domingo 17 de noviembre de 2019
CLáSICOS | 11-03-2019 16:43

Ferrari Testarossa: la historia de "cabeza roja"

Uno de los modelos más representativos de la marca del Cavallino Rampante está cumpliendo nada menos que 35 años de vida. En este merecido homenaje, un recorrido por su historia.

La Ferrari Testarossa se presentó en el Salón del Automóvil de París de 1984, y ese mismo año comenzó a comercializarse con el fin de sustituir a la 512 BB. Al igual que esta, se trataba de una berlinetta de dos plazas y gran porte, equipada con un motor central trasero de casi cinco litros de cilindrada y de arquitectura boxer (cilindros opuestos).

El motor de doce cilindros opuestos tenía una capacidad de 4.943 cm3, cigüeñal plano, tapas de cuatro válvulas por cilindro, y –a diferencia de la 512, que utilizaba carburadores para la alimentación–, tenía un sistema de inyección de combustible K-Jetronic por cada línea de cilindros, lo que le permitía erogar 390 caballos de fuerza, para empujar a esta bestia de 1.506 kilos hasta llegar a los 300 km/h.

FERRARI TESTAROSSA_512-BB-&-512-TR

Una importante diferencia en la mecánica se encontraba en la refrigeración del impulsor: la 512 BB tenía un único radiador en la parte delantera, mientras que la Testarossa sumaba un par de extractores pequeños a cada lado de la carrocería y delante de las ruedas traseras, para mejorar el comportamiento a bajas velocidades o en tránsito pesado. Esto generaba un problema que atañía principalmente a Pininfarina: cómo hacer llegar grandes cantidades de aire al radiador sin tener que recurrir a un tipo de tomas tan grandes como las usadas por el Lamborghini Countach.

El nombre del Testarossa, que en italiano significa "cabeza roja", proviene de la pintura roja en la cabeza plana de los 12 cilindros que tiene su motor. 

La solución acabó siendo una de las características más representativas del diseño de la Testarossa, y que volvería a utilizarse en otros modelos. Idearon unos conductos laterales profundos y curvos a través de las puertas y hacia los laterales traseros, divididos por cinco branquias horizontales. Fueron tema de conversación sobre un modelo que era bastante discreto y sencillo; se trataba de un elemento polémico, pero muy funcional y necesario.

En algunos mercados, las normas de seguridad especificaban que unas entradas de aire tan grandes debían tener una especie de rejilla protectora, para evitar que el auto se tragara entero a alguien. Además de las polémicas branquias laterales, la Testarossa se distinguía por su perfil en forma de cuña, su anchura posterior y el enorme capó trasero flanqueado por falsos montantes, como los que presentaban la primera Dino y la 308 GTB.

FERRARI TESTAROSSA_512-BB-&-512-TR

El chasis de la Testarossa fue una versión desarrollada a partir del utilizado por la 512 BBi, que con brillante efectividad combinaba una estructura tubular y una sección central monocasco en plancha de acero, siendo más larga y ancha que en aquel modelo, lo que le daba un aspecto más enérgico y, decididamente, más moderno. La suspensión era por triángulos superpuestos y muelles helicoidales, con amortiguadores FK de doble ojiva en el tren posterior, y los frenos de discos ventilados en las cuatro ruedas; en aquella época, pretendía ser la versión de calle de un auto de Fórmula 1.

Aerodinámicamente, su diseño no necesitaba de alerones para apoyarlo en el piso a altas velocidades: la gran inclinación del parabrisas y la superficie plana de la carrocería en su parte alta hacían las veces de alerón. El piso de la Testarossa, por su parte, al igual que en los autos de competición, era plano, realizado con una lámina metálica que producía un efecto suelo, colaborando con la estabilidad a velocidades superiores a los 200 km/h. Quizás su escasa altura con respecto al suelo le haya quitado facilidad de maniobra, lo que ha hecho que muchos clientes se volcaran hacia modelos más cortos y no tan bajos de la marca.

La Testarossa sólo ofreció carrocería cerrada, aunque hubo un ejemplar sin techo que se fabricó para el mandamás del Grupo Fiat, Gianni Agnelli; fue pintado en color plata, con unas ligeras líneas laterales en azul, e interior en cuero de este mismo color. Aunque tuvo gran éxito de ventas, la Testarossa fue uno de los pocos modelos que no intervino en competición alguna, tema que para Ferrari siempre fue preponderante. En sus diez años de fabricación, fueron producidas un total de 7.177 unidades, por lo que se ha convertido en uno de los Youngtimers más codiciados de Ferrari, a pesar de su elevado precio y exótico diseño.

FERRARI TESTAROSSA_512-BB-&-512-TR

En 1994 apareció una evolución de este modelo, que fue su remplazo: la Ferrari F512M. Estéticamente era muy similar; sólo contaba con leves cambios en la trompa, con nuevas ópticas fijas, y en la cola adoptaba cuatro faros circulares que lo acercaban estilísticamente a los demás modelos de la gama. En cuanto al nombre Testarossa (que significa “cabeza roja”), se debe al color que utilizaba la firma para decorar la tapa de válvulas de los motores. Fue utilizado inicialmente en modelos de competición de fines de los años ´50 y principios de los ´60, agregando las letras TR a la clásica nomenclatura numeral.

El nombre se retomó con este modelo, que además de contar con sus tapas pintadas en rojo, también se aprovechaba del mismo color para diversas partes del impulsor, haciéndolo sumamente vistoso.

at Gustavo Piersanti

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario