Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Noticias

11/07/2018

Manejamos el nuevo Chevrolet Spin

Por René Villegas - Tomamos contacto con la actualización del único familiar del segmento B con hasta siete plazas. Estética e instrumental renovados, más equipamiento y mejoras en seguridad y modularidad para uno de los pocos familiares accesibles del mercado.
Fotos: Alejandro Cortina Ricci

En el mes de junio de este año Chevrolet anunció un plan prometedor y desafiante, en el que asegura cambiar o renovar casi todos sus productos en la región, de aquí a 2022. Este plan industrial confirmó una nueva generación de autos para el segmento B, hoy compuesta por los exitosos Onix y Prisma (los modelos más vendidos de Latinoamérica), junto con el Cobalt y el familiar Spin. Los tres primeros habían tenido una actualización de media vida, algo que nunca había sucedido con el Spin, pero que acaba de revertirse.

En la pista de pruebas de GM en Cruz Alta, Brasil, la marca nos otorgó la posibilidad de tomar un contacto previo, en el que sólo nos brindaron información acerca de las novedades presentes en la versión Activ, la más equipada de la oferta y con corte aventurero.

Segmento olvidado

Lanzado en 2012, el estilo del Spin fue discutido desde un principio, aunque no pasaremos por alto que transcurrieron seis años desde entonces, durante los cuales mantuvo un nivel de ventas parejo, lo que certifica una lograda aceptación por parte del público.

Para esta renovación se puso especial énfasis en las nuevas familias, de mentalidad más pluralista, ya que según estudios de la marca, en la región sólo un tercio de los grupos familiares se corresponde con una familia tipo.

Lee también: Ranking: las diez pick-ups más vendidas de la Argentina

Tomando esto en cuenta, Chevrolet trabajó no sólo para actualizar el estilo exterior, sino también en proponer un habitáculo aún más aprovechable y moderno. Allí también nos encontramos con un nuevo tablero de instrumentos, similar al de Tracker, con visualización más clara de los instrumentos principales; entre ellos, el debut de un velocímetro con aguja. Asimismo, se trabajó en mejorar la percepción de algunas piezas, con nuevas texturas en la plancha y algunos comandos, aunque conserva materiales duros y de una calidad promedio.

Mejoras palpables

Exteriormente, el nuevo Spin Activ presenta un renovado diseño, en el que se destacan nuevas ópticas con luces diurnas de leds, capó, parrilla y paragolpes. La actualizada máscara frontal mejora el aspecto visual y otorga mayor robustez al conjunto. En la parte lateral existen nuevas llantas de dieciséis pulgadas, mientras que los emblemas adhesivos laterales fueron reemplazados por molduras plásticas.

En la parte trasera, las nuevas ópticas dobles invaden la tapa del baúl, con un formato más apaisado, y en esta versión aventurera se optó por eliminar definitivamente el auxilio externo: lo negativo es que la rueda de recambio será temporal. Por último, el portapatente fue reubicado en el portón trasero.

No cambia en ser el único modelo del segmento B con hasta tres filas de asientos (y siete plazas), que se mantendrán en nuestro país como opción. La novedad será la incorporación de una variante Activ con tres hileras, hasta ahora inexistente.

Lee también: DS 7 Crossback: arranca la preventa online

Toda la oferta se jerarquizará en modularidad interior. En la segunda fila se diseñó un asiento trasero corredizo y bipartido con un máximo de 60 milímetros de recorrido, que a su vez beneficia la utilidad por contar con respaldo reclinable. De esta forma se puede “jugar” con brindarle más o menos espacio a la eventual tercera fila de asientos, o al baúl, que en su posición normal (en la versión de cinco plazas), presenta una capacidad suprema de 746 litros libres hasta el techo. Esto permite que la tercera fila sea más funcional, al menos para adolescentes.

Por otra parte, se modificó el diseño de las butacas delanteras, con el objetivo de poder brindarle unos centímetros extra a las piernas de los pasajeros de la segunda fila. En el Activ, los tapizados son de simil-cuero y tela, en los que se priorizaron materiales con mayor practicidad de limpieza, una de las condiciones más solicitadas en los autos destinados a la familia.

Ponerse a tiro

Con el correr de los años, el Spin se ha actualizado de acuerdo con las necesidades de conectividad, adoptando el sistema MyLink o la tecnología OnStar. La serie 2019 agregará pequeños detalles de confort en las versiones más equipadas, como sensor de lluvia, regulación interna de faros y encendido automático de luces. Además, el sistema MyLink 2 incorpora nuevos comandos físicos para las funciones básicas, algo que habíamos criticado previamente, y que lo hacen más intuitivo y con mayor rapidez de respuesta.

En el rubro seguridad se incorpora luz rompeniebla trasera, quinto apoyacabezas, anclajes ISOFIX y alerta de chequeo de asientos traseros (para no dejar niños olvidados). Peca con la ausencia de control de estabilidad (ESP), algo que se convierte en uno de los puntos negativos en un modelo pensado para familias.

El breve contacto dinámico lo efectuamos en una pista de 4,1 kilómetros que simula tener los obstáculos y las roturas más comunes de nuestros caminos, como cruces de vías, desniveles o pozos. Allí comprobamos una mayor suavidad en ambos trenes de rodaje, producto de una actualizada calibración de elementos elásticos. Percibimos que ante cambios de maniobras, o al doblar a velocidad alegre, se produce una tendencia sobrevirante, que de todas formas se percibe bien apaciguada por un chasis de buena respuesta. Recordemos que no es un producto para cometer excesos, y menos aún en esta variante aventurera con neumáticos de uso mixto.

Lee también:  Bugatti Divo, el auto de los 5 millones de euros

No cambia

A pesar de los años, el Spin no presenta cambios en la motorización. Mantiene el ya clásico impulsor 1.8 litros que desarrolla 105 CV y entrega un rendimiento lógico para su potencia. Entre sus ventajas, mantiene un costo operativo relativamente bajo, y un torque relativamente elevado con el que obtiene buena agilidad frente a otros motores más pequeños.

Por consiguiente, el nuevo Spin 2019 conserva algunos de sus puntos negativos, que se mantendrán hasta el fin de esta generación. Sin embargo, ha logrado evolucionar significativamente en algunos aspectos en los que ya era un referente. 

Precios y versiones para el mercado argentino
-1.8 LT MT 5 asientos: 506.000 pesos
-1.8 LTZ MT 5 asientos: 563.900 pesos
-1.8 LTZ MT 7 asientos: 578.900 pesos
-1.8 Activ MT 5 asientos: 586.900 pesos
-1.8 LTZ AT 7 asientos: 602.900 pesos
-1.8 Activ AT 5 asientos: 610.900 pesos
-1.8 Activ7 AT 7 asientos: 625.900 pesos
Garantía: 3 años o 100.000 kilómetros

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *