Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Noticias

09/10/2018

El extraño Rolls-Royce de John Lennon

En el 78° aniversario del nacimiento del genial músico lo recordamos repasando la historia del Phantom V, su automóvil más extravagante y uno de los más conocidos.
Rolls-Royce Phantom V de John Lennon.

Hoy se cumplen 78 años del nacimiento de un grande de la música: John Lennon. Es por eso que lo homenajeamos contando algunos detalles curiosos de la historia de su auto más extravagante, un Rolls-Royce Phantom V Touring Limousine.

Este vehículo, originalmente negro, fue adquirido por el cofundador de The Beatles el 3 de junio de 1965. La primera personalización respondía a los requerimientos de una auténtica estrella de rock. El asiento trasero se convirtió en una cama doble, se le instalaron un televisor, un teléfono y un refrigerador, además de un reproductor de discos “flotante” y un sistema de sonido personalizado que incluía un parlante externo de gran potencia.

Lee también: Rolls-Royce Silver Ghost Collection: tributo a una leyenda

Posteriormente, en abril de 1967, cuando estaba finalizando la grabación del disco Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, Lennon le pidió al artista Steve Weaver que le dé un nuevo diseño al auto en cuanto a la pintura se refiere. Así, pasó a lucir un llamativo color amarillo, acompañado con detalles de estilo inspirados en la decoración de los carruajes gitanos. Además, parecía ser parte del concepto general del álbum lanzado el 1° de junio, una semana después de haberse dado a conocer el Phantom recién pintado.

El auto fue usado regularmente por Lennon hasta 1969 (el beatle también era propietario de un Phantom V blanco). Antes del cambio de pintura, había llevado a la famosa banda al Palacio de Buckingham para recibir de parte de la reina la Orden del Imperio Británico en 1965. Cuatro años más tarde, fue utilizado nuevamente por el músico para ir a devolver su medalla, en protesta contra la Guerra de Vietnam, entre otros motivos.

John y su esposa Yoko Ono llevaron el RR a Norteamérica cuando se mudaron en 1970. Allí sirvió también para transportar a otras figuras de rock, como The Rolling Stones, Bob Dylan y The Moody Blues. En 1977 el matrimonio lo donó al Instituto Smithsoniano. Años más tarde, el empresario Jim Patinson lo compró por 2,3 millones de dólares en una subasta realizada en 1985. En ese momento era el automóvil más caro del mundo. Pattison donó el vehículo al museo Royal British Columbia de Canadá en 1987 después de su exhibición en la Expo ’86 en Vancouver.

Lee también: Así es el nuevo Rolls-Royce Phantom

Archivado en: , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *