martes 15 de octubre de 2019
TEST | 02-04-2019 23:41

Audi RS3

La variante más potente del compacto alemán se destaca por su nivel de prestaciones y comportamiento dinámico. Con detalles personales y buena calidad, se disfruta tanto en una pista como en la conducción cotidiana.

Hay autos que no se olvidan; son aquellos que tienen algo en particular que los diferencia del resto, y por eso quedan para siempre en nuestro recuerdo. Esto viene a cuento porque hace poco más de 12 años, nos encontrábamos en un circuito privado para disfrutar de las prestaciones del Audi S3, un modelo que nos hizo alterar el pulso cardíaco con su motor de 255 caballos. Ahora, los recuerdos más recientes lo dejarán todavía más marcado en nuestra memoria, gracias a las sensaciones que nos dejó el Audi RS3.  

Es notable percibir la evolución tecnológica que sufrió en poco más de una década: es un auto más liviano, ágil, potente y confortable. También entendimos cómo una variante RS resulta más radical que la S
El imán que provocó circular por Buenos Aires con este bólido fue llamativo: automovilistas que –mientras nos pasaban por la Avenida General Paz– se demoraban mirándonos a la par; playeros que nos pedían por favor que les permitiéramos subirse, y hasta fuimos parados en un control policial sólo porque querían apreciarlo de cerca. Es que el impacto visual que genera es fuerte: tiene una musculosa personalidad de auto de carreras, pero a la vez es sobrio.

Audi RS3


Básicos:
Velocidad máxima: 282,3 km/h // Potencia: 400 CV // Consumo promedio: 10,2 km/l // Precio (unidad probada): U$S 133.448

Resumen:

Diseño-Aerodinámica (✭✭✭✭): Importantes diferencias con respecto a un A3 convencional. Su estilo es muy deportivo, con varios aditamentos que le otorgan fuerte personalidad. Su atractivo diseño no pasa inadvertido. Se percibe más musculoso gracias al mayor ancho de las trochas y los generosos neumáticos de 19 pulgadas.  

Confort-Espacio interior (✭✭✭): La posición de manejo es excelente, con butacas integrales, pero podría mejorar el tipo de regulación, ya que es del tipo manual. El baúl posee una capacidad aceptable. Las plazas posteriores resultan razonables para dos pasajeros de estatura mediana. 

Los más: Prestaciones del motor • Sensaciones de manejo • Tacto y poder de los frenos • Calidad general.

Motor-Prestaciones (✭✭✭✭): Singular sonido y respuesta del emblemático motor de cinco cilindros, que le otorgan un condimento de altas emociones cuando se lo acelera. Superó los 280 km/h de velocidad máxima. El rendimiento promedio es razonable para un modelo de sus características. 

Equipamiento -Instrumental (✭✭✭): Se extrañan algunos ítems, como asientos eléctricos. Instrumental con generoso display digital que ofrece múltiples opciones de vista. 

Suspensiones-Dirección(✭✭✭): El andar es firme pero permite circular por la ciudad con cierta cuota de confort. Los neumáticos, de perfil bajo, requieren cuidado en caminos rotos. Muy buen aplomo en ruta, y dirección firme y precisa. 

Los menos: Sin asientos eléctricos • Sin rueda de auxilio • Plaza central trasera incómoda • Precio elevado.

Transmisión-Caja (✭✭✭✭✭): El sistema de tracción a las cuatro ruedas le otorga un plus en seguridad cuando el piso está mojado. La caja, de doble embrague y 7 marchas, brinda respuesta inmediata. 

Seguridad-Frenos (✭✭✭): No posee rueda de auxilio. Los frenos responden de manera contundente, con buen tacto y dosificación del pedal.

Precio-Garantía (✭✭✭): Es muy caro, pero es el único en su segmento que se ofrece con dos siluetas. En línea con modelos de similares características de potencia y prestaciones. 
 

Detalles especiales

Moderno, fluido y con personalidad, este atractivo diseño que la casa de Ingolstadt le imprimió al RS3 rinde sus frutos en lo comercial. La versión RS muestra detalles propios, principalmente en la trompa, con una generosa parrilla negra más agresiva, que en el borde inferior lleva la leyenda “quattro”. También cambia el paragolpes trasero, con un difusor inferior y generosas salidas de escape. Un sutil alerón remata la tapa del baúl. El despeje es un poco más bajo, y le sientan muy bien las llantas de 19 pulgadas con los grandes cálipers de freno a la vista.  

Adentro reina la simplicidad. Los materiales son de muy buena calidad. Respecto a los A3 convencionales, lo primero que se advierte son las butacas deportivas, que curiosamente poseen regulaciones manuales y no eléctricas, considerando que hablamos de un auto de más de cien mil dólares. Atrás resulta cómodo para dos pasajeros de hasta 1,80 metros, mientras que la plaza central no es del todo cómoda, sobre todo por la forma del asiento y el paso del túnel de transmisión. El volante deportivo, con empuñadura en Alcántara y cuero de buen grip, también marca la diferencia, al igual que el instrumental digital que posee diferentes vistas; una de ellas se destaca con un generoso tacómetro central y la leyenda “RS3”.

Audi RS3

El interior se complementa con detalles específicos, como los pedales y reposapiés de acero inoxidable, los paneles de las puertas adornados con franjas en Alcántara, los relojes de la instrumentación negros con agujas rojas, etc. Un párrafo aparte merece el sistema de sonido Bang & Olufsen, que llena de vida el interior de este sedán con sus 705 wats y sus 14 parlantes.  

Todo un deportivo

Como era de esperar, el RS3 es el A3 más áspero de todos y no se preocupa demasiado por ocultarlo. Mientras los empedrados no estén muy deteriorados, vaya y pase, pero por la salud de las llantas y los neumáticos de perfil bajo, hay que tomar recaudos en los reductores de velocidad o cordones rebajados. En lo que respecta al manejo, se destaca por su comportamiento dinámico, gracias a la caja de cambios S tronic de doble embrague y siete velocidades, combinada con un embrague multidisco electrohidráulico y control electrónico que propicia que, a medida que los vamos exprimiendo al máximo, obtengamos un comportamiento muy ágil y eficaz. En la zona límite, la tracción quattro trabaja junto con el sistema de control selectivo de par que se envía a cada rueda, una función del software inteligente que incorpora el Control Electrónico de Estabilidad (ESC). 
Este mecanismo frena suavemente las ruedas del interior de la curva, permitiendo que la conducción sea más fluida y estable. Para derrapes controlados, el ESC ofrece una configuración deportiva RS específica. Por otra parte, también se puede desconectar por completo el sistema. 
Como novedad en este RS3, la gestión electrónica del embrague multidisco está integrada dentro del sistema de conducción dinámico Audi Drive Select. Los modos disponibles son: Comfort, Auto, Dynamic e Individual. Actúan sobre la tracción quattro, la caja de cambios S tronic de siete velocidades, la dirección, las características de funcionamiento del motor y las válvulas del sistema del escape. En el modo Dynamic, el embrague multidisco envía la potencia al eje trasero. En el Individual, el conductor puede configurar a su gusto la forma de trabajar de los componentes antes mencionados.

Audi RS3
Llevado al límite en un autódromo y en caso de que se descontrole, el aplomo del chasis hace que con sólo un golpe de gas se termine de cerrar la curva, relegando el deslizamiento a un pequeño desvío de la trayectoria, controlado por igual entre los dos ejes. La tracción quattro también es la responsable de que podamos abrir gas a fondo tras una curva… sin entrar en pánico.

400 caballos premiados

El motor es un cinco cilindros turbo naftero 2.5 TFSI que recibió el premio al Motor del Año Internacional en reiteradas ocasiones. Hace poco fue revisado por completo para (sin variar su cilindrada de 2.480 cm3) obtener un 17% más de rendimiento. Entrega 400 caballos y 48,9 kgm de torque. Posee levas de admisión y escape que se ajustan según las necesidades. 
Además, en el lado del escape, el sistema Audi Valvelift System (AVS) cambia la duración de la apertura de las válvulas, dependiendo de la posición del acelerador y de la velocidad de giro del motor. Al tener un número impar de cilindros, el propulsor ofrece unas frecuencias armónicas que acompañan el tono básico y recuerdan al de los autos de rally de la década del ochenta. La unidad de control del motor también contribuye a un sonido inconfundible. Al acelerar a fondo, las válvulas del sistema de escape se abren para que la sonoridad aumente.

Posee sistemas de inyección directa e indirecta, que funcionan alternativamente según varían la carga y las revoluciones del motor. Pesa 26 kilogramos menos que la generación anterior, y, según la marca, se han reducido entre un 10 y un 12 % las fuerzas de fricción internas. El menor peso se obtuvo alivianando las piezas de fundición, y en menor medida mediante el rediseño de algunas partes móviles de la cadena de distribución. También cambió el turbocompresor, que es de la firma BorgWarner.

La presión de sobrealimentación absoluta pasó de 2,20 a 2,35 bar. La caja S tronic de siete velocidades efectúa el paso de una a otra marcha de forma muy rápida. La eficiencia y la versatilidad de la transmisión de doble embrague son impresionantes. Las marchas bajas son cortas, y la séptima velocidad tiene una relación de transmisión larga para reducir el consumo. 

Audi RS3
El conductor puede accionar la caja por medio de la palanca convencional o través de las levas situadas en el volante deportivo. En el arranque, el sistema de tracción quattro hace el aporte para que obtenga la máxima aceleración, minimizando al máximo una posible pérdida de tracción en las ruedas. 
Durante las pruebas obtuvimos una aceleración de 0 a 100 km/h de 4,8 segundos, y cubrimos los 1.000 metros con partida detenida en 23,4 segundos a 233 km/h. Los 400 metros los cubre en 13 segundos a 180 km/h, y la velocidad máxima fue de 282 km/h a un régimen de 6.1.00 rpm. Curiosamente, el error de velocímetro fue prácticamente nulo. El consumo en ciudad es alto, con poco más de 7 km/l, aunque en ruta se compensa a velocidades legales y logra un promedio de 10 km/l.

Como es de esperar en un auto alemán Premium, la seguridad, tanto activa como pasiva, resulta notable. Sólo hay que considerar que no cuenta con rueda de auxilio. En las pruebas de frenado no sorprendieron los valores de detención, con 38 metros para parar desde los 100 km/h, y con un tacto del pedal muy agradable. Es un auto al que se lo siente muy seguro, por la respuesta de la dirección y el aplomo general.

Además, utiliza materiales avanzados para la absorción de impactos. Con respecto al equipamiento, hay que considerar que la unidad RS3 que probamos tenía varios opcionales, como el escape deportivo RS, los asientos delanteros con apoyamuslos extensibles de forma manual, el limitador de velocidad a 280 km/h (sin el opcional alcanza los 250 km/h), el tapizado de cuero, los asientos deportivos y los faros Audi Matrix Led, que otorgan un excelente nivel de iluminación en ruta.

Con todo esto, el valor se eleva a 133.448 dólares, o sea unos 17.248 dólares por sobre el precio de lista. Por sus características en el mercado local no tiene rivales directos, los más cercanos podrían ser el BMW M2 de dos puertas y tracción trasera y con motor menos potente y el Clase A sedán AMG que no se ofrece en nuestro mercado. 
Quien busca un RS3 tiene bastante claro que se estará sentando en un auto exclusivo, de esos que tienen algo particular que los diferencia del resto, y que no olvidará con el correr de los años.

FICHA TÉCNICA Y PRESTACIONES

 

at Augusto Brugo Marcó

Comentarios

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario