Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Manejo Preventivo

13/11/2018

¿Son efectivos los controles de alcoholemia?

Con el reciente accidente de tránsito que protagonizó el diputado Alfredo Olmedo, analizamos las posibilidades de circular de forma más segura por nuestras calles y rutas.
Así quedó la Chevrolet Zafira luego de impactar con el vehículo de Alfredo Olmedo

La seguridad vial es un tema que nos preocupa a todos. La pésima infraestructura, la pobre educación y un parque automotor en un estado lejano al optimo, transforman a nuestro país en uno de los más inseguros para manejar. 

Siendo una necesidad salir de esta situación, se escuchan todas las voces que opinan al respecto. Tras el siniestro, el legislador salteño consideró de suma importancia que se hagan controles de alcoholemia en los peajes. “La droga y el alcohol mata. Si venía alcoholizado y alguien pudiera haberlo detectado, quizás ahora seguiría con vida”, afirmó. 

Si bien lo que dice el diputado parece una acción razonable, es mejor analizar con detenimiento y no dejarse llevar por las necesidades del momento. 

Lee también: Los peligros del exceso de alcohol al volante

En principio y para contextualizar la situación, debemos decir que hay una presunta ingesta de bebidas alcohólicas por parte de los ocupantes que embistieron el vehículo de Olmedo. 

Si enfocamos nuestra vista hacia los países más desarrollados, lo que veremos es que, si bien las autopistas y rutas son privadas, los peajes se cobran de forma completamente automática. No hay casillas, ni personas que atiendan, simplemente hay cámaras que registran cuales son los vehículos circulantes. 

De esta manera no hay obstrucciones en el tránsito y se mejora el desplazamiento vehicular. 

Lee también: Tolerancia cero al alcohol para menores de 21 años

Tomando lo que dice el diputado, entendemos que no solo tendremos que parar para pagar, sino que también tendremos que realizarnos el test de alcoholemia. Lo que implica una cantidad de tiempo con el vehículo detenido muy prolongado. 

Asimismo, la ausencia del factor sorpresa le quita mucha efectividad al sistema. El conductor que simplemente está alcoholizado no circulará por autopista, eligiendo de esta manera caminos alternativos. 

Lo que sí consideramos apropiado, es que se realicen mayores esfuerzos para mejorar la educación vial. No sirve de nada aplicar castigos a personas que no tiene una base educativa sólida. La concientización de que el alcohol y el auto no se juntan es vital y es por donde tendría que comenzar cualquier campaña de seguridad en nuestro país. 

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *