lunes 16 de septiembre de 2019
CLáSICOS | 17-08-2019 16:34

Zagato: cuando la elegancia también es sofisticación

Italia conquistó el mundo del diseño automotor gracias a célebres nombres cuya preocupación por la estética siempre fue primordial. Repasamos los primeros 100 años de historia de uno de sus más talentosos representantes.

Ugo Zagato nació el 25 de junio de 1890 en Milán, dentro de un núcleo familiar con cinco hermanos. Su padre falleció cuando él tenía sólo quince años, lo que lo obligó a emigrar a Alemania para forjarse un futuro en la industria metalúrgica de Köln.

Tras realizar el servicio militar en Italia, comenzó a trabajar en Carrozzeria Varesina, mientras estudiaba en la Escuela de Diseño de Santa María. El comienzo de la Primera Guerra Mundial lo obligó a trasladarse a Turín y unirse al fabricante de aviones Pomilio, donde aprendería todo lo relacionado a esta industria creciente.

ZAGATO / Clásico

En 1919 se independizó, creando la empresa Carrozzeria Ugo Zagato & Co. en Milán, con el claro objetivo de aplicar todo lo aprendido durante los años de conflicto bélico en el mundo del automóvil. Todas las técnicas constructivas sofisticadas que combinan los elementos livianos con la penetración del aire, fueron aplicadas a los pesados y voluminosos vehículos de calle. Ugo aportó nuevas estructuras livianas similares al fuselaje de un avión, que decantaron en el chasis de aluminio. Estas ideas revolucionarias le abrieron las puertas de grandes establecimientos ya entonces reconocidos, como Alfa Romeo.

Un diseñador solicitado

Al poco tiempo, Zagato vio una vidriera interesante en el mundo de las competiciones, y hacia allí fue. Alfa Romeo le ofreció el diseño de la carrocería del Alfa 6C 1500, que tenía que ser liviano y veloz. En la edición de 1927 de la Mille Miglia obtuvo el segundo puesto, y ganó en la siguiente edición. Esta fórmula de éxito se aplicó a su evolución, el Alfa Romeo 6C 1750, con el cual obtuvo las victorias de la Mille Miglia en 1929 y 1930.

ZAGATO / Clásico

Este palmarés salpicó a Zagato, y así aparecieron nuevos clientes importantes en reclamo de sus diseños: Bugatti ,  Maserati , Diatto y  Rolls-Royce . Durante estos años nacieron sus dos hijos, Elio y Gianni.

La preocupación por la aerodinámica en los años posteriores supuso un hito en el diseño del automóvil. Zagato era un pionero y tomó ventaja de ello, desarrollando el parabrisas inclinado, faros empotrados en semiesferas de aluminio que luego pasarían a incorporarse dentro de la carrocería, y llantas perforadas que facilitaban la refrigeración de los frenos. Otro auto icónico de Zagato fue el Lancia Aprilia Sport de 1938, un ejemplar único pensado para competición, que se vio truncado debido al estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Ugo Zagato tuvo que huir de Milán hacia Lago Maggiore, ya que un devastador bombardeo de la RAF destruyó sus instalaciones y lo obligó a trasladar la compañía a Saronno, para fabricar vehículos militares. Terminada la guerra, volvió a Milán y se instaló cerca de su principal cliente, Alfa Romeo.

ZAGATO / Clásico

Un pionero y su descendiente

Su primer trabajo de la etapa de posguerra fue para Isotta Fraschini, con el Monterosa Zagato, un sedán aerodinámico con motor posterior y de líneas muy atractivas. Zagato comenzó a interesarse en mejorar la especialidad interna de sus autos, y así también llegaría la adopción de materiales nuevos como el plexiglás, que se caracterizaba por su liviandad y transparencia. Este material le permitió desarrollar el concepto de “cuerpo panorámico”, rápidamente adoptado por Maserati, Lancia, Fiat y MG.

En 1949, Zagato construyó para Antonio Stagnoli una carrocería panorámica para su Ferrari 166 Mille Miglia. En la década del ´50, su hijo mayor, Elio, terminó sus estudios universitarios y su padre le regaló un roadster basado en el chasis de un Fiat 500 B de 1947 con el que comenzó a competir a nivel amateur. Participó en 150 carreras, de las que ganó 85, incluyendo la Targa Florio, varias copas europeas, el Campeonato Internacional Gran Turismo en el circuito de Avus con un Fiat 8V Zagato y cinco campeonatos de la Serie GT.

ZAGATO / Clásico

Pero también se hacía de tiempo para ayudar a su padre en la compañía. Fue nombrado gerente y se hizo fuerte en las carrocerías GT, lo suficientemente livianas como para usarse en las carreras. Clientes como AC, Alfa Romeo, Abarth, Aston Martin , Bristol, Ferrari, Fiat, Maserati y Jaguar se beneficiaron de estas carrocerías. La creciente demanda de productos salidos de Carrozzeria Zagato obligó a una expansión. Elio levantó una segunda fábrica.

En 1960, Ugo Zagato fue galardonado con el premio Compasso d’Oro por el diseño del Fiat Abarth 1000 Zagato; también ese año nació el famoso Aston Martin DB4 Zagato, una versión mejorada del DB4 estándar que lo hacía más competitivo en circuitos. Más adelante, optó por procurar diseñar carrocerías especiales montadas en serie y equipadas con componentes e interiores suministrados por los principales constructores. Así aparecieron varios modelos de Alfa Romeo y Lancia, a la par que se incorporaron nuevos clientes: Lamborghini, Rover y Honda.

ZAGATO / Clásico

De convertibles y coupés

En 1968, tras la muerte de su padre, Elio tomó la dirección absoluta de la empresa. La nueva década implicó cambios drásticos en las líneas de diseño. En 1971, Luigi Chinetti encargó una Ferrari denominada 3Z, que se destacaba por volúmenes cuadrados y pronunciadas aristas. También nacieron los Alfa SZ, TZ y Junior Z, y los Lancia Flaminia y Fulvia Sport Zagato. Tres años más tarde, Chinetti le encargó dos nuevos diseños: la Ferrari 330 Convertible Zagato y el Cadillac NART Zagato.

Terminada la recesión económica ocasionada por los problemas económicos de la crisis del petróleo, llegaba el furor por los convertibles y coupés de edición limitada. El Aston Martin Vantage (50 unidades) y el Volante Zagato (33 unidades) fueron la máxima expresión de esta bonanza económica. En 1989, Zagato desarrolló el último modelo Alfa Romeo en utilizar tracción trasera, el SZ/RZ (coupé/roadster). Denominado “Il mostro” por sus extrañas formas y proporciones, era un modelo de serie limitada con cuerpo de fibra y las entrañas del Alfa 75 3.0 V6, capaz de entregar 210 CV. En 1991 y 1993, dos nuevos modelos de la casa del cavallino rampante salieron de su estudio de diseño, basados en la 348 y la Testarossa, respectivamente. Las tendencias marcadas por Zagato influyeron en los siguientes ejemplares de Ferrari: F355, 360 Modena y Enzo.

ZAGATO / Clásico

En 1996 aparecería el inolvidable Lamborghini Raptor Zagato, que no pudo ser fabricado en serie y quedó como un one-off. En el auto se utilizaron nuevos sistemas de diseño que, entre otras cosas, permitieron la construcción de una maqueta virtual.

En 1998, Fiat le encargó el diseño y producción de tres prototipos con bajo consumo de combustible (3 litros cada 100 km). El cambio de siglo supuso la llegada de muchos proyectos especiales encargados por firmas de diversos orígenes: Aston Martin,  Bentley , Ferrari, Maserati, Spyker, Diatto, BMW y Alfa Romeo consolidaron el negocio de fabricación de modelos hechos a medida, generalmente coupés de dos puertas y dos asientos.

ZAGATO / Clásico

Al fallecer Elio Zagato en 2009, a los 88 años, heredó la empresa familiar su hijo Andrea, quien continúa el legado con varios éxitos desarrollados para Aston Martin.

at Gustavo Piersanti

En esta Nota

Comentarios

MUSICA

Bambi

"Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario