martes 21 de mayo de 2019
MANTENIMIENTO | 03-04-2019 15:31

Luces intermitentes: vitales para la seguridad

En los autos modernos las luces de giro ya no sólo se emplean para indicar que estamos cambiando el sentido de marcha, también cumplen la función de luces de emergencia y antirrobo.

Cuando se inventaron los automóviles, hace bastante más de cien años, éstos sólo podían transitar de día, puesto que carecían de luces y eran considerados todo un peligro cuando caía la noche.

Sin embargo, la necesidad del vehículo se extendió tan rápidamente que desde 1895 se comenzaron a implementar formas de transitar con luces de lamparines (pequeños faros a mecha alimentados con aceite) o similares.

Luces intermitentes
Durante décadas, estos brazos luminosos que emergían de la carrocería el el momento del viraje sirvieron de "intermitentes"

En 1904, un auto Peugeot fue el primero en aventurarse a transitar de noche, haciendo uso de dos lámparas colgantes de acetileno, dando inicio a la necesidad de ir mejorando estos sistemas de iluminación, tanto para la seguridad del conductor como de los acompañantes.

Recién en el año 1912 se pudieron usar focos eléctricos por vez primera. Empleando una batería y un generador eléctrico que ayudaron a producir corriente, un Cadillac pudo transitar por las noches de la ciudad y del campo con luces propias. Esto gracias al célebre ingeniero norteamericano Charles Kettering.

Esto mantuvo al automóvil como un elemento más seguro durante varios años, hasta la década de 1930, en que se le agregaron un nuevo par de luces bajas que ampliaron enormemente el área de iluminación. Y gracias a que fueron una enorme contribución en días de lluvia y de neblina, se decidió por aquéllos tiempos llamarlas luces neblineras.

Luces intermitentes
Un técnico muestra un desarme de un faro delantero todo de led de una pick-up Ford F-150

Años más adelante, en 1951, por primera vez un auto Ford Taunus, se hizo uso de luces intermitentes ubicadas cerca de los conjuntos de luces delanteros y traseros. Pero debemos aclarar que algunos años antes, al finalizar la década de 1940, ya había automóviles con señales de giro a ambos lados de la unidad y tomando la forma de pequeños brazos o palanquitas (“manitos”) que, mediante un sistema electromagnético emergían del poste central de la carrocería, un poco más abajo del techo del vehículo, y que estaban iluminados por una lamparita eléctrica con vidrio de color rojo primero, y naranja después.

Estos elementos eran comunes, por ejemplo, en los Volkswagen escarabajo, algunos modelos de Mercedes-Benz y de Auto Unión, todos importados de Alemania. Si prestamos atención, todavía circulan por nuestras calles autos clásicos equipados con tales dispositivos, que resultaban muy prácticos, por cierto, y que luego de algún tiempo fueron reemplazados definitivamente por las luces intermitentes integradas a los bloques de faros o bien instaladas en guardabarros y otras partes de la carrocería.

Luces intermitentes
Unidad de luces de última generación con diodos orgánicos OLED

Ahora podemos ver luces de giro en muchos de los espejos de puertas, de color naranja o ámbar y formadas por hileras de diodos luminosos LED, y que completan con las restantes que posee el vehículo. Se obtiene así un margen de seguridad adicional.

En modelos con alta tecnología, todas las luces del automóvil operan con diodos LED y se les dice adiós a todos los demás tipos de lámparas, incluyendo a las de xenón con descarga de gas. Si apretamos un botón rojo situado en el panel de instrumentos, y aunque el encendido no esté conectado, las luces de giro se convertirán en luces de emergencia destellando en los cuatro costados, y también destallarán combinándose con el sonido de la alarma si alguna persona amiga de lo ajeno pretende robarnos nuestro automóvil o los accesorios u objetos que pudiera haber en su interior, por ejemplo, el equipo de sonido.

Cómo funcionan los intermitentes

No es nuestra intención aburrir a los amigos lectores con difíciles explicaciones técnicas de la rama eléctrica, que serían necesarias para saber con exactitud todo lo relacionado con el sistema de los intermitentes. Pero podemos señalar que “el corazón” de las unidades de destello es un relé (también llamado relay), un elemento eléctrico conectado a la instalación del vehículo y a las unidades de lámparas que tiene por función producir una acción en un circuito, cuando en él se han provocado unas acciones previas.

Luces intermitentes
Las luces intermitentes son vitales para la seguridad

Dicho un poco más técnicamente, un relé es un elemento que al ser excitado débilmente por una corriente eléctrica, provoca un cambio importante en otra corriente o mecanismo de energía mucho más fuerte. Cuando movemos la palanca junto al volante para poner en acción a las luces de giro, el típico ruido de “clic” proviene de los contactos del relé.

Este también se encarga del control de las luces de emergencia, aunque para los sistemas antirrobo hay dispositivos eléctricos adicionales. La ubicación del relé para las luces de giro varía de un modelo a otro de automóvil. Puede estar ubicado debajo del volante, junto a la columna de la dirección o bien estar situado en una caja especial que agrupa a relés y fusibles.

Ante cualquier duda es aconsejable consultar el manual del vehículo, para poder ubicarlo rápidamente, porque hay muchos relés en los automóviles de hoy, y no todos están agrupados, y si lo están hay que identificar al que queremos verificar o cambiar. En los automóviles más modernos el sistema es enteramente electrónico computadorizado y desaparece el clásico “clic”.

Luces intermitentes
Luces intermitentes

En muchos modelos de alta gama, además de aplicar LED's a las luces intermitentes de los retrovisores de puertas, también se utilizan estas lámparas electrónicas en las unidades de giro en los bloques de luces de la unidad. Las luces LED son de reacción mucho más rápida que las convencionales, que llegan a tardar 1,5 segundos antes de comenzar a destellar, un lapso de tiempo que parece muy corto pero que puede ser decisivo en momentos críticos del manejo, por ejemplo al conectar las luces de giro al intentar sobrepasar a otro vehículo. Las luces LED responden en milisegundos, y se pueden fabricar en diferentes colores, incluyendo el blanco.

Central de intermitencia

Los modernos automóviles incorporan una central de intermitencia con un multivibrador electrónico que sustituye a los impulsores de intermitentes de hilo térmico utilizados con anterioridad y que proporciona los impulsos necesarios.

Las ventajas de este sistema están relacionadas con la mayor seguridad de funcionamiento, la duración más prolongada de los generadores térmicos, la insensibilidad a la temperatura ambiente, la resistencia a los cortocircuitos y, además, la frecuencia de los impulsos es prácticamente independiente de la red eléctrica del vehículo.

Luces intermitentes
Una futurista unidad de faro trasero con barras luminosas gracias a la micro óptica

Estructura del sistema

La central de intermitencia tiene un circuito con relé, luces intermitentes, generador electrónico de impulsos (multivibrador) y etapa transistorizada de control con una o varias lámparas testigo, instaladas en el panel de instrumentos, con el símbolo de las clásicas flechitas o de otras formas.

El generador de impulsos, la etapa de control y el relé de intermitencia se encuentran juntos en un módulo central de activación de los intermitentes de dirección y de emergencia. Por cierto todo el sistema está protegido por el correspondiente fusible. La parte principal del sistema de los intermitentes de mando electrónico es un multivibrador estable, con un microcircuito o “chip” de alta integración.

Con fibras ópticas

En los modelos de alta gama también vemos unidades internas y externas de luces emanadas de fibras ópticas en lugar de lámparas. Es una ciencia apasionante y con dichas fibras que conducen la luz se pueden formar unidades ópticas brillantes y muy visibles, que no generan calor y no se desgastan nunca.

Y con dichas fibras también se pueden transmitir las guías de luz a las microlámparas con reflectores especiales, prescindiendo de filamentos y hasta de los LED's. El futuro pertenece a estas nuevas fuentes luminosas.

El mantenimiento

Si verificamos que alguna luz intermitente no funciona, en los sistemas tradicionales con lámparas de filamento, lo más probable es que el mismo se haya quemado.

Luces intermitentes

Su reemplazo por una lámpara nueva y de similares características eléctricas, exige desarmar la tapa de plástico, su junta y luego proceder al reemplazo, es decir quitar la lámpara de su asiento del tipo bayoneta y colocar la nueva. Este trabajo se debe realizar siempre con todos los interruptores de luces en posición de apagado. A veces todas las luces intermitentes no funcionan porque hay fallas en algún relé electromecánico o un relé enteramente electrónico, de acuerdo al tipo de automóvil y de su año de fabricación.

También es posible que se haya quemado el fusible correspondiente. En este caso se puede cambiar el fusible siguiendo las instrucciones del manual del automóvil. Si después de reemplazado el fusible se vuelve a quemar, ello significa que existe un cortocircuito y para detectarlo hay que concurrir a un buen taller de electricidad o al concesionario de la marca. En lo concerniente a las luces LED, su inspección y eventual reemplazo no está al alcance del automovilista que no posee un alto nivel de conocimientos técnicos y hay que concurrir al concesionario o a un taller altamente calificado.

at Pablo Jorge Gualtieri

Galería de imágenes

Comentarios

Minuto de Noticias

Resumen informativo

Los principales acontecimientos de la jornada.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario