miércoles 20 de febrero de 2019
NOTICIAS | 1 month ago

Así prueban los asientos de los autos

La automotriz española Seat abrió las puertas de su centro técnico para mostrar cómo sus ingenieros someten a distintas exigencias las butacas de un vehículo. Video y fotos.

El hecho de que el asiento de un automóvil siga siendo cómodo y resistente luego de recorrer miles de kilómetros, o pueda soportar contrastes extremos de temperaturas, no es casualidad. Un elemento tan imprescindible como éste requiere múltiples ensayos antes de que el vehículo empiece a fabricarse.

En Seat, por ejemplo, los ingenieros del centro técnico de la compañía someten a los asientos a distintas pruebas durante los tres años de desarrollo. ¿Cuáles son las cinco más importantes? Te lo contamos a continuación:

Lee también: Por unas lindas vacaciones

-Entrar y salir 700 veces al día. Cada uno de los integrantes del grupo de probadores profesionales, de distintos tipos de contextura física, forman parte de un ensayo que reproduce 6.000 entradas y salidas del vehículo en una semana. De esta manera se logra simular la vida de un asiento durante 5 años. Para asegurar la resistencia de la espuma y el tejido del futuro asiento, algunos llevan vaqueros con remaches y botones en los bolsillos traseros o costuras reforzadas.-

-Reproducir roces múltiples. Este test se realiza en un laboratorio, simulando la carga de un torso de 75 kilogramos. “Durante 3 semanas, 24 horas al día, una máquina se encarga de realizar 22.000 ciclos de fricción, simulando movimientos cotidianos de un usuario de más de 100 kilos”, explica Javier García, ingeniero responsable de las pruebas de asientos de la automotriz española. Tras el ensayo, es imprescindible evaluar cómo se recupera el asiento, comprobando que mantiene el aspecto y las propiedades iniciales.

VIDEO: CÓMO SEAT PRUEBA LOS ASIENTOS DE SUS AUTOS

-Sometimiento a condiciones extremas. Se lleva a cabo dentro de una cámara, en donde un auto vibra con intensidad, simulando que circula por pavimentos irregulares. La intención es evaluar el desgaste del asiento reproduciendo hasta 300.000 km de un uso normal del vehículo, durante 225 horas seguidas. Además, el automóvil es sometido durante esta prueba a temperaturas que oscilan entre los los 80º C y los -35º C.

-Observación del comportamiento a bajas y altas temperaturas. Dentro de un habitáculo a -20 º C, un ingeniero analiza cómo responde el asiento calefactable de un Seat Arona. Utilizando una cámara termográfica, registra cómo alcanza una temperatura confortable en tan sólo 3 minutos y alcanzando los 40º C al cabo de 15 minutos. El mapa de calor muestra también que el calor sea homogéneo en toda la superficie.

-Asegurar que la posición sea cómoda y segura. Los ingenieros miden hasta 20 puntos en una butaca para comprobar la posición correcta del torso, la distancia al apoyacabezas o el ángulo del fémur del conductor. Con estos cálculos de ergonomía buscan que la posición del conductor sea segura y a su vez confortable.

Lee también: VIDEO | Imperdible show de 2.000 robots en una planta automotriz

Galería de imágenes

Comentarios