viernes 1 de julio de 2022
CLáSICOS | 09-01-2022 14:48

Así probábamos el Fiat Spazio TR (147) con motor 1.4 Tipo

Recordamos la prueba de manejo de una de las variantes de la línea 147 con propulsor 1.4 litros. En esta ocasión, el test pertenece a la edición de marzo de 1991 de Revista Parabrisas.

El nuevo exponente de la perdurable línea "147" incorpora el motor Tipo de 1.400 cm3 para uso con nafta común. Un auto simpático, agradable y práctico, único actualmente en la franja inicial de nuestro mercado, en la que han encontrado sus predecesores muy buena aceptación.

Simpático, ágil y económico, el Spazio vio recompensada su constante evolución desde aquellos de motor de un litro a los "1.400Tipo" de hoy, con el favor del usuario comprador de 0 km en los últimos años. En 1989 fue el modelo de mayor venta en la Argentina (superando holgadamente al R.12) y en el '90 apenas fue desplazado del liderazgo en las ventas por el Duna, que lo superó por muy exiguo margen.

El Spazio TR Tipo, de 1.400 cm BIO, es una versión -la última por ahora- de aquel linaje de los 147 comenzado a mediados de los '70 y que llegaran a la Argentina en los primeros '80. Mantiene las características de temperamento de su prosapia italiana y las acentúa con la incorporación de un motor más potente y tan "nerviosito" como los ya conocidos que equiparon y equipan a infinidad de "128", "Dunas", "Unos" y "Regattas". Los 1.000 cm de las primeras versiones pasaron a ser 1.100, y estos, 1.300 para alternar como opción con aquellos.

Fiat Spazio TR 1.4

La evolución llevó el motor a los actuales 1.400, manteniendo o acentuando la economía operativa con el desarrollo de una tapa de cilindros apta para la admisión de nafta común, el que se debió a la terminal argentina. Precisamente fue PARABRISAS, con su equipo de Operativos Especiales, la que con el recordado periplo por las "23 Capitales" efectuó la prueba final de los motores 1.400 BIO (Bajo Índice Octánico) instalados en un Spazio y una pick-up Fiorino.

El 1.400 Tipo BIO le da al Spazio una mayor aceleración, un poquito más de velocidad final y mejor elasticidad; como yapa, más kilómetros recorridos con el mismo dinero. Un auto divertido, querible y con las limitaciones propias de su relativamente bajo costo inicial. El "600" de los años 90.

ESTÉTICA Y ESTRUCTURA ***

Obviamente, aquí hay que tener en cuenta que se trata de un diseño que acaba de cumplir veinte años. La sencillez de las líneas, empero, hace que el dibujo de este dos volúmenes retenga vigencia. Como a pocos otros modelos, el aditamento de paragolpes envolventes, de generoso tamaño, le ha caído muy en gracia.

Visualmente, sigue siendo un auto simpático y que da la idea de compactez, en el justo significado del término, lo que no se desmiente con el uso, ya que la estructura simple y fuerte hace que sea muy difícil ver un Spazio, aun de los más viejos modelos, destartalado o fuera de línea. En eso, es muy superior a otros Fiat de la anterior generación, que sobresalían mas por la mecánica que por sus carrocerías

HABITACULO Y ENTORNO ***

Para ser en cuanto a tamaño exterior- el de menor porte entre los vehículos de nuestra industria la comodidad interior es razonable. Para dos personas, mucho más que aceptable. La cosa se complica si se quiere transportar dos adultos mas, atrás, y especialmente sí el conductor es alto y tiene que "tirar" el asiento bien para atrás. Los tapizados son muy agradables con aplicaciones de "tweed", pero se notan las ausencias de guantera y/o bandejas portaobjetos, ya que son insuficientes -especialmente en viajes largos el "balcón" del tablero sobre el lado del acompañante y el pequeño hueco junto a la base de la palanca de cambios, que sólo sirve para cigarrillos y algún otro pequeño objeto.

Fiat Spazio TR 1.4

PUESTO DE COMANDO E INSTRUMENTAL ***

Las butacas son buenas, con una altura apropiada, pero ello hace que en los conductores de talla normal para arriba, la pierna derecha toque inevitablemente en el volante al pisar el freno; la pierna izquierda -por la protuberancia del buche del guardabarros- es difícil  de ubicar, por lo que la única solución en viajes largos es recogerla flexionándola.

El respaldo se reclina, resultando sencillo obtener el ángulo deseado. El instrumental es mínimo, pero eficaz: velocímetro con odómetro (sin parcializador), indicadores de aguja para temperatura de agua, nivel de combustible, y luces testigo para el resto de las funciones. Los cinturones son de tipo fijo -que personalmente nos gustan más que los inerciales- de combinación cintura-bandolera, y se solucionó la interferencia entre lo anclajes rígidos de los mismos con la palanca del freno de mano.

Fiat Spazio TR 1.4

VISIBILIDAD ***

Sigue siendo aceptable y algo limitada hacia atrás por los parantes traseros de la carrocería, que dejan "puntos ciegos". En la unidad "testeada", el espejo exterior (sólo a la izquierda) tenía una tendencia a desenfocarse por ser demasiado flojo su soporte.

CLIMATZACIÓN **

Es quizás el punto más bajo de este modelo. Sin aire acondicionado, en días de calor es sumamente ingrato viajar con los vidrios bajos ya que la ausencia de ventiletes -deflectores- hace que sea casi insoportable aguantar el aire que entra por las ventanillas.

Con los vidrios cerrados, el forzador de aire es insuficiente para acondicionar el habitáculo y por añadidura el aire que entra por él, se calienta algo por la cercanía del motor con la toma de "aire fresco". En días de mucho calor, los ventiletes traseros -ya que las ventanillas traseras se abren apenas unos centímetros, pivotando sobre los parantes- son insuficientes para airear el entorno. La calefacción, por el contrario, es buena, aunque resulte arduo encontrarle el punto justo de regulación (esto último lo comprobamos, con otra unidad, en el pasado invierno).

CONFORT DE MARCHA ****

Hecha la salvedad de un punto anterior ("Puesto de comando..."), es mucho más que aceptable, tanto en caminos lisos como en los de tierra o en calles empedradas. El nivel de sonoridad del habitáculo ha sido mejorado, permitiendo la conversación aun a alta velocidad y con los vidrios bajos. Sólo a muy alta velocidad, de 130 km/h en adelante, se perciben algunas vibraciones, las que no alcanzan un nivel critico.

MANIOBRABILIDAD-DIRECCIÓN ****

Uno de los los puntos altos, por supuesto que tratándose de un vehículo de pequeño porte. No alcanza el máximo puntaje por la excesiva dimensión del radio. giro mínimo, el que no molesta para estacionar pero si, por ejemplo, cuando se debe retomar en un espacio reducido o cuando se debe maniobrar dentro de un garaje o cochera.

Fiat Spazio TR 1.4

EQUIPAMIENTO Y ACCESORIOS **

Un equipamiento espartano: No tiene radio ni cinturones en los asientos traseros, pero si apoya cabezas (de relativa utilidad por la altura de los respaldos), y también desempañador de luneta trasera, imprescindibles por el diseño del vidriado. Muy útil "sombrerera" (tapa interna del baúl) para llevar alguna cosa liviana y de poco volumen.

MOTOR *****

Un "motorazo", potente y elástico, sobredimensionado para una carrocería que vio la luz con apenas un litro de cilindrada... Con el nervio italiano y la suavidad francesa. Y con la ventaja de aceptar nafta común. Un desarrollo argentino que enorgullece a sus productores. Lo mejor del auto.

PERFORMANCE ****

Sobresaliente para un auto del primer segmento, aunque debe tenerse en cuenta que tiene un motor de casi litro y medio. Los 145 km/h de velocidad máxima y la aceleración de parado a 100 km/h en 14,9 segundos, eran impensables hasta ahora en un vehículo de estas características. En ruta, no da sustos a la hora de pasar un camión o un auto lento...

TRANSMISIÓN ****

Muy mejorada en cuanto a comando de la caja de velocidades, aunque ahora da gusto accionarlo, por la mayor precisión con que entran los cambios. Solamente se nota una pequeña desventaja al colocar la quinta marcha, que queda algo alejada, especialmente si el conductor ha corrido el asiento demasiado para atrás. Embrague de accionamiento suave y buen escalonamiento de las marchas, al que ayuda la elasticidad manifiesta del motor.

Fiat Spazio TR 1.4

FRENOS ****

Buenos, frenan derechito y la fuerza que es menester para accionarlos no hace echar de menos al auxilio de servo o ayuda pedal. Pudimos comprobar la eficacia del sistema, con la ayuda de una vaca noctámbula que provocó una de tención tipo pánico, al intentar seguir ramoneando del otro lado de la ruta.

SUSPENSIONES ****

Eficaces y con el encanto de lo simple. Si el auto es algo "coplador", es franco en terrenos desparejos, sin tendencia a cambiar de curso por los desniveles del piso. Manifestó suavidad en badenes y cunetas.

CONSUMO ****

El aumento de cilindrada origina un leve aumento en el consumo, pero éste se compensa con la utilización de nafta común, que supone un ahorro de aproximadamente un 20% por el menor costo de ésta con respecto a la especial que utilizaba la versión 1.300. La economía operativa, sin embargo, no se ve reflejada en el aspecto autonomía, debido a los escasos 38 litros de combustible que entran en el tanque.

Fiat Spazio TR 1.4

TENIDA EN RUTA ***

Buena en caminos asfaltados, aunque por su altura y formato, cuando lo afectan vientos laterales y aun cruce con camiones que circulan en sentido contrario) se muestra demasiado sensible. En caminos de tierra va bien siempre que no haya huellones, ya que por su trocha reducida debe ser llevado con cuidado y montado sobre los lomos de la huella.

LUCES ****

Muy Buenas en relación con las velocidades que desarrolla el vehículo. Generosas dimensiones tanto de luces delanteras de posición/viraje, como de las traseras. El tablero, además, cuenta con reóstato para atenuar o exaltar su iluminación.

ACCESIBILIDAD ***

Ninguna maravilla, pero qué se le puede pedir a un dos puertas y chico? La del chofer se ve reducida por la altura del asiento con respecto al volante, si el "piloto" es de piernas largas. Para facilitar el acceso a la parte trasera, es conveniente, antes de rebatir el asiento, llevarlo para adelante, al tope de la corredera.

TERMINACIÓN Y ESTANQUEIDAD ***

La terminación es la lógica en un auto de bajo precio. Colaboran sin embargo la ausencia de "chiches" para que las objeciones sean menores. Por lo pronto, en los 4.200 km recomidos con "nuestra" unidad, no se cayo nada y ni siquiera un tornillo se salió de su lugar, salvo la comentada falla del espejo lateral. En cuanto a estanqueidad, debe considerarse muy buena para un vehículo de bajo precio relativo:

Lo lavamos varias veces sin que se presentaran filtraciones de agua al habitáculo y tras circular por caminos de tierra muy polvorosos, apenas descubrimos algo de polvillo en el baúl pero sin que afectara el resto del interior.

BAÚL ***

Muy adecuado y muy prolijito en cuanto a su terminación, con detalles de alfombrado que no se ven en autos de mayor precio. Tiene espacio para dos valijas medianas y dos bolsos, y ayuda el hecho de que la queda auxiliar se ubica encima del motor, bajo el capot.

PRECIO ***

¡Qué dilema! Es el auto de menor precio en nuestro mercado, pero los casi once mil dólares que hay que oblar para tenerlo, equivalen al costo de un buen ambiente (o dos, de medio pelo) en Buenos Aires. En relación con el resto de los productos, parece estar en buena posición... pero da menos en muchos rubros. Resolvamos el dilema por el voto de los usuarios, que lo erigieron en uno de los dos autos más vendidos de 1990: Sabemos que el precio influye en la compra, así que..

 

Texto: Carlos Neira

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios

Más en