martes 4 de agosto de 2020
NOVEDADES | 30-07-2020 05:56

Cómo preparar el auto para la post-cuartena

Luego de largos días de aislamiento es importante realizar varios ensayos y adecuar la mecánica para volver a las calles.

El 20 de marzo, con el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio, muchas personas guardaron sus vehículos en los respectivos garages y durante más de 100 días casi no hicieron demasiados kilómetros. Más allá de los diferentes tipos de certificados para circular, la gran mayoría de los autos, especialmente en el área metropolitana, con suerte salieron a la calle para no dañar parte de la mecánica y no poner en jaque el rendimiento del vehículo.

Poco a poco, en algunas jurisdicciones donde los contagios por la pandemia del coronavirus se encuentran controlados, parecería haber luz al final del túnel para calentar nuevamente los motores y al menos volver a circular por las arterias principales de los diferentes municipios con menos cantidad de casos sin ningún tipo de complicación.

A continuación, algunos detalles sobre la puesta punto para regresar a las calles en la "post-cuarentena":

Batería

Cuando el vehículo se encuentra en movimiento, la batería se carga, pero si queda detenido durante largos lapsos de tiempo, se corroe y comienza a fallar.

En este caso, según reveló BASF, es recomendable hacer rodar el auto, aunque sea 10 minutos diarios. Si la batería tiene varios años, lo ideal es llevar el motor a 2.000 revoluciones, con el objetivo de extender la vida útil de la batería y asegurar su funcionamiento.

Mantenimiento

Combustible

Uno de los factores que puede afectar al vehículo es el combustible, debido a que puede oxidarse si no se usa por mucho tiempo. Si bien el diésel se oxida más rápido que la nafta, ambos pueden generar compuestos y polímeros no deseados que tapan los inyectores y generan corrosión en los motores.

El rendimiento del motor depende de la elección y el buen uso del combustible. En el mercado existen soluciones de aditivos multifuncionales que mejoran el desempeño de los carburantes. Entre sus principales ventajas, además de proteger el sistema de la corrosión. los aditivos ayudan a mantener los inyectores o válvulas limpios y prolongan su vida útil.

Dentro de las recomendaciones, se destaca la elección de combustible premium Grado 3 o al menos cargar cada dos tanques del estándar para activar el sistema de limpieza del motor. Una mecánica más limpia genera un mejor rendimiento y una vida útil más prolongada.

Además, es importante contemplar la aditivación o la carga de combustible premium en caso de que el auto tenga dificultades para arrancar luego de la cuarentena. Las naftas premium con aditivos multifuncionales generan menor resistencia y disminuyen la fricción del motor un 5 por ciento entre las paredes del cilindro y los pistones.

Líquido de frenos

Si el líquido de frenos no se mantiene, es probable que pueda volverse viscoso y espeso y comience a fallar. En épocas invernales y en zonas frías, el líquido refrigerante puede aumentar su espesor a bajas temperaturas, provocando que no fluya correctamente.

aceite

Para prevenir cualquier inconveniente, es importante realizar el mantenimiento en los servicios oficiales, que aseguren la aplicación de líquidos refrigerantes de calidad.

Liquido refrigerante

Existen varios tipos de líquidos refrigerantes, con diferentes propiedades y aditivos de alto rendimiento que trabajan, por ejemplo, contra la corrosión, actúan contra el sobrecalentamiento y ofrecen mayor protección. 

Es importante aclarar que el líquido refrigerante no caduca ante la falta de uso del auto, pero sí puede estar en malas condiciones. En los climas fríos de invierno, el agua puede congelarse y es por eso que resulta imprescindible utilizar un anticongelante de buena calidad. Además, es ideal chequear mensualmente los niveles de variación de los líquidos para comprobar si existe alguna fuga en el circuito que ayude a que el producto se acabe rápidamente. Si baja recurrentemente, es posible que exista una falla.

Para garantizar realmente la protección de los autos de más de seis años, se deberá cambiar el fluido refrigerante regularmente después de tres o cuatro años a intervalos recomendados por los fabricantes. Para su reposición, es clave utilizar el producto indicado por el fabricante del automóvil, que generalmente se encuentra impreso en el manual.

Uno de los puntos que hizo hincapié el informe de BASF, trata acerca de las personas que utilizan agua para refrigerar el motor del auto, ya que es considerado como error, porque daña las partes del motor y genera una oxidación en el radiadorAdicional a este consejo, se debe verificar que el refrigerante tenga tres componentes: agua desmineralizada; un paquete de aditivos inhibidores de corrosión y finalmente, un componente denominado glicol que permita que el refrigerante no se evapore como el agua, sino que tenga un punto de ebullición mucho mayor.

Galería de imágenes

Comentarios

Más en