Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Manejo Preventivo

03/08/2018

¿Es seguro comprar neumáticos usados?

Una pieza clave de nuestro vehículo que afecta tanto nuestra seguridad como la billetera. Qué controlar para aprovechar al máximo su vida útil.
Neumático nuevo

Esta y otras consultas recurrentes aparecen a la hora de reemplazar las cubiertas de nuestro auto cuando el dinero no alcanza.  

 El tiempo y los kilómetros devoran los neumáticos de nuestro vehículo. Los revisamos, advertimos la posible gravedad e inmediatamente tratamos de encontrar soluciones que nos permitan evitar reemplazarlos por cauchos a estrenar. En ese momento aparecen muchas preguntas: ¿Están tan gastados como para reemplazarlos? ¿Hay neumáticos que duran más que otros? ¿Cuál es la presión ideal con la cual utilizarlos? ¿Es viable usar neumáticos usados? 

Aquí intentaremos responderlas. 

Mira también: Baja calificación para el March en pruebas de choque

El estado del neumático se puede advertir con una revisión visual. Obviamente, si detectamos grietas o roturas, no hay mucho que pensar. Pero, a veces, el desgaste de la banda de rodamiento (el sector del neumático que está en contacto con el camino) no es tan simple de advertir. Un claro indicador del estado de desgaste lo constituyen los testigos que cada neumático tiene. Se encuentran en la banda de rodamiento (más específicamente, en los surcos que disipan el agua): cuando se empiezan a hacer visibles de forma clara, es porque hay que cambiar los cauchos. 

Si no encuentra el testigo de su neumático, puede utilizar un calibre y simplemente medir la profundidad del dibujo. Si la profundidad es de 1,6 mm o menos debe cambiar las gomas lo antes posible. Si el valor entregado por la herramienta es mayor, puede seguir circulando con relativa tranquilidad. 

 

Algunas cubiertas pueden durar más que otras y eso se debe casi de forma exclusiva del compuesto con el que esta fabricada, pero también de las condiciones en las que se la utilice. 

Un compuesto blando durará menos tiempo, pero dará un mejor comportamiento dinámico en terrenos secos. En tanto, uno duro se desgastará más lentamente, pero no tendrá el mismo grip. También la superficie en donde se usa el neumático es fundamental, ya que no es lo mismo utilizar el auto en el asfalto, que en el hormigón o en la arena. 

Mira también: Recomendaciones para el manejo bajo la lluvia 

La presión de inflado es determinante. La ideal es siempre la que recomienda el fabricante. Por lo general se especifica de forma bastante clara, con una calcomanía que se aloja en el marco o en el canto de la puerta del conductor. También se puede encontrar en la parte interna de la tapa del tanque de combustible o en el manual del usuario. 

Es muy importante saber que, si no se respetan las presiones indicadas, el auto va a desgastar de forma incorrecta los neumáticos, muy posiblemente consuma mayor cantidad de combustible y se vea afectado el comportamiento dinámico para mal. 

 Finalmente, ninguna ley prohíbe comerciar con neumáticos de segunda mano, pero no lo consideramos una buena opción. Sobre todo, teniendo en cuenta que estamos hablando de una pieza vital del automóvil: el único componente que nos mantiene pegados al piso. El responsable de hacer frenar, acelerar y doblar correctamente a nuestro vehículo. Un componente tangencial en la seguridad activa de nuestro auto. 

Archivado en: , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *