domingo 15 de septiembre de 2019
MERCADO | 21-07-2015 07:43

Los 10 ruidos más comunes en los autos

Silbidos, crujidos y hasta un musical “clac” pueden ser señales de que algo no anda bien. Aquí, diez de los más comunes gritos de auxilio de nuestro auto.

Con el correr de los kilómetros, en los vehículos suelen ir apareciendo molestos ruidos, de los que desconocemos su origen. Algunos pueden avizorar un grave problema que ponga en riesgo la seguridad nuestra y la de terceros. Otros, en cambio, son más inofensivos, pero no por ello dejan de ser preocupantes. De por sí los ruidos normales no existen, y por eso elegimos un listado con 10 ruidos mecánicos para poder identificarlos antes de caer en un servicio oficial o taller especializado. Quedan excluidos los típicos grillos del habitáculo, ya que estos suelen ser muy difíciles de hallar dependiendo del vehículo en cuestión.

1- Silbido: Se debe en la mayor parte de los casos a una fuga del caño de escape, o junta del múltiple soplada. Se produce cuando los gases son expulsados por un pequeño espacio, que también pueden cambiar el sonido del motor. Otro tipo de silbido puede provenir por una fuga en una manguera de vacío defectuosa, pero esto ya es más difícil de hallar. En general no presenta gravedad.

2- Crujido o ruido seco: Si al tomar un pozo o corte del camino el auto manifiesta un ruido seco, seguramente nos encontramos frente a un problema en el tren delantero. Lo causan en mayor medida bujes de parrillas de suspensión o barra estabilizadora, rótulas y extremos o precups de dirección. Pueden generar una rotura a futuro y comprometer la seguridad del vehículo, por lo que debe ser solucionado de inmediato.

3- Chirrido al arrancar: Si al poner en marcha el motor se deja escuchar un chirrido, es probable que sea consecuencia de una correa en mal estado. En general la causante es la correa de accesorios o poly v, que comanda el alternador y en algunos casos la bomba de agua. También el defecto puede provenir por un tensor en mal estado, que no cumple su función. No compromete la seguridad, pero te puede dejar “tirado” en la calle, por lo que es conveniente solucionarlo lo antes posible.

4- Chirrido al frenar: Quien no sufrió en su auto alguna vez un ruido de este tipo, proveniente de los frenos. Las pastillas suelen ser las culpables ya que algunas tienen una punta metálica, que tienen como única misión hacer ruido para indicar que llegaron al fin de su vida útil. Si el chirrido comenzó al reemplazar las pastillas, el problema se debe a que resuenan dentro del cáliper, o a un compuesto no adecuado. Lo ideal es reemplazarlas por unas con placa antirruido.

5- Un “clac”… al soltar el embrague: Los semiejes son los encargados de generar tracción en las ruedas delanteras, y estos permiten su articulación a través de las homocinéticas y tricetas, que pueden tomar juego con el uso y generar ruido bajo esas circunstancias. De ser tracción trasera, serán las crucetas del cardán las encargadas de esa anomalía. Dadas las circunstancias, también un sonido similar puede provenir del tren delantero, pata de motor o diferencial.

6- Gruñido al doblar: Si en un auto escuchamos algo parecido a un gruñido de un animal al girar la dirección, probablemente se trate de un problema en la bomba hidráulica. La mayor parte de las veces esto se puede corroborar haciendo que la dirección llegue al tope, en cualquiera de sus extremos. En ese caso el ruido se hará mucho más audible. Por lo general no compromete la seguridad, pero puede terminar con la vida de la asistencia en la dirección.

7- Detonación: Vulgarmente denominado pistoneo, es un problema que está muy ligado a la calidad de los combustibles. Aparece en las aceleraciones o cuando el motor es sometido a carga. Se manifiesta con varios ruidos consecutivos, producto de un problema de encendido anormal dentro de la cámara de combustión, donde hay múltiples frentes de llama. Cuando estas ondas de presión chocan, producen un sonido similar a un martilleo. Las consecuencias, si no se soluciona a tiempo, pueden ser críticas para los pistones.

8- Golpeteo del motor: En la mayoría de los casos es originado por problemas en el tren de válvulas. Cada vez hay menos motores con válvulas regulables manualmente, la mayoría utilizan botadores que funcionan con aceite, y que con el tiempo pueden dejar de funcionar correctamente. Es más notorio con el motor frío, y en bajas vueltas. Si el traqueteo aumenta mientras ejercemos presión en el acelerador, y a medida que el motor llega a su temperatura de funcionamiento, el golpeteo puede estar indicando que el motor está en sus últimos servicios, y el ruido lo provoquen directamente los cojinetes.

9- Molienda de engranajes: Las cajas de velocidades manuales, si son maltratadas, pueden generar un ruido de este tipo en el pasaje de cambios. Será así, si fueron utilizadas bajo uso severo, pero en la gran mayoría de los casos un embrague que no cumple bien su función puede ser el responsable. Si el ruido aparece solo al colocar marcha atrás, no es demasiado grave, ya que esa es la única marcha no sincronizada. Para olvidarnos de ese ruido, el mejor tip es previamente colocar una marcha cualquiera hacia adelante, eso detendrá por completo los engranajes, para luego sin soltar el embrague, engranar la marcha atrás sin ruidos.

10- Zumbido: Si se trata de un auto con tracción trasera, es muy común que el diferencial genere con el tiempo un molesto zumbido al elevar la velocidad. Pero también puede ser producto de la caja de velocidades, por lo que no queda reservado sólo a vehículos con este tipo de tracción. Otros zumbidos pueden venir de los rulemanes, de ruedas o de piezas mecánicas, como la bomba de agua o el alternador. No auguran una rotura inmediata, pero deberá ser reparado lo antes posible.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

MUSICA

Bambi

"Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario