lunes 6 de febrero de 2023
MANTENIMIENTO | 27-12-2018 14:49

¿Dónde está el piloto?

Salvo que uno se fije mucho, es difícil reconocer si un vehículo está equipado con sistemas de automatización de la conducción: cámaras de video, lidares y radares se integran en el diseño. Los primeros prototipos se dieron a conocer hace unos seis años.

El estándar SAE J3016, de “terminos relacionados con los sistemas de automatización para vehículos de motor en carretera”, establece seis niveles de conducción autónoma.

-Nivel 0: No hay automatización de la conducción. Las tareas de manejo dinámico son realizadas completamente por el conductor (o sea por el humano, como siempre).

-Nivel 1: Asistencia al conductor. El automóvil cuenta con algún sistema de automatización de la conducción, ya sea para el control del movimiento longitudinal, para el movimiento lateral, pero no ambas cosas a la vez.

Lee también: Vacaciones: tips para un viaje más seguro en la ruta

El conductor (humano) sigue realizando el resto de tarea del manejo. El sistema no cuenta con detección y respuesta ante objetos y eventualidades de manera completa, y esta tarea recae en el conductor (por ejemplo puede reconocer vehículos, pero no un animal que cruza la carretera).

El funcionamiento del sistema está limitado a ciertas condiciones. El conductor sigue siendo conductor y debe estar atento a todo lo que sucede.

-Nivel 2: Automatización parcial de la conducción. El automóvil cuenta con sistemas de automatización de la conducción tanto para el control del movimiento longitudinal, como para el control del movimiento lateral, ambos a la vez. El conductor (humano) ya no tiene que realizar tareas relativas al movimiento.

El sistema no cuenta con detección y respuesta ante objetos y eventualidades de manera completa, y de nuevo esta tarea recae en el conductor. El funcionamiento del sistema sigue limitado a ciertas condiciones. El conductor sigue siendo conductor y debe estar atento a todo lo que sucede.

Sistemas cada vez más complejos

-Nivel 3: Automatización condicionada de la conducción. El automóvil cuenta con sistemas de automatización de la conducción tanto para el movimiento longitudinal como para el control del movimiento lateral, ambos a la vez.

El sistema cuenta con detección y respuesta ante objetos y eventualidades de manera completa. En este nivel se habla de automovilista preparado para intervenir si el sistema lo solicita o se produce una falla o pérdida de las condiciones de funcionamiento, pasando a ser en ese momento conductor. El funcionamiento del sistema sigue limitado a ciertas condiciones.

Lee también: Cuál es la documentación necesaria para circular

El conductor a veces lo es y a veces no. Para un automóvil con sistema de nivel 3, el estándar SAE J3016 establece que si se produjese una falla del sistema, este debe informar al automovilista de respaldo con tiempo suficiente para que pueda reaccionar adecuadamente e intervenir, mediante un mensaje o alerta de pedido de intervención en la conducción.

-Nivel 4: Automatización elevada de la conducción. El automóvil cuenta con sistemas de detección y respuesta ante objetos y eventualidades de manera completa. Ya no es necesario un automovilista para intervenir si el sistema lo solicita o se produce una falla.

El propio sistema cuenta con un respaldo para actuar en caso de fallas en el sistema principal y poder conducir hasta una manera de riesgo mínimo. Sin embargo el funcionamiento del sistema sigue limitado a ciertas condiciones y por tanto el automóvil puede encontrarse en situaciones en las que no pueda seguir conduciendo. Desaparece la figura del conductor.

-Nivel 5: Automatización completa de la conducción. Ya no es necesario un automovilista preparado para intervenir si el sistema lo solicita o se produce una falla.

El propio sistema de automatización de la conducción cuenta con un sistema de respaldo para actuar en caso de falla del sistema principal y poder conducir hasta una situación de riesgo mínimo. No hay condiciones específicas limitantes para el funcionamiento del sistema, y por tanto el automóvil podría seguir conduciendo en todo momento o circunstancia.

No es necesario el conductor. Para todos los niveles de automatización, incluso en los más altos, el estándar de la SAE reconoce la posibilidad de que siga habiendo un conductor humano, si así lo desea el fabricante, y que este pueda activar o desactivar el sistema de conducción automatizada a voluntad, aunque técnicamente no sea necesario en ningún momento.

Circulando en el mundo real

Cada vez hay más automóviles con nivel 1 de automatización de la conducción, basta con que incorpore un sistema de control adaptable de velocidad de crucero.

No nos referimos al sistema que simplemente mantiene una velocidad programada, sino el sistema más avanzado que además de acelerar, es también capaz de frenar y mantener la distancia de seguridad gracias al sensor de radar. Los modelos con sistema de estacionamiento asistido que solo actúan sobre la dirección pero no sobre el acelerador y el freno, también entrarían dentro del nivel 1, así como los que reconocen las líneas pintadas en el pavimento.

Para el nivel 2 es un poco más difícil encontrar automóviles que cuenten con un sistema adecuado, aunque hay diferentes modelos que poseen un piloto automático temporal para autopista. Podríamos citar por ejemplo al Mercedes-Benz Clase E con Drive Pilot, el Nissan Qashqai con ProPilot o el Volvo XC60 con Pilot Assist, entre algunos otros. Modelos de Volvo y de otras marcas como BMW también tienen capacidad para reconocer de inmediato y actuar ante la eventualidad de atropellar a peatones, ciclistas o motociclistas.

Lee también: Ganó Jair Bolsonaro: ¿adiós Mercosur?

Los modelos con sistema de estacionamiento asistido que actúa sobre la dirección, y también sobre el acelerador y el freno, se consideran de nivel 2. Se encuentran entre ellos, por ejemplo al Audi A3, el Seat León y el VW Golf, para citar a unos pocos. Para el nivel 3 encontramos al automóvil eléctrico Tesla Model S con sistema AutoPilot 2.0, aunque al parecer puede todavía le falte un poco, si atendemos de manera estricta al estándar de la SAE (hay cierta discusión al respecto).

Para los niveles 4 y 5 solo existen prototipos, como el Google autónomo con y sin conductor, que se están experimentando de manera intensiva, y que por ahora tienen prohibido circular en las vías públicas del tránsito de los diferentes países. El Google sin conductor es un modelos muy pequeño que ni siquiera tiene volante ni pedales de acelerador y freno, y que es directamente un robotaxi que nos lleva y nos trae, pero solo si no hay una condición limitante del funcionamiento del vehículo.

Por supuesto que este pequeñín solo está rodando en circuitos cerrados de pruebas. Con estos altos niveles de la automatización también serán necesarios los sistemas inalámbricos de comunicación de vehículo a vehículo (V2V) y vehículo a infraestructura (V2I). Como podemos imaginar queda un gran espacio para recorrer para ver en nuestras calles, rutas y autopistas automóviles altamente automatizados.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Más en