jueves 2 de abril de 2020
NOVEDADES | 14-02-2020 21:14

Cómo proteger el motor del calor

El cuidado del propulsor de un vehículo es esencial para prevenir el sobrecalentamiento y futuros inconvenientes. Los fluidos cumplen un papel preponderante en este sentido. Conocé todo lo que hay que tener en cuenta.

Del mismo modo que las personas, los motores expuestos a condiciones extenuantes deben mantenerse frescos para garantizar un rendimiento óptimo. La situación puede ser aún más complicada en periodos de congestión de tránsito, en pendientes pronunciadas o al acelerar en las autopistas. De esta manera, la exposición al calor excesivo puede provocar un mal funcionamiento del motor.

Además de cuidar las cuestiones mecánicas, la carrocería y las cubiertas, también es importante estar atentos a los fluidos como el lubricante de motor, el líquido refrigerante, el líquido de frenos y las transmisiones. En ese sentido, Petronas realizó una serie de tips para no tener malas sorpresas. 

1. Lubricante de Motor

Es importante verificar que tu auto se encuentre dentro del periodo (kilómetros o meses) aconsejable del último cambio del lubricante del motor.

Para asegurarte de que el motor tenga el nivel de lubricante necesario debes medirlo con la varilla, el mismo debe estar al límite del máximo.

Es necesario utilizar la viscosidad y homologaciones (normas de los fabricantes de vehículos) que requieran según el manual. Sobre todo, si tu vehículo usa sintético y tiene una tecnología dentro de los últimos seis años. 

2. Líquido Refrigerante

Respecto del líquido refrigerante, es necesario verificar el color y si está degradado recomendamos chequear la fecha de la última vez que lo cambiaste. Se sugiere que al menos una vez al año lo cambies. En cuanto a los niveles, siempre se debe mantener lo más cerca del trazo que indica el máximo. La línea de refrigerantes es concentrada, por lo que debes mezclarlo con agua desmineralizada en los porcentajes indicados por el fabricante, que no debe ser inferior al 30% ni superar el 50% en la dilución con agua. Lo que tampoco se puede hacer es mezclar refrigerantes orgánicos con inorgánicos.

3. Líquido de Frenos

Cuando tu auto frena, las pastillas rozan contra los discos y la temperatura aumenta en pocos minutos. Es vital revisar los niveles del líquido de frenos y, si es necesario, rellenar con la misma norma y base lubricante solicitada por el fabricante del vehículo: DOT 3, DOT 4 o DOT 5.

4. Transmisiones

Revisar los niveles y en donde el manual especifique cambiar a determinados kilómetros, verificar los kilómetros recorridos. Recordá que una caja lleva la viscosidad y el API que exigen. No se puede ponerle a una transmisión que lleve base sintética, una base mineral.

5. Lavaparabrisas y Dirección Asistida

El lavaparabrisas siempre debe estar lleno. Lo importante es no ponerle solo agua, nunca se sabe cuándo se va a usar y qué podes llegar a limpiar. Respecto de la dirección asistida, es recomendable revisar los niveles.      

Cuando se trata de lubricantes y fluidos funcionales para el motor, es importante utilizar aquellos de calidad y recomendados por las terminales de cada modelo. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios