viernes 31 de marzo de 2023
NOTICIAS | 24-09-2018 14:00

90 años de colectivos porteños

Hacemos un poco de historia y recordamos los inicios de este transporte fundamental para el desarrollo social en nuestro país.

Un día como hoy, pero de 1928, salía el primer taxi-colectivo de la historia de Buenos Aires. El mismo hacia un recorrido simple, pero que hoy es histórico: partía desde Primera Junta, tenía una parada en Plaza Flores y terminaba su recorrido en Rivadavia y Lacarra. 

Lo cierto es que esta idea que hoy la vemos como básica y ciertamente necesaria para que una ciudad se desarrolle con normalidad, en aquel momento fue una innovación.  

Los taxistas porteños de aquella época, pasando por un momento difícil desde el punto de vista económico, recurrieron al ingenio y decidieron subir a más de un pasajero y comenzar a realizar un recorrido fijo. Así fue como la avenida que hasta el día de hoy ve pasar el tranvía los domingos, también presencio la salida del primer colectivo. 

Lee también: Rosario tiene el primer bus híbrido nacional

Con el paso del tiempo esos taxistas que se habían organizado para “ganarse el peso” llegaron a ser cuarenta. Esa condición de grupo los llevo a ponerse un nombre de línea: “la primera”. Efectivamente haciendo alusión a que eran la primera línea de colectivos de la ciudad, pero también con relación al lugar de donde partían aquellas unidades: Primera Junta. 

Siempre es interesante ver los valores que se manejaban en épocas pasadas y sobre todo en nuestro país, el cual se caracteriza por tener una lamentable costumbre relacionada a la devaluación de la moneda. Por ese entonces el recorrido completo costaba 20 centavos de peso, mientras que el recorrido corto la mitad de esa cifra. 

Otro dato interesante es que, en aquel entonces, las mujeres mostraban cierto rechazo a este medio de transporte por razones que desconocemos. Lo cierto es que los primeros colectiveros advirtieron este comportamiento y contrataron especialmente a señoritas para que viajen en las unidades y sean vistas. De esta forma, se alentó a la clientela femenina para que utilice este medio de transporte. 

Notando la buena recepción que tuvieron por parte del público, muchos taxistas fueron un paso más allá y comenzaron a modificar los chasis y las carrocerías de sus vehículos para que pudieran entrar más personas. La primera reforma fue realizada por Calzón y Rodríguez Hermanos, llegando a una capacidad de once pasajeros. 

Lee también: Alemania prohíbe los motores Diésel

De esta manera los colectivos fueron evolucionando de forma paulatina y constante, con los conflictos naturales que produce un nuevo integrante en la trama urbana. Aparecieron descontentos y reclamos por parte de las empresas que manejaban los servicios de tranvías, trenes y subtes. Pero nada detuvo el desarrollo de este medio de transporte. 

Lo cierto es que, para los más conocedores y puristas de la materia el colectivo propiamente dicho desapareció a fines de la década de los ochenta. 

Pero, ¿cómo se llega a una afirmación de ese tipo? 

Fundamentalmente se sustenta en que un “bondi”, para denominarse como tal, tiene que cumplir con ciertos aspectos técnicos.  

Un colectivo “puro” tiene que tener entre sus características: un chasis de camión adaptado, una carrocería con trompa, motor delantero y suspensión con ballestas. Lo que deja automáticamente a todas las unidades actuales en circulaciones fuera del término. 

La forma “correcta” para llamar a los que hoy denominamos como colectivos en realidad sería ómnibus urbano. Lo cierto es que no tenemos intenciones de cambiar el lenguaje popular, pero sí de demostrar con esta ejemplificación lo mucho que avanzó la movilidad ciudadana. 

Los avances técnicos de los que antes se beneficiaban sólo los transportes de media y larga distancia, ahora también se encuentran en los de cortas distancias. (dígase: motor trasero, suspensión neumática, cabina de conductor frontal, etc.) 

El próximo gran paso que se espera, será en dirección a la disminución en la cantidad de emisiones y sonoridad que emiten.  La movilidad eléctrica en este tipo de vehículos aún se ve lejana, pero el avance de las políticas medio ambientales a nivel mundial avanza rápidamente. 

El tiempo nos dirá como nos desplazaremos en las ciudades que vendrán. 

Galería de imágenes

Comentarios

Más en