Revista Parabrisas

G Plus

Twitter

Facebook

Instagram

Test

18/11/2018

Toyota Hilux SRX 4X4 AT

Por Christian Hein - La exitosa pick-up fabricada en Zárate luce una estética renovada pero mantiene la mecánica y, al igual que el resto de los modelos de la marca, aumenta la garantía a cinco años ó 150.000 kilómetros.
Fotos: Alejandro Cortina Ricci

Para seguir liderando, por lejos, el ranking de patentamientos en su segmento y estar entre los vehículos más vendidos del país (cosa que ostenta desde hace ya varios años), la pick-up de Toyota muestra su modernizada imagen en las versiones tope de gama (SRX, SRV y SR), conservando casi todas sus características en cuanto a la mecánica se refiere.

Gracias a la adopción de un nuevo frente, esta octava generación que se lanzó en 2015 propone una imagen actualizada y de mayor robustez, poniéndose a tono con el modelo global. Las modificaciones visuales más importantes vienen del lado de una parrilla, ahora hexagonal, como luce en los Estados Unidos y en otras partes del mundo su hermana mayor, la Tacoma.

Lee también: ¿Cómo es el auto eléctrico que Nissan traerá a la Argentina?

Según la versión, la Hilux también luce un nuevo diseño de llantas, y se ha modificado el paragolpes, que además aprovecha para presentar de una forma diferente a los allí incorporados faros antiniebla de led. Fiel a los estándares de calidad y confiabilidad a la que nos tiene acostumbrados la marca, también se han realizado algunos cambios menores en el interior, como es el caso del tablero de instrumentos con iluminación, y los tapizados, en los que con predominan los tonos oscuros, con cuero perforado en las butacas.

Pocas modificaciones

La actual Hilux mantiene los motores 2.8 turbodiésel de 177 CV, con 42,9 kgm en el caso de la caja manual, y 45,9 kgm para la automática, y el 2.4 turbodiésel de 150 CV y 40,8 kgm de torque.

Tanto la caja manual como la automática son de seis marchas; en esta última opción, su comportamiento marca algo de retardo ante las órdenes del acelerador, situación que la lleva a un valor de 13,3 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h (algo alto en comparación con sus rivales), mientras que alcanza una velocidad máxima de 175,4 km/h y pasa de 80 a 120 km/h en 8,9 segundos.

En términos de rendimiento, la nueva Hilux no ofrece novedades, siendo de las más eficientes del segmento. En el modo ECO, que actúa con un mapeo “tranquilo” del acelerador y hace más eficiente el funcionamiento del climatizador, los registros fueron, para el uso urbano, de 8,5 km/l; a 90 km/h, 15 km/l, y a 120 km/h, 11,5 km/l. Al contrario del ECO, con la selectora en Sport y el Power Mode activado, la reacción del pedal derecho cambia radicalmente.

Lee también: Volkswagen Amarok V6 Comfortline

La única modificación en el aspecto mecánico es el agregado de la función de activación manual del regenerador del sistema de filtro de partículas (DPF), un recurso que puede ser útil para quienes utilicen el vehículo mayormente en ciudad, ámbito que ofrece pocas posibilidades de regeneración durante el uso del vehículo.

Resistencia asegurada

A pesar de no estar entre los más potentes del segmento, el impulsor de 177 CV muestra sobradas condiciones para un uso intenso en el trabajo y el off-road (para esto cuenta con una gran cantidad de recursos electrónicos y mecánicos, como la conexión de la tracción 4×4 alta y baja, el control de descenso y el bloqueo del diferencial trasero, entre otros sistemas).

A la hora de salir a la ruta también se muestra firme, pero al no recibir cambios en las suspensiones, la Hilux sigue comportándose con mucha dureza en los caminos desparejos, sobre todo en el tren trasero, que la torna muy “saltarina”. Con el sistema hidráulico como asistencia, la dirección se revela algo pesada para maniobras cortas, como las que se hacen habitualmente en lugares urbanos.

Cómoda para manejar gracias a la correcta posición que se logra con los comandos eléctricos de la butaca delantera izquierda y del volante, que se desplaza en todos los sentidos posibles, como en toda pick-up moderna el espacio trasero es adecuado, pero la rectitud de los respaldos termina pasando factura en los viajes largos.

Completita

La variante tope de gama que probamos cuenta con un elevado nivel de equipamiento de confort, al que sólo le podemos criticar la pantalla táctil (muy completa, ya que hasta ofrece cámara de marca atrás y televisión digital), pero poco intuitiva y de reacción lenta.

Lee también: Cuáles fueron los diez autos usados más vendidos en octubre

Del resto de los ítems se destacan el sistema de acceso y arranque “sin llave”, el control de velocidad crucero, la exclusiva toma de 220 voltios, los espejos laterales plegables eléctricamente y el display de información múltiple de 4,2 pulgadas, ubicado en el centro del tablero. Para bien del usuario, la rueda de auxilio es de la misma medida e idéntico material que las restantes.

En términos de seguridad, la nueva Hilux es también de las más equipadas del segmento. Esta variante tope de gama ofrece siete airbags, control de estabilidad, tracción y balanceo del tráiler, faros delanteros de led con regulación automática de altura, anclajes Isofix y ABS con distribución electrónica de frenado y asistencia al frenado de urgencia.

Cuenta, además, con protector de cárter reforzado, pero no ofrece de serie la barra de San Antonio, mal llamada “barra antivuelco”. El rediseño de este modelo coincide con la discontinuación de la variante de entrada DX, la única que no disponía de control de estabilidad y tracción.

Garantía y rivales

Con la extensión de la garantía a cinco años ó 150.000 kilómetros como otra de las grandes novedades, la versión SRX cuesta 1.319.900 pesos, un valor no muy exagerado teniendo en cuenta la reputación de su posventa y el adecuado posicionamiento frente a la competencia.

Esta variante cuenta con fuertes rivales, como la Volkswagen Amarok 2.0 TDI Highline AT 4×4 de 180 CV, a 1.530.640 pesos; la Ford Ranger 3.2 TDCi Limited 4×4 AT de 200 CV, a 1.325.600 pesos, y la Chevrolet S10 2.8 TD 4×4 LTZ AT de 200 CV, a 1.303.900 de la misma moneda.

Por otra parte, a la oferta de pick-ups medianas también se está sumando la Nissan Frontier nacional, cuyos precios aún no estaban definidos al cierre de esta edición. En definitiva, mientras Toyota trabaja ya en una nueva generación, la Hilux se renueva y tiene siempre un as bajo la manga para liderar por décimo segundo año consecutivo un segmento que, en la Argentina, tiene un presente y un futuro cada vez más auspiciosos.

TOYOTA HILUX-FICHA

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *