domingo 15 de septiembre de 2019
NOTICIAS | 28-06-2017 10:55

¿Sabés cómo se calcula la aerodinámica de un auto?

Túnel de viento, área frontal, resistencia, todos conceptos que intervienen en la eficiencia que posee un vehículo para superar la resistencia al aire. Enterate cómo es el proceso.

Muchas veces hablamos de cuánto combustible consume un vehículo, y tomamos estas cifras como un valor determinante para decidir por tal o cuál auto. No obstante, nunca consideramos un factor clave al momento del gasto de energía: la aerodinámica, o dicho de otra forma, cómo el rodado enfrenta la resistencia que le presenta el aire.

Todos los vehículos tienen al viento (o cualquier otro fluido, dependiendo del transporte que involucremos) como enemigo principal, ya que frena el avance natural. Por eso, las terminales realizan carrocerías cada vez más aerodinámicas.

La manera más tradicional de medir cómo el auto responde a la resistencia del aire es a través del túnel de viento. La forma de la carrocería ingresa en un espacio de medidas gigantesca donde al final hay un “ventilador” súper potente.

En la prueba se mide cómo el rodado impacta de frente contra el aire y, a su vez, cómo cubre el espacio trasero por donde sale el fluido. Este mecanismo arroja un valor que determina el coeficiente aerodinámico del auto. A este número nos referimos generalmente como Cx.

Se puede deducir, entonces, que cuanto más bajo es este coeficiente, más aerodinámico es el producto y ofrece menos resistencia al viento. Pero allí no termina la ecuación: hay que invitar al tamaño del rodado.

El Cx calcula qué tan bien el auto se traslada por el fluido, aunque no toma en cuenta el área frontal del mismo. No es igual una coupé deportiva que un SUV o un micro de pasajeros.

Luego de calcular el área frontal del vehículo (no solo la trompa del auto, sino también el “perímetro”, toda la forma que impacta de lleno con el aire) se multiplica por el coeficiente. Por ejemplo, un área de dos metros cuadrado y un Cx de 0,30, con lo cual la eficiencia será de 0,60.

Desde luego, el valor más importante es este, ya que puede ser un auto muy eficiente a pesar de tener un coeficiente alto (si por caso se habla de un vehículo pequeño). Y, además, habrá que considerar los neumáticos, alerones, tomas de aire, etcétera.

Para dar una referencia de la perfección posible en materia de aerodinámica podemos decir que el objeto más aerodinámico del mundo es una gota de agua, cuyo Cx es de 0,05.

Por citar ejemplos, el concept Renault Trezor tiene un coeficiente de 0,22, muy bajo para el promedio. El Audi A6 se acerca más al promedio, aunque con 0,26 todavía es un valor muy destacado. Sin embargo, algunos súper deportivos tienen un Cx más alto y no por eso se alejan del concepto de mantener la carrocería pegada al piso y ganar adherencia en las curvas, claro que sin olvidar la necesidad de cortar el viento todo lo posible.

Galería de imágenes

Comentarios

MUSICA

Bambi

"Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario