martes 27 de septiembre de 2022
TEST | 25-06-2017 10:00

Audi Q2 Sport 1.4 TFSI Stronic

Por Walter Togneri Es el cuarto SUV de la marca alemana y una de las piezas más importantes de sus planes para nuestro país. Se destaca por calidad, respuesta dinámica y equipamiento. Además, es el primer exponente de la nueva línea de diseño de la marca.

Hace algunos años, no muchos, los SUV eran una suerte de experimento, unidades que intentaban demostrar que los todo terreno y los familiares pueden convivir en una una misma carrocería. El concepto era difícil de asimilar para el público en general, hasta que alguien le encontró la vuelta.

Fiat inició, en la década de 1990, la saga de los modelos pseudo off-road, pero Ford dio en la tecla con EcoSport, producto con el cual se volvió a escribir la historia de los Sport Utility ¿Por qué? Porque los SUV compactos (tal la creación de la marca del óvalo) confirmaron que esa combinación entre desempeño especial y versatilidad no era solo una moda.

Sin embargo, la prueba de fuego para la aceptación definitiva de los SUV se dio entre las marcas premium. Cuando el Cayenne de Porsche se transformó en el modelo que acumulaba el cincuenta por ciento de las ventas totales de la marca de Stuttgart, no quedó espacio para más dudas: hoy casi todas las marcas tienen un SUV que ofrecer.

Audi es una de las que supo aprovechar esta realidad y, rápidamente, armó su oferta de Sport Utility, actualmente conformada por cuatro productos: Q7, lanzado en 2005, llegó a la Argentina un año después; Q5 (2008), Q3 (2011) arribó a nuestro país en 2012, y Q2, que acaba de llegar.

El nuevo modelo tiene por misión impulsar las ventas de Audi reforzando la estrategia mediante la cual la marca de los anillos pretende volver al primer puesto en el podio de las marcas premium en Argentina.

Efecto visual

Como todos los Audi el Q2 muestra un estilo muy personal en el que prevalecen rasgos deportivos, aunque en este caso con cierto toque juvenil. En el diseño se destaca el nuevo formato de la trompa, con la parrilla enmarcada por un perímetro de aluminio y flanqueada por los grupos ópticos con luces led.

Atrás, aparece el portón (en la unidad de prueba era eléctrico, un opcional) y los faros que también cuentan con led (de encendido progresivo en las luces de giro). Los laterales, en tanto, reciben un tratamiento estilístico llamativo, con sectores planos a la altura de la cintura, pasarruedas con las curvas remarcadas (pueden pedirse pintados de color negro) y los parantes C anchos cuyo color, diferenciado de la carrocería, se puede elegir entre varias opciones. Las llantas son de aleación, de 18 pulgadas (opcional), pero la rueda de repuesto es temporal.

Sin embargo, a pesar de esa presentación, el Q2 llama la atención por un particular efecto visual: es más grande de lo que parece. Desarrollado sobre la plataforma modular MQB, este SUV compacto mide 4,19 m de largo, 1,79 de ancho y 1,50 m de alto, es decir que es levemente más pequeño que el A3 Sportback (4,3 m) y unos pocos centímetros más grande que el A1 (3,97 m). El BMW X1, posible rival del Q2, es más grande, ya que sus cotas son 4,48 m, 1,80 m y 1,54 m, respectivamente.

La distancia entre ejes del Q2 (2.595 mm) da lugar a un habitáculo amplio con espacio suficiente para que cuatro adultos viajen con comodidad: la plaza central trasera es ajustada.

En cuanto al baúl, ofrece una capacidad de 405 litros y algunas soluciones prácticas, como el sistema retráctil que sostiene en posición elevada al cobertor, y respaldos traseros abatibles.

Preparado

La calidad de materiales y terminaciones sigue la fórmula de calidad acostumbrada por la marca de los anillos.

Las butacas delanteras, de diseño deportivo y decoración al tono del color de la carrocería, cuentan con ajuste en altura (manual) y lumbar (eléctrico), característica que, asociada con la doble regulación de la columna de dirección, ayuda al conductor a encontrar la mejor posición frente al volante con facilidad, ubicación desde la que llegará a todos los comandos sin problemas.

Audi Q2 llega en un configuración de equipamiento denominada Serie a la que se puede agregar un paquete denominado Sport. La configuración básica cuenta con, Drive Select (ajusta diferentes parámetros del vehículo), climatizador automático, los ya mencionados faros ciento por ciento led, sensor de estacionamiento trasero, control de velocidad crucero, volante multifunción, equipo de audio con entradas USB, auxiliar y bluetooth, sistema de información con pantalla color y llantas de aleación de 16 pulgadas. Además, la carrocería tiene sectores de color negro.

El paquete Sport suma, techo solar, portón trasero eléctrico, butacas deportivas, llantas de 17 pulgadas (de 18, en la unidad probada), retrovisores externos abatibles, y una serie de dispositivos electrónicos, entre los que podemos mencionar, head up display y el particular sistema Virtual Cockpit que lleva al tablero las imágenes en alta resolución de, por ejemplo, el navegador. Se complementa con una pantalla TFT de 12,3 pulgadas.

On demand

Audi Q2 llega al país en una sola opción de motor, el conocido cuatro en línea 1.4 naftero turbo de 150 CV que emplean muchos otros modelos del grupo Volkswagen. Se trata de un motor progresivo gracias a un sistema de sobrealimentación que siempre está dispuesto a empujar, incluso desde la parte baja del tacómetro ya que el torque máximo (25,5 kgm) está disponible desde las 2.500 rpm.

Además, la caja automática de doble embrague y siete relaciones contribuye con su escalonamiento para mejorar la respuesta, especialmente cuando la electrónica del Q2 está seteada en modo Sport, condición en la cual la respuesta dinámica (incluyendo dirección y frenos) es destacada.

La gran novedad de este motor es la incorporacion del sistema de desconexión de cilindros (Motor Cylinder on demand) que anula dos en determinadas circunstancias de circulación, para reducir el consumo de combustible. Según datos de la compañía, gracias a este dispositivo el gasto de carburante puede bajar hasta un veinte por ciento.

Oferta local

La oferta local del Q2 estará compuesta inicialmente por la versión Serie con el motor 1.4 de 150 CV, caja S-tronic y tracción delantera que se comercializa con un valor de 44.000 dólares.

El agregado del paquete Sport completo demanda unos diez mil dólares extra, motivo por el cual se posicionaría de manera ventajosa frente a sus rivales, entre los cuales el más directo podría ser el BMW X1 xDrive 20i, aunque esta versión tiene motor de 192 CV, caja de ocho velocidades, tracción integral y baúl de 420 litros, y vale 59.900 dólares.

Q2 llega a la Argentina como parte de la estrategia planeada por Audi para mejorar su performance de ventas en el país. Y es lógico que este sea el modelo elegido ya que el crecimiento de los SUV compactos a nivel global es un respaldo inobjetable.

Antes de fin de año se sumarán opciones con motor 2.0, aunque por el momento no está definida la fecha exacta de su llegada.

También te puede interesar

Comentarios

Más en