sábado 16 de febrero de 2019
MERCADO | 3 years ago

Los caños de escape, objetos de diseño

Cada vez es más frecuente que las automotrices tengan en cuenta a los tubos de escape como sellos distintivos de los modelos. Cómo se los concibe hoy.

El caño de escape tiene una función muy simple: evacuar hacia el exterior los gases de combustión. Pero cada vez más este dispositivo se está transformando en objeto predilecto de los diseñadores de autos.

Un caño de escape a la derecha y uno a la izquierda: antes era una clara indicación de que el auto tenía un motor de 6 u 8 cilindros. No obstante, este tipo de caños de escape se encuentran en casi todos los modelos y en general le dan al vehículo un aspecto deportivo.

En el otro extremo están los modelos híbridos, más amables con el medio ambiente, en el cual los fabricantes ocultan el caño de escape casi por completo.

"En cuestión de caños de escape muchas veces los que tienen la última palabra son los diseñadores y ya no tanto los técnicos", señala Carsten Graf, del Automóvil Club Alemán (ADAC), al tiempo que agrega: "Hasta la década el 90, los caños de escape se encontraban junto a los silenciadores a la derecha y a la izquierda en la parte trasera del auto".

Hoy en día, los escapes sirven como marca de diferenciación. "Un diseño llamativo de tubo de escape está pensado para determinadas líneas de modelos", apunta Graf.

Por ejemplo, lo que atrás parecen dos caños de escape separados es en realidad un solo tubo de salida. "En general desde el motor sale un tubo hacia la parte de trasera del vehículo y en la última parte el escape se divide en dos", aclara. Únicamente los automóviles de alta gama con motores más potentes pueden tener varios escapes independientes con varios turbocompresores.

"La manera de construir el sistema de escape depende sobre todo del equipamiento que tiene cada modelo", confirma, por su parte, Christian Anosowitsch, de Mercedes Benz.

Esto significa que, por ejemplo, en el Mercedes GLC los grandes tubos de los motores diésel no están conectados a la salida real del escape, agrega.

También Audi le otorga una gran importancia al tubo de escape en el diseño de su parte trasera. "Los tubos de salida se transformaron de un elemento necesario a una marca de diseño", señala Oliver Strohbach.

Sin embargo, no todos los fabricantes le dedican tanta atención a esta pieza del automóvil. Por ejemplo, Toyota sólo se adapta a esta tendencia en determinados modelos, como en el caso del iQ, señala un portavoz del fabricante japonés.

Técnicamente no se requiere que el caño de escape sea visible en la parte trasera del auto, por lo que teóricamente todo el sistema podría ser mucho más corto y no extenderse desde el eje delantero hasta el final de vehículo.

Pero como el tubo es el encargado de liberar los gases, se evita así que los contaminantes ingresen en las partes habitables del vehículo.

Los diseñadores descubrieron el tubo de escape recién cuando los motores comenzaron a despedir menos gases tóxicos. "Hace 15 años, cuando los autos aún no eran tan limpios, los tubos de escape se colocaban tímidamente hacia abajo", agrega el experto del ADAC.

FUENTE: Claudius Lüder (dpa)

Galería de imágenes

Comentarios