Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Test

08/11/2018

Fiat Uno Way

Por Walter Togneri - Regresa para ocupar el lugar que la marca italiana le tiene reservado entre el Mobi y el Argo. Retoques estéticos, equipamiento renovado y nuevo motor. Lo más importante: ahora equipa ESP de serie.
Fotos: Alejandro Cortina Ricci

El Uno fue, tal vez, el modelo más importante de la historia reciente de Fiat en la región. Pero esa condición aplica especialmente a la primera generación, aquella que, nacida de la paleta del estudio Italdesign (Giugiaro), logró captar la atención de los consumidores de modelos compactos que vieron en él las cualidades que su creador le había asignado.

Era un auto moderno para la época (nació en 1983) que, a través de sus diferentes actualizaciones, supo mantener el interés de los usuarios, quienes nunca lograron encontrar un sustituto a su altura aun cuando los modelos lanzados para ocupar ese lugar fueron, lógicamente, más modernos que el Uno.

Lee también: Renault traerá la versión “aventurera” del Kwid

Pero el cambio más profundo se dio en 2010, cuando la casa italiana decidió renovar por completo a su exitoso compacto. En ese momento, la decisión de los responsables de la casa de Turín fue hacer un cambio radical en la historia del Uno para, de alguna manera, adaptarlo a las corrientes de diseño que orientan a todos los modelos hacia las tierras de los SUVs.

Así, el “nuevo” Uno apareció con un estilo completamente renovado, en el cual nada quedaba del anterior. Los trazos del nuevo modelo apuntaban (apuntan) hacia un estilo más urbano: sigue siendo un auto compacto pero, tal vez, con una utilidad que tiene su especial radio de acción en la ciudad.

Lee también: Renault traerá la versión “aventurera” del Kwid

Fabricada en Brasil, esa gama llegó a la Argentina en 2010 en una oferta conformada por varias versiones, y se comercializó hasta 2016, con un volumen de ventas que, seguramente, no terminó de colmar las expectativas de los directivos de la filial local. Dada esa situación y los planes de lanzamiento de los nuevos modelos, Fiat decidió discontinuar la venta del Uno, pero la versión utilitario, Fiorino, siguió vigente.

Ahora, se abre una nueva etapa en la historia del Uno en la Argentina, en la que ya no tiene que batirse de igual a igual con aquellos modelos que, aprovechando su ausencia, se han afianzado en el segmento. Así es que llega con una sola versión (Way), motivo por el cual su participación en el mercado será, podríamos decir, menos estresante: la estrategia de Fiat es posicionarlo entre el Mobi y el Argo.

Mejoras y ESP

Al comparar al nuevo Fiat Uno Way con el anterior, detectamos rápidamente algunos cambios en la estética exterior. Por ejemplo, la trompa se advierte renovada gracias a la nueva parrilla, con un diseño más convencional, en la que desaparecen aquellas tres pequeñas “falsas ventilaciones” que ocupaban el sector izquierdo.

El paragolpes también cambió, del mismo modo que las cavidades que contienen a los faros antiniebla. En los laterales, las novedades están dadas en las llantas exclusivas de aleación de 14 pulgadas, los apliques de plástico negro en los guardabarros y la parte baja de las puertas (condición sine qua non para todo modelo “aventurero”) y las barras de techo que, con una estética que las hace muy visibles, son además funcionales.

En el sector posterior se rediseñaron los faros (siguen ubicados en la parte alta de los parantes, pero cambian la disposición de las luces y el color de los plásticos) y los paragolpes. Las modificaciones en el interior son tanto de diseño como funcionales, ya que, además de detalles de la decoración, agrega algunos elementos.

En el primer caso aparecen, básicamente, los tapizados con diseño renovado, mientras que en el siguiente la lista es más amplia. En ella destacamos el apoyabrazos que aparece entre las butacas delanteras, la apertura del tanque de combustible y del baúl desde el interior, y los respaldos traseros abatibles 60/40, que permiten incrementar la capacidad de carga del pequeño baúl de 290 litros.

También cabe mencionar es este apartado el retrovisor con función tilt-down (el de la derecha se orienta automáticamente hacia abajo al conectar la reversa) y la cámara de marcha atrás, dispositivos que se inscriben en el rubro seguridad, en el cual aparece como novedad más importante el ESP, dispositivo que conforma la dotación de serie y que se complementa con, entre otros, control de tracción, asistente de arranque en pendientes, monitoreo de presión de neumáticos (no indica valores, únicamente que está por debajo del recomendado) y sensor de estacionamiento trasero.

Lee también: En diciembre se lanza el Honda WR-V

Cinco cinturones inerciales y cinco apoyacabezas regulables en altura, anclajes Isofix y los obligatorios doble airbag y ABS (con EBD y AFU), completan la lista.

Foco en la conectividad

Desde hace varios años, los diseñadores brasileños siguen un patrón específico para desarrollar modelos urbanos. Crean sus unidades incorporándoles motores de bajo consumo, ágiles para circular en la ciudad, mientras que apuntan hacia el confort de los ocupantes de las plazas delanteras, los cuales, además de la comodidad que en términos de espacio pueden encontrar, se benefician también con la dotación de equipos de la que disponen.

Lee también: Salón de San Pablo, las novedades de Ford para el mercado argentino

Esto es clave en las grandes urbes, donde hacer el recorrido diario desde la casa al trabajo y viceversa, puede demandar varias horas. En este caso, el nuevo Uno Way incorpora un sistema multimedia con pantalla táctil de 6,2 pulgadas desde la que se gobiernan los sistemas de audio (radio con entradas USB, auxiliar y Bluetooth), reproductor de DVD y navegador, aunque, curiosamente, no suma la cada vez más popular tecnología Mirror Screen para reproducir las funciones de los teléfonos celulares inteligentes compatibles.

Otro dispositivo creado para el uso en la ciudad y que no aparece en productos de este segmento, es la función City de la dirección eléctrica: al presionar una tecla instalada en la consola central, el volante ofrece un tacto extremadamente liviano que facilita las maniobras en espacios reducidos tales como, por ejemplo, las de estacionamiento.

Nueva mecánica

Para mover a este nuevo Uno, los ingenieros de Fiat eligieron el motor naftero 1.3 Firefly, un cuatro en línea (dos válvulas por cilindro) de 99 CV de potencia (a 6.000 rpm) y 13 kgm de torque (a 4.000 rpm), que trabaja conectado con una caja manual de cinco velocidades relacionada de manera tal que las tres primeras marchas le permiten aprovechar al máximo el poder del propulsor para lograr ese cometido de agilidad urbana.

De hecho, en el breve contacto que tuvimos con este modelo en el Autódromo de la Ciudad de Buenos Aires, comprobamos la efectividad del Firefly para mover con comodidad los 1.052 kg de peso del Uno Way.

Claro que no pudimos acelerarlo a fondo dadas las limitaciones del circuito que teníamos asignado (según datos del fabricante, puede alcanzar los 165,4 km/h de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 km/h en 11,2 segundos), pero nos hicimos una idea de la respuesta de otros componentes mecánicos, como las suspensiones (confortables), los frenos (con tambores traseros, pero de destacado desempeño) y la dirección (que, con asistencia eléctrica, suma la función City).

 

Precio y rivales

El nuevo Fiat Uno Way se vende por 450.000 pesos, valor elevado para un modelo de su tipo, especialmente si lo comparamos con el “auto del momento”, el Toyota Etios que, con motor 1.5 de 103 CV ofrece en la versión XLS caja de sexta, nivel de equipamiento similar (ESP), pero baúl más pequeño (270 litros) y se vende por 418.000 pesos, aunque ya no se ofrece la opción Cross con look “aventurero”.

Lee también: Tecnología al servicio de la vida

Entre los que si se visten de off-road podemos mencionar, al Renault Sandero Stepway, que con interior y baúl de 320 litros, sin ESP y motor de 105 CV, se vende desde 473.000 pesos (versión Expression), aunque para acceder al sistema multimedia hay que elegir la variante con mayor dotación (Privilège) que vale 528.300 pesos. También podemos considerar el Chevrolet Onix Activ que, con motor 1.4 de 98 CV, baúl parecido (280 litros), sin ESP y sistema MyLink 2, se vende por 588.900 pesos.

Sin embargo, probablemente el mayor rival para el nuevo Uno Way sea el Ford Fiesta Freestyle, actualizado modelo de la marca del óvalo, con motor 1.5 de 123 CV (tres cilindros), sistema multimedia Sync y también con control de estabilidad, que mejora la propuesta del Uno con seis airbags , pero aun precio de venta de 506.300 pesos.

Archivado en: , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *