miércoles 3 de marzo de 2021
HOMBRES DE AUTO | 21-05-2020 22:53

Percy Shaw: el hombre que inventó los “ojos de gato”

Vida y obra del inglés que, tras inventar este elemento que revolucionó señalización vial en la década de 1930, pasó de ser un peón a un excéntrico millonario.

El célebre poeta francés Théophile Gautier escribió, refiriéndose a los gatos, “¿Quién puede creer que no hay alma detrás de esos ojos luminosos?”.

Tal vez inspirándose en esta cita y en lo que pudo contemplar personalmente, el inglés Percy Shaw (1890-1976) pasó de ser un peón de vialidad a un excéntrico millonario gracias a su singular invento que también lo hizo famoso en todo el mundo.

Durante su trabajo, y mientras manejaba, Shaw se dio cuenta de que las carreteras serpenteantes y sin iluminación de Halifax eran peligrosas de noche, incluso con las luces de los automóviles.

Hombre de auto: Percy Shaw
Las bolas o esferas de vidrio reflectoras en una carretera británica. 

Estamos hablando de un hecho acontecido en la segunda década del siglo XX. En una ocasión Percy iba conduciendo cautelosamente en una noche oscura y brumosa, cuando se dio cuenta de que podía ver dos pequeñas luces verdes, una al lado de la otra: eran las luces de sus faros reflejados en los ojos de un gato que estaba trepado en una cerca al borde del camino.

“Fue el inventor del dispositivo conocido como ojos de gato (catseyes, en inglés), que refleja la luz y permite ver la delimitación del camino, evitando así accidentes.”

Esta narración, citada por Stephen van Dulken en su libro “Inventing The 20th Century” y por otros autores, sugieren que Percy se preguntó si podría crear un dispositivo barato y sencillo que realizara la misma función al estar incrustado en la carretera, y así nacieron los “catseyes” (ojos de gato) o reflectores del camino.

Hombre de auto: Percy Shaw
Las tachas reflectivas permiten delinear de manera efectiva la ruta en condiciones de baja visibilidad o de noche.

Shaw nunca confirmó que se haya basado en los ojos del gato, y llegó a afirmar que en realidad la idea le surgió al ver las brillantes superficies de las vías de los tranvías, aunque se sabe que le molestaba repetir la misma historia, y tal vez la cambió para que lo dejaran tranquilo.

El componente que diseñó y construyó consistía en dos o cuatro bolas de cristal sólido y transparente, colocadas una cerca de otra, dentro de una caja de caucho dura e incorporada a la carretera a intervalos entre los carriles del tránsito formando un pequeño montículo.

Hombre de auto: Percy Shaw
Caption

Cada lado de la caja tiene dos bolas de vidrio cuando en una carretera se circula en ambos sentidos. A medida que el conductor viaja la carretera se ilumina con bastante antelación porque los rayos de las luces del automóvil son reflejados por los reflectores.

Tal vez el aspecto más ingenioso del invento es la limpieza de las bolas de vidrio: cuando llueve se junta un poco de agua en el hueco que las contiene y cuando algún automóvil pasa por encima del montículo lo presiona de modo que el agua es expulsada y limpia las bolas de vidrio al mismo tiempo. Por tanto el mantenimiento es mínimo.

En 1935 Shaw patentó su invento y formó la empresa Reflecting Roadstuds Limited para fabricar los elementos reflectores, que continúa funcionando hasta la actualidad y que exporta a todo el mundo señales luminosas para rutas y caminos, con las tecnologías más avanzadas.

Percy Shaw, el hombre que inventó lo
Percy Shaw

La fábrica se estableció en el pueblo de Boothtown, cerca de la casa de Percy. A finales de la década del 40 el gobierno británico compró millones de reflectores para las carreteras. Estos elementos originales se siguen encontrando en muchas carreteras secundarias del Reino Unido.

Según la leyenda, Shaw recibió un cuarto de penique por cada “catseye” que se instaló, lo que lo hizo acreedor de una gran fortuna personal.En 1965 Shaw fue nombrado miembro de la Orden del Imperio Británico.

 

 

at Pablo Jorge Gualtieri

Galería de imágenes

Comentarios

Más en