Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Adelantos

30/04/2018

X E-Tense: el auto del futuro, soñado por DS

La marca francesa imaginó el auto ideal para el año 2035. Cuenta con un diseño ultramoderno y un sistema de propulsión eléctrica que desarrolla hasta 1.360 CV.
DS X E-Tense.

El X E-Tense es el resultado de una propuesta que le hizo DS Automobiles a sus diseñadores para crear el vehículo de sus sueños del año 2035. Para llevar a cabo su tarea, debían cerrar los ojos y dejar que la imaginación les muestre cómo podría ser. También se les encomendó usar los sentidos para ver cómo nuevas formas, nuevos materiales y nuevas tecnologías podrían combinarse.

Este concept futurista asimétrico de tres asientos es una combinación de dos automóviles en uno que permite elegir el modo de conducción. La carrocería emplea nuevas tecnologías para, en caso de choque, recuperar su forma original, al tiempo que que la configuración de la parrilla delantera y la capacidad de refrigeración se adaptan a los requerimientos del conductor. La intensidad de la luz, a través de la iluminación DS Light VEIL, se ajusta a las necesidades de los ocupantes, el modelo y su entorno.

Lee también: Fórmula E: la nueva generación, por primera vez en pista

Al habitáculo se ingresa levantando una puerta en forma de ala de gaviota de fibra de carbono y cuero. Inevitablemente, la vista se posa hacia un asiento en forma piramidal que se adapta al conductor. Fabricado en una combinación de cuero, madera y metal, el volante dispone de sensores para monitorear los esfuerzos del piloto. La fluidez de las líneas dentro del cockpit está garantizada por la ausencia de pantallas, sustituidas por superficies acristaladas que muestran la información. Un asistente personal llamado IRIS y presentado en forma de holograma, controla las funciones del auto mientras está conectado con el mundo exterior. En cuanto al suelo, hecho en vidrio transparente electrocromático, ofrece una vista del asfalto.

Ubicados dentro de las ruedas delanteras, los dos motores generan 400 kW (540 CV), potencia que se incrementa hasta los 1.000 kW (1.360 CV) en modo “circuito”, lo que permite al piloto aprovechar la suspensión desarrollada por DS Performance, el equipo técnico abocado al programa de la Fórmula E. El chasis de fibra de carbono va sobre muelles y barras de torsión de propiedades innovadoras. El propulsor, la tracción y la desaceleración se controlan a través de un sistema activo ideado para optimizar el rendimiento, cualquiera sea la superficie por donde circule.

Lee también: El DS E-Tense, primer premio en elegancia

Archivado en: , , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *