Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Mercado

09/05/2018

Secretos de los motores Diesel de Citroën

Por René Villegas - Uno de cada tres vehículos que la marca vende en Argentina utiliza motor Diesel, que cumple con la norma Euro 5. Mitos y verdades de las nuevas tecnologías. Qué es la Cerina.
El C4 Lounge cuenta con un motor 1.6 HDI de 115 CV.

En la Argentina los autos Diesel son cada vez más inusuales, sin embargo con el crecimiento del segmento de pick-ups, utilitarios y camiones, el Diesel está lejos de morir. Precisamente la marca del doble chevrón es una las que mayor integración de motores Diesel tiene en el mercado local, incluso es una de las pocas que apuesta al segmento de automóviles. Así logra que uno de cada tres productos comercializados utilice este combustible.

La implementación de la norma antipolución Euro 5 a partir de enero de 2018 hizo que los motores deban adoptar nuevas tecnologías, y para ello es importante que el cliente, o aquel que está interesado en un motor HDI de la marca o el Grupo PSA, sepa cuáles son los puntos a tener en cuenta.

La norma obliga a los motores Diesel a incorporar un filtro de partículas, el cuál se encarga de quemar elementos nocivos por alta temperatura. En estos motores es obligatorio el uso de Diesel Grado 3, o Premium. Con los kilómetros este filtro se saturará, por lo que deberá entrar en un proceso de regeneración.

Esta regeneración se completa mediante alta temperatura. En condiciones normales se logra cuando el filtro alcanza los 550° por un periodo determinado de tiempo. A esta temperatura se llega generalmente circulando a velocidades de ruta o autopista, y constantes, por un lapso de unos quince minutos.

Lee también: Cómo será el nuevo C4 Cactus regional que llegará a la Argentina

FAP CON ADITIVO
En el caso de Citroën, salvo el Berlingo HDI (donde el filtro está muy cerca del múltiple de escape) los demás vehículos HDI, como C Elysee, C4 Lounge, C4 Picasso, Jumpy y Jumper, cuentan con un aditivo que colabora a que este proceso se realice a partir de los 450°, cien grados menos que en condiciones normales.

Este aditivo, denominado Cerina, entra en acción sólo cuando el proceso de regeneración está activo, y actúa en el sistema de inyección Common Rail. Es un producto que no se comercializa de manera oficial, y su nivel se completa en cada servicio técnico autorizado. La capacidad es de tan solo unos pocos centímetros cúbicos. Si la Cerina se termina no ocurrirán mayores inconvenientes: sólo el proceso de regeneración será más extenso y a mayor rango de vueltas, o temperatura.

De no poder completar un tramo de regeneración natural, el automóvil realizará una regeneración artificial, en la que si bien el conductor no notará cambios, el cerebro del auto generará consumos de potencia insospechados para tal fin. Por ejemplo la conexión de la luneta térmica, o el arranque de electroventiladores de manera automática. Durante este proceso, que será informado por la computadora de a bordo, no se deberá detener el motor del vehículo.

De llegar a hacerlo, no sucederá nada durante dos paradas consecutivas, pero a la tercera la ECU detectará un fallo, y se deberá llevar el auto a un agente oficial. Según técnicos de la automotriz, el filtro de partículas FAP tiene una durabilidad aproximada de 180.000 a 200.000 kilómetros.

Lee también: Salió a la venta en la Argentina el nuevo Citroën C4 Lounge

TAMBIÉN CON ADBLUE
Preparados para cumplir con normas de contaminación Euro 6, los modelos Jumpy y Spacetourer cuentan con sistema de post – tratamiento SCR, o Reducción Catalítica Selectiva. Este proceso se completa inyectando el comercialmente llamado AdBlue, o urea, en el sistema de escape.

Encargado de eliminar los NOx (óxido de nitrógeno) que son potencialmente peligrosos para la salud, el AdBlue actúa químicamente sobre los gases de escape, atacando específicamente estos compuestos dañinos.

El depósito de Urea de estos modelos tiene una capacidad de 22 litros, suficientes para recorrer aproximadamente unos 22.000 kilómetros. Al momento de quedar unos 2.400 kilómetros de autonomía, el sistema dará un primer aviso, que se intensificará con una notificación en el clúster del tablero cuando quede capacidad suficiente para recorrer 800 kilómetros más.

En caso de no contemplar estos avisos y utilizar todo el AdBlue disponible el motor continuará en funcionamiento, pero al ser detenido, no se podrá volver a poner en marcha hasta recargarlo nuevamente.

Algunas de estas tecnologías están presentes en el resto de los motores Diesel comercializados en el país. Por ese motivo es necesario conocer bien cada modelo, y las recomendaciones del manual del usuario. En definitiva, se trata de un beneficio para cada cliente.

Lee también: Diésel: disminuir las emisiones dañinas, el desafío

Archivado en: , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *