martes 23 de julio de 2019
TEST | 01-07-2019 18:20

Fiat Toro 1.8 Freedom 4x2

La incorporación del motor naftero abre nuevas puertas para esta moderna pick-up compacta que supo revolucionar el mercado local.

Tras su intento de imponerse frente a las consagradas pick-ups medianas lo cual funcionó a medias debido, principalmente, al difundido problema que tuvieron algunas unidades con motor Diesel y caja manual, se produjo una especie de relanzamiento, en este caso apelando al mismo conjunto motor-caja de los Argo y Cronos, y también del Jeep Renegade. De esta manera, este vehículo casi único por sus características, añade una mecánica que puede acercar a un público nuevo, ya que además de alejar todos los fantasmas de los motores Diesel en nuestro medio, se posiciona como la variante de entrada a un modelo que, sin dudas, atrae por el diseño, pero que además ofrece una respetable capacidad de carga (650 kg), esmerada calidad y gran confort de marcha. Por el momento, la Toro naftera está disponible en versión Freedom con caja automática de seis marchas y tracción delantera.

Básicos: 
Velocidad máxima: 174,5 km/h / Potencia: 130 CV / Consumo promedio: 10,9 km/l

Diseño-Aerodinámica (✭✭✭✭1/2): Sus llamativas líneas rompen con todo lo conocido en materia de pick-ups.

Confort-Espacio interior (✭✭✭1/2): Butacas delanteras cómodas. Espacio trasero preferentemente para dos adultos.  Espacio justo para las piernas.

Motor-Prestaciones (✭✭✭): Motor confiable con prestaciones modestas y consumo urbano alto.

Los más: Comportamiento dinámico • Calidad general • Versatilidad de uso

Instrumental-Equipamiento (✭✭✭✭): Dotación muy completa, que incluye rueda de auxilio homogénea.

Suspensiones-Dirección (✭✭✭✭): Esquema firme, con un buen confort de marcha y un gran comportamiento dinámico.

Transmisión-Caja (✭✭✭): De mostrada confi abilidad, administra correctamente el modesto torque del motor.

Los menos: Prestaciones modestas • Consumo urbano • Visibilidad trasera.

Seguridad-Frenos (✭✭✭1/2): Nivel de equipamiento elevado. Distancias de frenado largas.

Precio-Garantía (✭✭✭): El precio es razonable en función de los valores que se manejan actualmente.

Fiat Toro nafta

La gran diferencia

Como dijimos, el conjunto impulsor-transmisión lo encontramos en otros productos del grupo, incluido el Jeep Renegade, con el que la Toro comparte plataforma en la producción de la planta de Pernambuco. 

El 1.8 E-TorQ es un motor que desarrolla 130 CV y un torque de 17,4 kgm a 3.750 rpm, es decir que dispone de 40 caballos menos que la variante Diesel (170 CV) y menos de la mitad del torque (37,5 kgm), al doble del régimen, que es de 1.750 rpm en el gasolero. De dicha ecuación surgen prestaciones bastante más modestas, y un trabajo de la caja automática convencional con convertidor de par marcadamente más comprometido, sobre todo cuando la carga se acerca al máximo especificado en el manual. De esta manera, volviendo al estado habitual de las pruebas (con dos personas a bordo y sin carga), esta variante naftera (que tiene la ventaja de contar con distribución a cadena) alcanzó los 174,5 km/h de velocidad máxima y aceleró de 0 a 100 km/h en unos “largos” 14,5  segundos.

Fiat Toro nafta

La elasticidad tampoco fue su fuerte; por ejemplo, para pasar de los 80 a los 120 km/h demoró 11,6 segundos. Con una caja de seis marchas con convertidor de par que se muestra confiable y trata de administrar de la mejor manera el ajustado torque del motor llevándolo a altas revoluciones en varios casos (algo que se puede compensar, en cierta manera, utilizando las levas en el volante), en cuestiones de consumo mostró valores normales en ruta (a 90 y 120 km/h, 14,2 y 10,2 km/l, respectivamente), pero en ciudad la demanda del combustible fue de unos elevados 8,5 km/l para sus moderadas prestaciones.

Fiat Toro nafta

Práctica y cómoda

Las virtudes de este vehículo son bastante conocidas. Entre ellas, destacamos la posibilidad de transportar una carga importante con un vehículo que, por su tamaño, todavía está dentro de los límites para moverse con cierta comodidad en la ciudad, situación que quizá no suceda con las pick-ups medianas, además de que suelen pagar más en los servicios, como estacionamientos o lavados. La dirección también ayuda en este ámbito, ya que es lo suficientemente blanda, aunque no logra del todo la progresividad necesaria para desenvolverse en la ruta. Al mismo tiempo, la Toro muestra un gran equilibrio entre el confort de marcha y el comportamiento dinámico, sumándole a todo esto una apreciable sensación de robustez.

Fiat Toro nafta

Como sostuvimos cuando probamos las versiones Diesel, la posición de manejo es correcta gracias a todos los movimientos manuales del asiento (también se ajusta en altura) y del volante (regulable en altura y profundidad), mientras que el espacio trasero es adecuado para dos adultos, aunque presenta un espacio justo para las piernas. En tanto, la plaza central, a pesar de contar con cinturón de tres puntos y apoyacabezas como el resto, ubica cómodamente sólo a un niño, o para recorrer cortas distancias en caso de que lo ocupe una persona de estatura media para arriba. Otro punto cuestionable es el de la acotada visibilidad a través de la luneta trasera, debido a la interferencia de la caja de carga en la parte inferior.

Bien equipada

En un entorno con una calidad destacable, el listado del equipamiento de confort es muy amplio, destacándose el climatizador automático bi-zona, el tapizado de cuero, la apertura y arranque sin llave, el control de velocidad crucero, los sensores de lluvia y crepuscular, el volante multifunción y la completa pantalla, que con apenas cinco pulgadas quedó bastante chica para los tiempos que corren. Esta última incluye Mirror Screen, navegador y cámara de marcha atrás, entre otras cosas. Afortunadamente para el usuario, la rueda de auxilio es de igual medida que el resto. En cuestiones de seguridad, esta Toro Freedom también queda bien parada, basándose en elementos tales como los siete airbags, el ESP, los sensores de estacionamiento traseros, el sistema de arranque en pendiente y los anclajes Isofix.

Fiat Toro nafta

Llama la atención que de serie no ofrezca chapón protector del cárter, algo inadmisible en un vehículo que se supone preparado para andar por caminos difíciles, a pesar de no ser 4x4. Con frenos a tambor atrás, como la mayoría de las pick-ups y de los vehículos compactos de la Argentina, y el obligatorio ABS, las distancias de frenado resultaron algo largas: 45,9 metros para detenerse desde los 100 km/h. Curiosamente, dicha cifra fue bastante más extensa que la de la Diesel (Volcano, con neumáticos 225/60 R17), que para la misma velocidad demandó 42,5 metros.

Fiat Toro nafta

Casi sola

Por sus dimensiones y otros atributos, la Toro se ubica en una posición única en el mercado. No obstante, por ciertas características, esta versión naftera puede llegar a encontrar una alternativa en la Renault Oroch, aunque estamos hablando de diferentes tamaños y calidades, además del número de ítems de equipamiento en general. Así, con el hoy en día razonable valor de 765.000 pesos, la poco equiparable rival de la Toro es la Oroch Outsider Plus 2.0 4x2 manual (143 CV), cuyo valor es de 720.100 pesos. De esta manera, esta versión de la Toro es una buena alternativa para contar con un vehículo que, además de ser atractivo, pega un salto importante para la marca en cuanto a la percepción de calidad, y propone una versatilidad casi única para un vehículo compacto.

*Los precios corresponden al momento de realizar el test

FICHA TÉCNICA

 

Comentarios

Música

Yataians

Mirá el video y enterate de lo que tenés que saber.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario