Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Manejo Preventivo

07/09/2018

La importancia de tener rueda de auxilio

La tendencia muestra que las ruedas de auxilio homogéneas están desapareciendo. Te contamos la importancia de las mismas.
Neumático pinchado

Cualquier lector habitual de Parabrisas sabe perfectamente el rechazo que manifestamos abiertamente a los conocidos sistemas que intentan reemplazar a una rueda de auxilio convencional. Kits de reparación de pinchazos, ruedas de auxilio tipo “galleta” y los neumáticos run flat, son sistemas diseñados para ser utilizados en países en los que las distancias son cortas y los servicios de auxilio, eficientes. Esas son características que justamente no tiene nuestra república, a lo que tenemos que sumar una infraestructura vial lamentable y condiciones de seguridad que generalmente no son óptimas. 

Pero, saliendo de estas generalidades, ahondemos en cada uno de estos sistemas para saber cuáles son exactamente sus contras. 

Mira también: ¿Es seguro comprar neumáticos usados?

Comenzando por los neumáticos run flat, debemos decir que son una opción que suele estar en vehículos premium, por su alto costo. A simple vista son cauchos convencionales, pero su estructura interna está reforzada. Esto le permite al conductor seguir manejando, aunque el neumático no tenga la suficiente presión de aire. 

Hasta aquí vamos bien. 

El problema surge en el uso cotidiano, ya que son naturalmente mucho más duros y pesados, por la cantidad de goma suplementaria que llevan. Esto influye en los consumos, en el comportamiento dinámico y particularmente en el confort de marcha, el cual se ve resentido por unos flancos mucho más sólidos. 

Aparte, se aumenta la masa no suspendida, factor que ningún ingeniero quiere incrementar y que influye de forma directa en lo que hace a la conducción del vehículo. 

Esta es, en términos sencillos, todos los elementos que se mueven de forma solidaria a las ruedas. Por ejemplo: brazos inferiores y superiores, discos de freno, pinzas de freno, llantas, neumáticos, etc. 

Si la masa no suspendida es alta, las suspensiones tendrán que trabajar más exigidas, ya que tendrán que controlar inercias más grandes. 

Sumado a esto, hay que tener en consideración que el recambio de un neumático run flat es muy costoso. 

Mira también: La Chevrolet S10 2019 gana en seguridad

Si pasamos al kit de reparación de pinchazos, podemos decir que es una opción claramente más económica que la anterior. Se encuentra en vehículos más “baratos”, en los que los neumáticos son convencionales. 

Consiste en un compresor que inyecta dentro del neumático un compuesto químico sellador y aire. El líquido tapa la abertura que genera el problema y el aire le devuelve la presión al neumático. 

Este sistema nos ayudara, si tenemos una pinchadura pequeña. Pero en nuestro país, podemos literalmente destruir un neumático con un pozo o con un corte en el asfalto, situación en la que kit no podrá hacer nada y nos quedaremos indefectiblemente en manos de un remolque cuya llegada puede demorar horas. 

Otra de las contras que podemos enumerar, es que hay muchos usuarios que no saben utilizar el sistema, situación que es muy común, ya que no tienen la obligación de saberlo. 

Y por último llegamos al auxilio tipo “galleta” o “ruedita de juguete”, el cual funciona exactamente igual que un auxilio convencional, con la diferencia de que es un neumático considerablemente más fino y de un diámetro diferente al de las ruedas originales.

Esta solución es mejor que las dos anteriores, pero sigue sin ser la ideal. 

Al tener una rueda diferente en el vehículo, el comportamiento del mismo cambia de forma considerable. La velocidad máxima a la que se puede circular con esta llanta es de 80 km/h y el periplo tiene que ser reducido. 

Aparte, por cuestiones de seguridad, no se puede colocar en el tren que se encarga de la motricidad. 

De esta forma, si rompemos un neumático delantero y nuestro auto es tracción delantera, tendremos que sacar la rueda trasera del lado correspondiente, colocar la misma en el tren anterior y después colocar la “galleta” en el eje posterior. 

Un completo engorro por el que el conductor no tendría que pasar. 

Para cerrar, podemos decir que nos encantaría disfrutar de rutas perfectas y servicios efectivos, pero en tanto sigamos viviendo en el país que tenemos, la mejor opción siempre será el auxilio homogéneo. 

Archivado en: , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *