sábado 15 de mayo de 2021
CLáSICOS | 12-04-2020 13:57

Así probábamos al Renault Clio

Recordamos el test realizado a la segunda generación de uno de los modelos más conocidos del rombo. En esta ocasión, la prueba de manejo corresponde a la versión RT cinco puertas, de la edición de marzo del 2000 de Revista Parabrisas.

Para la marca es el aspirante al trono en el ranking de ventas. Serio candidato para pelear en el segmento más competitivo, llegó tarde al mercado, pero con armas más que suficientes para dar batalla: diseño totalmente diferente y, por fin, con motor de última generación.

Tarde, muy tarde (pero seguro), llegó el nuevo Clio, exactamente dos años después de su lanzamiento en Europa. Claro que la demora tiene sus justificaciones. Renault prefirió esperar el arranque de la producción en Brasil en lugar de importar en una primera instancia el modelo francés. Además, el antiguo Clio sigue gozando de muy buenos volúmenes de venta. Pero todo tiene su costo, y así fue que Peugeot resultó el que anotó un golazo cuando lanzó su exitoso 206 (el principal competidor del Clio) hace casi un año atrás, al poco tiempo de debutar en Europa.

Por estas tierras mucho se dijo del nuevo Clio, pero debemos aclarar algunas cosas. Hasta que en el segundo semestre del año comience la producción en Santa Isabel, Córdoba, llegará importado de Brasil con motores 1.6 de 90 CV y Diesel , carrocería de cinco puertas (no de tres, por el momento) y dos niveles de equipamiento: RN y RT. También se habló por ahí que se fabricaría en la Argentina la versión tricuerpo que ya está saliendo de las líneas de montaje de Turquía.

Renault Clio

Pero esa posibilidad es remota. Se produciría, en realidad, en Brasil pero no antes del año que viene y de ahí en más podría importarse a nuestro país. El lanzamiento será el 16 de marzo. Pero gracias a un gran esfuerzo de producción y a pesar del "secreto de sumario" que Renault Argentina dictó para el caso Clio II, Parabrisas le ofrece antes que nadie, y en forma exclusiva, la prueba a fondo del nuevo modelo con todo lo que usted desea saber. Esta anticipación, ya una costumbre de Parabrisas, significa, además de un logro profesional, una ratificación del compromiso que mantenemos con nuestro bien más preciado: el lector. Al estar informado, ni a él ni a sus allegados podrán engañarlos y venderles un Clio antiguo como nuevo.

Diseño - Aerodinámica

La estética del Clio, dominada por trazos suaves y curvilíneos, aunque sea a primera vista, puede encontrar adeptos y serios detractores. Del sector delantero son pocos los que hablan; la polémica se centra en la forma del sector trasero, con un corte entre las curvaturas de la luneta y el sector inferior del portón, ya que parecieran dos escalones distintos; ejemplo de cómo una necesidad práctica (mejorar la habitabilidad) derivó en una resolución estilística.

Guste o no, su imagen es sumamente original y moderna, no se parece a ningún competidor y los cambios son radicales con respecto al anterior y ya superado modelo.

Renault Clio

Aunque sutiles, este Clio Mercosur presenta algunas diferencias con relación a su par europeo. Los paragolpes están íntegramente pintados con el mismo color de la carrocería (sin ninguna sección en negro como el francés) y su forma es más redondeada. También es levemente distinta la forma de la parrilla, la grilla inferior y los buches que alojan a los antinieblas, totalmente circulares. Como detalle distintivo, debajo de las ópticas muestra dos pequeñas aberturas inexistentes en el modelo francés. Estas variantes estéticas las comparte, al menos en la parte delantera, con el nuevo tricuerpo fabricado en Turquía, como si se tratara de detalles distintivos para las unidades fabricadas en estas dos regiones.

Motor - Prestaciones

Bienvenido el motor K7M, el mismo que equipa al Megane 1.6. Ya era hora de dejar de lado el viejo varillero derivado de los primeros R-12 de la década del '70 (en realidad nunca debería haberse utilizado, ya que los Clio de la primera hora, importados de Francia, traían el 1.4 Energy, mucho más moderno que el varillero). Todos los integrantes de la redacción coincidimos en las bondades de este propulsor, también utilizado para el Kangoo. Los 90 CV son suficientes para lograr buenas prestaciones, tanto en aceleración (0 a 100 km/h en 11,6 segundos), velocidad máxima (alcanza casi 180 km/h) y consumo (1 litro de combustible cada 13,7 km de promedio). La marcha es suave y, aunque elástico, se siente más a gusto a altas revoluciones, momento en el que se muestra algo rumoroso.

Confort - Espacio interior

Con respecto a su antecesor, el nuevo modelo conserva la misma distancia entre ejes pero aumenta su longitud total en seis centímetros, lo que permitió obtener mayor espacio en las plazas traseras, sobre todo para las piernas. Los más altos, sin embargo, y a pesar de que en la línea del techo se ha modificado el ángulo de de caída, estarán más complicados a la altura de la cabeza, especialmente a quien le toque viajar en el medio, ya que la moldura central del asiento está más elevada, al igual que el piso.

Renault Clio

Adelante no existen problemas de habitabilidad. El espacio es correcto, pero resulta criticable la excesiva altura de la butaca del conductor -totalmente rediseñada y más cómoda-, carente de regulación (lo que sí se regula en altura es el volante). Otra vez los más altos serán los perjudicados al quedar las rodillas muy cerca del volante (pueden rozar al cambiar de pedal) y la cabeza próxima al techo. La posición de manejo, entonces, es mejorable.

El buen confort de marcha que brindan las suspensiones, el cálido habitáculo con agradables tonos claros y el leve aumento de espacio brindan un estándar de confort más alto que en el anterior modelo.

Es una lástima, por lo tanto, que se haya descuidado la calidad de algunos materiales, como los plásticos del tablero (que abundan, ya en demasía, con diversas tonalidades y texturas), algunos rebordes y encastres y las filtraciones de aire causadas por los burletes de las puertas. Quien firma esta nota tuvo oportunidad de viajar en un Clio francés por las calles de París y, digan lo que digan, la calidad del europeo en este apartado, es superior. Un punto a mejorar.

Instrumental - Equipamiento

La plancha del tablero casi no presenta cambios al compararla con la versión europea. Lo que sí cambió, y para mejor, fue el instrumental. En lugar de adoptar el mismo que el europeo (similar al del Kangoo), se optó por el del Mégane 2, que ofrece dos grandes cuadrantes con legibles caracteres para velocímetro y tacómetro y el resto de la información bien agrupado. El tablero de nuestra unidad tenía fondo blanco y caracteres negros, pero sospechamos que en las unidades que se comercializarán a partir de marzo se invertirán los colores.

Renault Clio

No nos gusta la ubicación de los levantavidrios, abajo, en la consola central, como tampoco el sitio poco natural del comando de espejos eléctricos, a la izquierda del volante junto a la tecla del desempañador trasero.

En esta versión RT, el equipamiento es realmente completo. Aunque todo se detalla en su correspondiente recuadro, vale destacar el doble airbag de serie, el autoestéreo con CD, las llantas de aleación y algunos detalles que no ofrecía la antigua gama. .

Dirección - Suspensión

Volante en plano inclinado (típico de Renault), aro grueso y adherente y tres rayos muy bien ubicados. El sistema de dirección es eficiente, con asistencia moderada y un correcto diámetro de giro de 10,3 metros. En cuanto a la suspensión, adelante incorpora un esquema McPherson derivado del Mégane, más robusto, efectivo en maniobras exigentes y con una mejor aislación tanto de vibraciones como de ruidos. Atrás la configuración es simple, con un eje transversal que interconecta las ruedas y brazos arrastrados longitudinales pero ahora con los amortiguadores en posición totalmente vertical, lo que mejora el desempeño.

Todo el conjunto -adaptado especialmente para el Mercosur- brinda un muy alto confort de marcha en ciudad, apreciable en las accidentadas calles y empedrados porteños, donde además transmite una gran robustez estructural.

En la ruta notamos un comportamiento por demás satisfactorio, tanto en curvas cerradas como en las pruebas de slalom. La típica tendencia subvirante del tren delantero es contenida. En maniobras al límite acusa un leve deslizamiento del tren posterior, totalmente controlable, que puede tornarse muy divertido. A pesar de priorizar el confort, el desempeño en ruta es muy bueno y brinda un alto índice de seguridad. La configuración del chasis y de las suspensiones da la impresión de estar diseñada para absorber la dinámica de motores más potentes, como el 1.6 de 16v y 110 CV que en Europa equipa a interesantes versiones con carácter deportivo.

Renault Clio

Transmisión - Caja

En procesos de aceleración es notable la tendencia al patinamiento de las ruedas, por lo que no es necesario arrancar con el motor a altos regímenes. La potencia es transmitida correctamente en suelos desparejos, en donde se aprecia el trabajo del robusto tren delantero.

El conjunto de relaciones de caja está perfectamente combinado con las características dinámicas del motor y, en general, todas las marchas -sobre todo las inferiores- son cortas, lo que beneficia las aceleraciones. No está tan lograda la selectora. Aunque es suave y no requiere esfuerzos, es un tanto "gomosa" y muestra imprecisiones en el pase de cambios apurado. La empuñadura es agradable, está al alcance del conductor y cuenta con anillo de seguridad para conectar la marcha atrás.

Seguridad - Frenos

Toda la carrocería del nuevo Clio fue sujeta, en su fase de diseño, a un exhaustivo trabajo de refuerzo en las partes clave de la estructura, sobre todo en la zona frontal y en los laterales, ahora también con barras de protección en las puertas traseras. Estudios realizados en Francia comprobaron la fuerte rigidez de la carrocería del Clio y su eficiente deformación y absorción de impactos.

Tiene cuatro cinturones inerciales -los delanteros pretensados, como debe ser-, cuatro apoyacabezas regulables, doble airbag de serie, faros antiniebla delanteros y traseros y otros detalles que elevan la seguridad. Queda en falta el ABS, que no será de serie pero seguramente se ofrecerá opcionalmente. Nuestra unidad no contaba con él. Frenó bien en pavimento seco pero con la pista mojada la cosa se complica.

Precio

A pesar de infinitas consultas a diversas fuentes, al cierre de esta nota nadie sabía a ciencia cierta cuál iba a ser la política de precios a implementar. Es lo único que no podemos brindarle hasta que a mediados de marzo la marca publique las listas. Varios allegados a Renault arriesgaron que los precios serán superiores a los de las versiones actuales, pero levemente.

Otros datos

Motor: 1.6 con cuatro cilindros en línea y 90 CV

Transmisión: Manual de cinco marchas

Velocidad máxima: 178,1 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 11,6 segundos

Distancia de frenado a 120 km/h: 69,6 metros

Consumo en ruta a 90 km/h: 16,9 km/l

Consumo en ciudad: 10,8 km/l

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios

Más en