sábado 28 de mayo de 2022
MANTENIMIENTO | 27-10-2021 11:46

¿Cuáles son las problemáticas más comunes del motor y cómo afectan a la vida útil del vehículo?

Tener el auto en buenas condiciones puede ser una tarea difícil si no estamos atentos a las principales problemáticas que pueden surgir con el paso del tiempo. Petronas realizó una serie de consejos para tener en cuenta.

Un vehículo requiere atención para prevenir desperfectos mecánicos que desencadenen en complicaciones difíciles de solucionar. Entre los más comunes, pero menos conocidos, podemos mencionar la Pre-Ignición a Baja Velocidad, o comúnmente llamada LSPI por sus siglas en inglés (Low Speed Pre-Ignition).

Básicamente, son detonaciones que ocurren en los motores a nafta con inyección directa. Consiste en autoinflamaciones involuntarias y no controladas de la mezcla de combustible y aire en el motor, antes del encendido por la chispa.

Son igniciones prematuras porque se producen momentos antes que el pistón alcance su punto superior. Es importante mencionar que la LSPI es un problema común en los motores con turbocompresor, más conocido como turbo, el cual está presente en todos los motores diésel modernos.

Otra de las fallas mecánicas a tener en cuenta, si no hay un mantenimiento adecuado, es el desgaste de la cadena de distribución. Su principal tarea es hacer funcionar al motor de forma eficiente dado que gobierna la sincronización de válvulas y ciclos de tiempo del motor.

Petronas Syntium

¿Cuáles son las consecuencias para el motor?

Según Petronas, la reiteración de eventos de Pre-Ignición a Baja Velocidad (o “detonaciones”) puede ocasionar serios problemas de roturas de piezas y elevadas formaciones de lodos y barnices.

El pre-encendido provoca daños muy severos dado que ocurre aleatoriamente cuando el pistón se encuentra en ascenso hacia el punto muerto superior.

Los daños más comunes son, alaveo de bielas, rotura del aro de compresión, daño en el aro recuperador de aceite y daño en la cabeza del pistón. Es recomendable estar atentos ya que cualquiera de estos serios problemas se puede producir en el corto plazo a consecuencia de muy pocas reiteraciones de pre-ignición.

En cuanto a la cadena de distribución, si bien está diseñada para que no se tenga que cambiar nunca en la vida útil de un vehículo, es inevitable que con el paso del tiempo sufra un desgaste provocando que se destense y que tenga que cambiarse cada cierta cantidad de kilómetros recorridos.

Prevenir para no curar

El mantenimiento adecuado se logra utilizando un lubricante que cumpla la especificación requerida por el fabricante, realizando los cambios de aceite en los tiempos especificados en el manual, reemplazando los filtros y manteniendo el nivel de aceite de cárter dentro del rango establecido en la varilla de medición.

Para minimizar las posibilidades de Pre-Ignición a Baja Velocidad y mantener la cadena de distribución en condiciones, es conveniente seleccionar productos que obedezcan a las normas incorporadas al mercado para proteger el motor de los vehículos. En este sentido es importante que los fluidos y lubricantes cuenten con las normas indicadas, que garanticen la protección que el motor necesita.

Las normas API SP e ILSAC GF-6 fueron incorporadas al mercado en mayo de 2020 y traen nuevas ventajas en la durabilidad y protección de los motores y aportan soluciones a los principales problemas que se presentan en los motores a nafta, de inyección directa y cada vez más comprimidos.

Desde Petronas indican que sus últimos productos (Syntium 7000 Hybrid y Syntium 3000 XS) incorporan las normas API SP e ILSAC GF-6 que contribuyen a la protección contra LSPI (pre-ignición a baja velocidad), controlar el desgaste de la cadena de distribución, mejorar la protección contra el desgaste y ayudar a economizar combustible.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Más en