viernes 30 de septiembre de 2022
TEST | 03-10-2012 18:31

Superarse a sí mismo

El mediano X de la casa alemana presenta la tercera versión del modelo. Un nuevo soldado con el que BMW busca recuperar parte del territorio comercial que perdió, luego del cambio de normas en el ámbito de las importaciones.

Nueve meses. Al principio las cosas parecían fáciles, pero de poco se fueron complicando. Hubo momentos de incertidumbre, inquietud, ansiedad y alegría. Hasta ese bendito momento en que una nueva historia comenzó a escribirse… ¡Y llegó el parto!

Bien podría ser el párrafo anterior un minúsculo resumen de la gestación. O bien podría representar a los nueve meses –febrero a octubre de 2011– que le demandó a BMW acordar con el gobierno nacional las pautas para seguir importando sus productos…

Justamente el X3 se esperaba para el primer trimestre de 2011 y, por los motivos ya conocidos, el calendario de lanzamientos tuvo que modificarse drásticamente. Con arroz procesado, cuero para tapizados y otros componentes automotores en el canal de salida, la puerta para BMW volvió a abrirse.

En 2010, con 3.485 unidades patentadas, su participación en el mercado total fue de 0,53 %; en 2011 bajó a 0,22 y en lo que va de 2012, está en 0,25 con perspectivas de mejoras, ya que, según las empresas del sector, en agosto se abrió “el grifo” para que ingresen unidades trabadas en el puerto y así mostrar a fin de año un crecimiento del mercado. De igual forma, difícilmente –con las condiciones actuales– la filial alemana alcance en el corto plazo los registros comerciales anteriores a las restricciones.

Desde la butaca

Las mejoras del flamante X3 son fácilmente perceptibles: diseño, espacio interior y comportamiento dinámico. Tres aspectos esenciales para un SUV, que en este producto han sido muy bien apuntalados y realzan las diferencias con su antecesor.

Nervaduras y formas renovadas, en sintonía con faros delanteros y traseros, se combinan con cambios en la trompa para cargarle al modelo un aspecto aún más deportivo. Por cierto, el mayor ancho de trochas respecto a su antecesor (7 cm adelante y 6,8 atrás), primeramente, y de las otras dimensiones (8 centímetros más larga, 2,8 más ancha y 1,5 más entre ejes) hacen que el modelo se vea más robusto y mejor parado, más cerca del X5 que del X1.

Lea el resto de esta nota en la edición de Octubre de la Revista Parabrisas

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Más en