital, que dispone además del sistema Mirror Screen para emparejar teléfonos celulares a la interface del vehículo. Otros ítems favorables son el control y el limitador de velocidad (ausente en el Mercedes-Benz), además del mencionado acceso a la parte trasera: doble puerta en el fabricado en Europa, una sola en el argentino.

Como marcamos anteriormente, se trata de dos modelos que pueden ser utilizados tanto por una familia como por una empresa para realizar traslados ejecutivos. En este segmento existen otros modelos que se venden actualmente en la Argentina, pero con mayor capacidad de pasajeros: el Hyundai H1 de 12 asientos (desde 40.500 dólares con motor naftero 2.4 y desde 46.500 dólares con motor Diesel 2.2.) o el Kia Carnival 2.2 TDI (once asientos, 58.990 dólares). Al cierre de esta edición, Peugeot lanzó en el país la Traveller , minivan “hermana” de la Spacetourer, con quien comparte configuración y mecánica, aunque esta mucho más equipada: vale 1.047.000 pesos.

FICHA TÉCNICA Y PRESTACIONES

 

Archivado en: , , , ,

 

 

Un pensamiento en “M-B Vito Tourer vs Citroën SpaceTourer”

  1. En Europa la Mercedes debe costar el doble que la otra. Pero aca podemos disfrutarla por el mismo precio. Compremos nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *