miércoles 22 de marzo de 2023
NOTICIAS | 10-01-2017 07:00

Show a “media máquina”

Sin sorpresas ni lanzamientos espectaculares, el Salón de Detroit es la muestra de un mercado que crece aunque se mantiene prudente. Muy pocas novedades para la región.

Todo es extraño en los pasillos del NAIAS 2017. El ambiente está recorrido por un halo de nerviosismo cuyo origen es incierto, aunque puede intuirse que Donald Trump tiene mucho que ver en la generación de ese estado. ¿Por qué? Si analizamos las conferencias de prensa de las principales automotrices estadounidenses, encontramos la respuesta: la mayoría de las preguntas de los cronistas locales para los CEO de esas empresas estuvieron vinculadas con el culebrón protagonizado por el presidente electo de los Estados Unidos que amenazó a General Motors y Toyota con cobrarle impuestos a los modelos que venden en los Estados Unidos provenientes desde México: faltan diez días para que asuma su cargo, pero Trump quiere estar siempre arriba en el rating.

Pero, por otro lado, esta situación ayudó, de alguna manera, para cubrir la escasez de novedades: son treinta las marcas importantes que tienen un stand, (contando entre ellas a la de origen chino GAC), pero son muchas menos las novedades “ciento por ciento”, ya que varios de los productos expuestos fueron dados a conocer mucho antes de que el Salón abriera sus puertas.

Haciendo un repaso rápido, podemos destacar entre los lanzamientos más importantes, el Traverse, nuevo SUV grande de Chevrolet (no llegaría a la Argentina, aunque algunos directivos de la filial local tienen muchas ganas de traerlo…); Ford EcoSport (las unidades que llegarán a nuestro país tendrán la misma configuración interna, con nuevo sistema multimedia, y rediseño exterior, aunque mantendrán la rueda de repuesto “colgada” del portón), y FCA presentó el concept Chrysler Portal (prototipo de modelo familiar de propulsión eléctrica, que se había presentado en el CES de Las Vegas unos días antes). Dentro de este grupo otra novedad es la del SUV Stelvio de Alfa Romeo.

Volkswagen hizo hincapié en el Atlas, (SUV grande fabricado en Estados Unidos especialmente desarrollado para ese mercado, y que la marca había anunciado con anticipación); Audi, el Q8 eTron (concept de un futuro SUV grande eléctrico, cuyas imágenes habían circulado con anticipación en la web); BMW, hizo lo propio con el nuevo Serie 5, mientras que Mercedes-Benz presentó como primicia mundial, el Clase E Coupé. Entre los alemanes es de destacar la ausencia de Porsche.

Honda hizo su jugada con la actualizada generación del minivan Odyssey, Toyota, con el nuevo Camry, mientras que Nissan apostó al Rogue (José Luis Valls, CEO de la compañía, anticipó a Parabrisas que, seguramente, durante el segundo semestre del año llegarán a la Argentina Kicks y Murano).

Deportivos, modelos conceptuales, vehículos de propulsión alternativa y una acotada participación de autopartistas y preparadores completan la grilla de un salón que es la muestra de una industria que empieza a despegar, dejando atrás una época difícil, para enfrentar ahora una etapa signada por un cambio de gobierno que, al parecer, llega con más dudas que certezas.

También te puede interesar

Comentarios

Más en