domingo 18 de agosto de 2019
TEST | 10-02-2019 00:32

Honda WR-V: probamos el nuevo SUV compacto

Este nuevo producto de la marca japonesa llega para complementar la oferta de crossovers, un escalón por debajo del HR-V. Basado en el nuevo Fit, cuenta con diseño específico y cambios en la puesta a punto que lo convierten en una alternativa mucho más amigable en pisos de tierra o, simplemente, en la ciudad.

Para Honda, la llegada del HR-V fue un arma de seducción que el público aceptó rápidamente al depositarle su confianza. Motivó a que otros crossovers del segmento lo tomaran como parámetro, elevando así la jerarquía de toda esa porción del mercado. La elevada cuota de imagen lo divorció de un público más popular, lo que obligó a Honda a desarrollar, de manera casi simultánea en Brasil, un producto más accesible, que se posicionaría como el crossover de entrada a la marca.

Así fue que el WR-V se convirtió en el primer desarrollo completo liderado por la filial brasileña, el cual, sobre la base de un Fit de tercera generación, completó un satisfactorio trabajo de diseño para lograr la apariencia de moda por estos tiempos.

La llegada de este WR-V a la Argentina se demoró por diversos motivos, ya que se comercializa desde hace dos años en el país vecino. Ahora sí en territorio nacional, lo manejamos y sacamos conclusiones considerando sus puntos a favor y en contra con respecto al Fit, como así también su posicionamiento de precios, que lo ubica como el Honda más económico del momento.

Honda WR-V

Con estilo En este tipo autos aventureros, el diseño es mucho, y al tomar la base de un producto ya existente, muchas de las soluciones empleadas para otorgarle esencia off-road deben sobredimensionarse. En el WR-V se ha conformado un diseño frontal específico, compuesto por parrilla, ópticas y paragolpes, que le otorgan una postura de mayor altura.

A su vez, en la parte baja se hace presente un importante spoiler en plástico negro, con aplique plateado al centro, que termina integrándose a cada uno de los amplios pasarruedas laterales. El remate posterior puede ser lo menos atrayente del diseño, no tanto por las ópticas dobles que se integran a la tapa de baúl, sino principalmente por un paragolpes trasero con muy poca protección, de diseño algo insulso.

Incluso al verlo de perfil se puede apreciar que el aplique cromado del portón -que aloja el logo de la marca por encima de la patente- sobresale tanto como el mismo paragolpes, suficiente para dejar expuesto al portón ante cualquier impacto a baja velocidad. Las cotas anuncian un largo total de cuatro metros exactos, once centímetros menos que Fit, aunque tiene seis centímetros extra en el alto (barras de techo incluidas). También se anuncian 25 mm extra en la distancia entre ejes, algo que puede deberse a los cambios implementados en las suspensiones.

Honda WR-V

Camino al andar

De acuerdo con lo comunicado por la marca japonesa, en el WR-V se ha puesto especial énfasis en las suspensiones, elevadas unos treinta milímetros del suelo. Se incorporaron amortiguadores más resistentes y de recorrido ampliado, como así también barra estabilizadora delantera de mayor diámetro, sumado a bujes y topes de goma más duros y resistentes.

En el andar se percibe una mayor firmeza del conjunto, pero con un notorio recorrido de las piezas elásticas, que hacen que al atravesar caminos en mal estado, e incluso en la ciudad, se destaque por solidez y solvencia. Esto se hizo para optimizar el manejo al elevar la velocidad, donde no se siente tan a gusto, ya que deja sentir cierta sensibilidad a los vientos laterales. Del mismo modo, la dirección con asistencia eléctrica tiene una desmultiplicación algo extensa, para que al dar un giro de volante, no se perciban demasiado las inclinaciones.

Por todo esto, es justo hacer notar que en ninguna de sus versiones el WR-V ofrece control de estabilidad (VSC en Honda), algo que debería ser de serie, más aún con el mayor centro de gravedad que involucran estos cambios. Una pena, ya que el resto de la dotación de seguridad cumple con el apartado de manera satisfactoria, con seis airbags, anclajes ISOFIX, cinco cinturones y apoyacabezas.

Digno familiar

Tomando la arquitectura del Fit, su habitáculo es un buen ejemplo de aprovechamiento de espacio, en el que podrán viajar cuatro adultos con digna comodidad. La posición de manejo fue elevada unos centímetros, y continúa siendo uno de los puntos fuertes. Habrá que acostumbrarse a una visibilidad algo limitada hacia el lateral derecho, culpa del amplio parante A.

El diseño del interior no cambia con respecto al Fit, con el que mantiene una calidad acorde al segmento, sin sobresalir en este punto. No caben dudas de que 363 litros de baúl son buenos para un auto de cuatro metros de largo, en conjunto con una practicidad suprema, debido al sistema de abatimiento de los respaldos posteriores (denominado ULT R), que convierten al espacio de carga en un piso plano, tan sólo en segundos. Las felicitaciones terminan al llegar a la rueda de auxilio, de tipo temporal.

Honda WR-V

Un motor Honda es una garantía de buen funcionamiento. Aquí lo hace saber este 1.5 con inyección convencional y un árbol de levas a la cabeza, encargado de comandar las dieciséis válvulas, ocho de ellas con apertura variable merced al sistema I-Vtec, que actúa sobre la admisión. Son 120 caballos a elevadas 6.600 vueltas, similar al torque de 14,8 kgm a 4.800 rpm.

Si bien reacciona mejor “arriba”, aquí ayuda la caja CVT, que ganó un inédito sistema con convertidor de par con el que, según la marca, se agilizó la reacción al partir desde cero, junto a la rapidez de entregar movimiento a las ruedas tras seleccionar cada una de las posiciones del selector. En este caso, la crítica cae al no contar con ningún tipo de modo manual: sólo las opciones Sport y Low desde la palanca.

Las prestaciones obtenidas fueron buenas, con 11,3 segundos para “cero a cien”, y 7,3 segundos para pasar de 80 a 120 km/h. De acuerdo con su tipo, los consumos fueron más elevados que en el Fit, pero dentro de los parámetros normales. La autonomía es limitada, debido a un tanque de apenas 40 litros. Los frenos transmiten muy buena sensación, pero las distancias arrojaron cifras promedio, mientras que la insonorización del habitáculo no es lo buena que se podría esperar, más al superar los 120 km/h.

En línea

El nuevo WR-V ya está disponible en nuestro mercado en dos versiones: EX y EXL. El primero tiene de serie aire acondicionado, pack eléctrico, control de velocidad crucero, llantas de aleación, sistema de audio con pantalla de 5”, cámara de marcha atrás y cuatro airbags.

El que nosotros utilizamos es el EXL, que agrega elementos tales como pantalla táctil de siete pulgadas con navegador satelital y conexión Android Auto y Apple Carplay, climatizador automático (con un poco práctico comando táctil), tapizados de cuero y el agregado de airbags de cortina, para completar seis bolsas en total. No ofrece luces principales con tecnología led como trae el Fit, como tampoco sensores de lluvia o luces, por lo que el equipamiento denota algunos faltantes.

Honda WR-V

Los precios de lista al momento del lanzamiento se establecieron en $ 670.000 para el EX y 730.000 pesos para el más equipado EXL (la única versión de Fit se comercializa a $ 750.000 con ESP). Son precios a tono, en un mercado donde sus competidores directos (la mayoría de marcas chinas), no poseen versión con transmisión automática, tal los caso del Chery Tiggo 2, Haval H1 o Lifan X 50, todos con motor 1.5 (de 105 a 107 CV), sin ESP y caja de cinco marchas. Asimismo, el nuevo Changan CS15 Luxury DCT (ver test en la página 58) se comercializa a unos $ 760.000, con más dotación de confort, ESP y cuatro airbags.

Con mayores aptitudes familiares, hay dos opciones que pueden asemejarse. Por un lado, el Chevrolet Spin Activ AT (5 asientos), con motor 1.8 de 105 CV y caja automática de sexta (4,36 metros y baúl de 710 litros), a $ 805.900, o el Citroën C3 Aircross (4,30 metros de largo y baúl de 403 litros), provisto de motor 1.6 de 115 CV y caja automática de seis velocidades, a $ 806.500 en el full Shine.

FICHA TÉCNICA - HONDA WR-V

 

at René Villegas

En esta Nota

Comentarios

MÚSICA

Bambi

"El ilusionista".

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario