lunes 28 de noviembre de 2022
TEST | 03-10-2012 18:04

Multiple choice

Este monovolumen familiar para siete pasajeros sorprende por su versatilidad y prestaciones. Ofrece un confort de marcha destacable y mucha automatización. El reemplazo de la rueda de auxilio por las titulares antipinchadura es casi inadmisible en nuestra región.

Se trata de un modelo con mucho éxito en Europa, cuya principal característica es la de llevar hasta siete personas, la mayoría con absoluta comodidad. Esta segunda generación del Sharan es producida en la planta del grupo en Palmela, Portugal y muestra una renovación total con respecto a las anteriores unidades que se presentaron en 2004. Llega a la Argentina con dos versiones nafteras: una 1.4 de 150 CV y la otra 2.0 de 200 CV. Esta última fue la que probamos y la encargada de sorprendernos a la hora de acelerar.

Diseño

Con un perfil muy lanzado para buscar un buen coeficiente aerodinámico, de su silueta resaltan, además, su elegancia y sobriedad. Mide 4.854 mm de largo,1.720 mm de alto, 1.904 mm de ancho y 2.919 mm de distancia entre ejes; estas dos últimas desempeñan un papel importante en la comodidad del logrado ambiente interior, cuyo diseño también es sobrio y donde se respira aire a Volkswagen en cada uno de sus componentes, como tablero, comandos, etc. La calidad de los materiales es buena en general y también está bien cuidada la aislación de los ruidos externos.

Lea el resto de esta nota en la edición de Octubre de la Revista Parabrisas

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Más en