domingo 17 de noviembre de 2019
HOMBRES DE AUTO | 03-07-2019 15:00

¿Quién fue Sophie Marie Opel?

Debido al empuje y determinación de Sophie, que implantó un sistema de producción muy perfeccionado, los modelos de Opel se distinguieron por su duración y su funcionamiento seguro, cualidades que hicieron famosa a la marca.

En Alemania se reivindica la singular figura de Sophie Marie Opel (1840-1913), una de las primeras empresarias industriales germanas de la historia.

Tras contraer matrimonio con el fundador de la firma, Adam Opel, decidió sumarse a los esfuerzos de su marido para sacar adelante una pequeña fábrica situada en el pueblo de Rüsselsheim, a orillas del Rhin  y cercano a Frankfurt, en la que se fabricaban máquinas de coser y bicicletas.

Aportando una inversión de 10.000 marcos, una suma astronómica por aquél entonces procedente de un premio de la lotería conseguido por su padre, dio pie a la compra de una máquina de vapor que permitió a la joven empresa  poner en marcha su producción.

Tras el fallecimiento de Adam (1895), Sophie fue la encargada, con ayuda de sus hermanas Dorothée y Elisa, en sacar adelante las obras de Rüsselsheim, hasta completar su transformación en una moderna fábrica de automóviles sistema Lutzman con patente de Opel, que no resultó rentable.

Entonces, los cinco hijos de Sophie, bajo sus directivas, establecieron contactos con el entonces ya famoso constructor de automóviles Darracq, para fabricar unidades bajo licencia. En la construcción automovilística se invirtió hasta el último marco, incluyendo la fortuna personal de Sophie. En 1902, la firma Opel pudo presentar cuatro modelos en la Exposición de Hamburgo, Alemania.

En 1906 se extinguieron los acuerdos con la Darracq, y la producción de Opel, aunque seguió estando inspirada en los esquemas básicos de la marca francesa, adoptó características particulares y originales. Su excelente calidad y los numerosos éxitos deportivos contribuyeron a que Opel figurase muy pronto entre las principales marcas alemanas de automóviles.

Tras el fallecimiento de Sophie, sus hijos continuaron con el legado familiar. Las sensacionales experiencias de Fritz von Opel con su automóvil accionado con un motor de cohete, se remontan al año 1928.

Técnicamente interesantes, aunque poco significativas para el progreso de la técnica automovilística, constituyeron un importante factor de producción para la marca. El primer automóvil con motor de cohete, con una estructura bastante elemental y denominada Rak 1, alcanzó en el circuito de Rüsselsheim una velocidad de más de 100 km/h.

Sus versiones sucesivas, el Rak 2 y el Rak 3, fueron presentadas en el circuito berlinés de Avus y permitieron a Fritz von Opel alcanzar 254 km/h. En 1929, en plena crisis mundial, la empresa, que hasta entonces había sido propiedad de la familia Opel, se transformó en una sociedad por acciones, la mayoría de las cuales fue adquirida por la General Motors.

Finalmente y a partir de 2017, la firma pasó a manos del consorcio industrial PSA de Francia. Sophie Marie Opel, una mujer enérgica y emprendedora, demostró que no solo era patrimonio de los hombres estar al frente de grandes empresas industriales. Gracias a sus conocimientos técnicos adoptó los más avanzados métodos para alcanzar altísimas calidades en las máquinas que salieron de su fábrica.

at Pablo Jorge Gualtieri

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario