martes 23 de julio de 2019
NOVEDADES | 08-07-2019 09:00

Jan Lammers: “Estamos orgullosos y felices por Max”

Luego de 35 años y de la mano del entusiasmo generado por Max Verstappen, Holanda volverá a recibir a la Fórmula 1 en el circuito de Zandvoort. Sucederá en 2020, y para hablarnos sobre ello, nadie mejor que su actual Director Deportivo.

Desde que en el GP de España de 2016 Max Verstappen (nacido en Bélgica el 30 de septiembre de 1997, pero con licencia holandesa), se convirtiera en el piloto más joven de la historia en ganar una competencia de F.1, sus fans no dejan de multiplicarse. En el último GP de Austria (que lo viera triunfador en la categoría por sexta vez, y en dos ocasiones consecutivas en el A1 Ring), y más allá de la polémica nacida por su sobrepaso a la Ferrari de Charles Leclerc a dos vueltas del final, lo cierto es que 25.000 holandeses se hicieron presentes en las tribunas de Spielberg.

El único color en medio del verdor veraniego: el naranja, intenso como el fervor de sus seguidores. “En Holanda, dos millones de personas vieron esa carrera por televisión, y diez mil a través de pantallas gigantes”, nos comentó Jan Lammers, nacido, precisamente, en la ciudad costera de Zandvoort. “Y eso es mucho, muchísimo, para un país tan pequeño como el nuestro, con poco más de 17 millones de habitantes”, aclaró.

La charla tuvo lugar en el “hospitality” de BMW en Norisring, Alemania, donde el ex piloto de Fórmula 3, Fórmula 1 (debutó con ATS en 1979 en el GP de la Argentina) y las 24 Horas de Le Mans, participó en la conmemoración de los 40 años del legendario M1 de la marca durante el fin de semana del torneo DTM.

Parabrisas: En primer lugar, ¿en qué consiste tu trabajo en el circuito de Zandvoort?

Lammers: Desde el 1 de abril soy el Director Deportivo, y como tal me encargo del contacto con los medios de prensa, de arreglar los derechos de televisión y asesorar sobre todo lo que tiene que ver con los cambios que tenemos que llevar a cabo.

P: ¿En qué consisten?

L: Básicamente, en modificar tres de las quince curvas: la número 3, la chicana y la última antes de la recta, que será más peraltada para que los autos puedan abrir el DRS y así, con mayor velocidad, sean posibles los sobrepasos en la recta. Pero mantendremos su carácter, por supuesto. Y, por otro lado, debemos extender en ocho metros la parte trasera de los boxes.

P: ¿Cuándo comenzarán esos trabajos?

L: No nos llevarán más de un mes, suponemos, de modo que empezaríamos en octubre, porque tenemos carreras casi todos los fines de semana. No son trabajos complicados; creemos que, en lo que concierne al circuito, las tareas estarán terminadas en noviembre, y el total de las obras, la parte edilicia, antes de fin de año. La empresa que realizará los cambios tiene una capacidad operativa de 300 metros por hora, de manera que, teóricamente, se puede realizar en unas dieciséis horas.

P: Suena muy simple, aunque no son pocos los que cuestionan este Grand Prix…

L: Es cierto, tengo la impresión de que todo el mundo parece muy sorprendido de que lo logremos y se muestran muy preocupados. Menos nosotros. Pero es cierto que hay mucha gente que habla sin saber. Por nuestra parte, ningún estrés. Luego la FIA hará su verificación para ver si está de acuerdo, pero estamos muy tranquilos. El asfalto del circuito es nuevo, se reasfaltó hace apenas dos o tres años.

P: De todos modos, ¿cómo se preparan para recibir a tantos aficionados? Uno de los puntos que se cuestionan es que hay sólo dos carreteras de acceso al circuito…

L: Será un problema, sí, pero no podemos hacer mucho al respecto (sonríe). No somos los únicos complicados en este sentido. Pensá en lo que sucede en Mónaco, por ejemplo. Bueno, será lo mismo o parecido. Los espectadores deben saber que no podrán dejar el circuito antes de las seis de la tarde, si no quieren sufrir embotellamientos… ¡Los vamos a entretener hasta las once de la noche! No, en serio, les aconsejamos tener sentido común, sólo se trata de eso. En todo caso, Zandvoort es una ciudad turística (con alrededor de cinco millones de visitantes por año), así que estamos acostumbrados. Durante los fines de semana de verano, por ejemplo, llegan unos 80.000 visitantes. Por nuestra parte, contamos con que tendremos una asistencia de unas 300.000 personas durante los tres días del Gran Premio. Colocaremos tribunas temporarias, al estilo de Mónaco, justamente, o Canadá.

P: ¿Es verdad que las entradas ya están agotadas?

L: No, no, hace apenas un par de semanas habilitamos un link para que los eventuales espectadores puedan ver los precios (que son muy accesibles, van desde los 20 euros en el caso de los niños hasta los 585), dependiendo del día y del sector elegido.

P: ¿Se puede hablar del monto de la inversión que demandarán las modificaciones?

L: No. (Risas.) Bueno, digamos que entre 5 y 10 millones de dólares, tal vez un poco más.

P: Parece una inversión nada exagerada si la comparamos con el entusiasmo que genera en los fans de Verstappen. ¿Su presencia en la F.1 le cambió la historia al circuito de Zandvoort?

L: Totalmente. Es increíble lo que sucede con Max. Y estamos muy orgullosos y felices. ¡Es tan bueno para la F.1 tener a un piloto como él! Además, nuestro regreso al calendario coincide con la celebración de los 70 años de la F.1, de manera que esperamos contar también con las carreras soporte habituales: Fórmula 3, Fórmula 2… Y nuestros DJs, que son los mejores del mundo, no van a faltar en shows sensacionales para atraer al público…

P: A pesar de que con la presencia de Max les basta…

L: Por supuesto (risas). Pero los espectáculos musicales no pueden faltar, y muchos otros eventos paralelos, porque queremos que toda la familia disfrute de un fin de semana inigualable. En ese sentido estamos programando muchas alternativas para los tres días.

P: ¿Ya tienen fecha?

L: Suponemos que será en mayo.

P: Por último, ¿cómo les resulta trabajar con la gente de Liberty Media?

L: Muy bien, aunque cuentan con tanta gente en los diferentes departamentos (comercial, legal, deportivo, etc.), que por momentos se torna un poco complicado. Pero después de poner la firma en el contrato, lo único que uno tiene que hacer es cumplir con sus obligaciones, así que estamos muy tranquilos y seguros de que será un éxito.

GP Holanda

Mónaco sin muros

Zandvoort, con una longitud de apenas poco más de 4 kilómetros, se transformó en circuito permanente luego del éxito obtenido en una carrera realizada en 1939 en un circuito callejero. Así, la primera competencia en ese trazado se llevó a cabo el 7 de agosto de 1948, y comenzó a integrar el calendario de la F.1 a partir de 1952. Se llevaron a cabo 30 carreras de la categoría. Durante mucho tiempo, fue habitual ver a los F.1 transitando en vías públicas desde sus boxes temporales en la ciudad hasta el circuito y viceversa. Esta tradición fue restaurada con el desfile de pilotos a través del centro de Zandvoort, y así es posible ver a autos históricos, coches de turismo y GT pasar delante de miles de espectadores el sábado a la noche previo a cada competencia.

Modificado en pos de la seguridad en la década del `70 y también llamado “el Mónaco sin muros” por su estrechez, tuvo su última cita de F.1 en 1985. Pero se despidió, al cabo de 30 ediciones, con un podio de lujo: el ganador fue el ya entonces tricampeón del mundo Niki Lauda (competía en su última temporada en la categoría), con el McLaren MP4/2B, y lo siguieron su compañero de equipo, Alain Prost, y el inolvidable Ayrton Senna (con Lotus). Fue, también, la última victoria (número 25) del recientemente fallecido piloto austríaco.

at Texto y fotos: Silvia Renée Arias (Especial desde Nürenberg, Alemania.)

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Música

Yataians

Mirá el video y enterate de lo que tenés que saber.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario