sábado 14 de diciembre de 2019
TEST | 01-04-2019 15:15

Ford F-150 Lariat V8

El esperado regreso de la serie F se producirá a fin de año a través de la F-150. Si bien todavía no hay muchas definiciones acerca de la configuración, manejamos una de las versiones que casi con seguridad estará este año en las concesionarias del óvalo.

La próxima llegada a nuestro país del vehículo más vendido de los Estados Unidos -y uno de los de mayor éxito del mundo a pesar de que se comercializa en pocos países-, ya está haciendo ruido entre los que alguna vez supieron disfrutar de la F-100, o, simplemente, de los amantes de las full-size y los motores poderosos. En este caso, nada menos que con la histórica configuración V8 de Ford
Importada de los Estados Unidos, en principio esta motorización sería la primera en llegar y, según se especula, la versión de entrada de gama estaría en torno a los 65.000 dólares, mientras que la F-150 Raptor (ver recuadro), que vendría un poco más adelante, estaría por encima de los 90.000 dólares. De esta manera, el único rival sería la Ram, que la espera con dos configuraciones: 1500 Laramie 5.7L AT6 AWD (395 CV), a 55.800 dólares, y la 2500 Laramie 6.7L TD ATX AWD (330 CV), a 71.400 de la misma moneda.

Ford F-150 Lariat
Este modelo se destaca por un diseño atractivo, potenciado por una parrilla muy agresiva cuyo cromado aparece envuelto por unos faros partidos con un par de extensas tiras de led en forma de C para la iluminación diurna. De perfil, llaman la atención las grandes llantas cromadas, mismo acabado utilizado en los espejos y las manijas de las puertas. La parte trasera luce bastante simple, resaltándose algunas molduras, como la que atraviesa la parte superior del portón, y la inscripción “F-150” estampada en la misma pieza. En cuanto al interior, se percibe un ambiente lujoso, acentuado por los apliques símil madera y la buena calidad de los tapizados de cuero.

Todopoderosa
Con los ocho cilindros en V como sello distintivo, este motor naftero de cinco litros aspirado y 32 válvulas, entrega una potencia de 400 CV (395 HP) y un torque de 55,3 kg. Además de esta poderosa entrega, el impulsor sobresale por el intimidador sonido que emite cuando se lo exprime, incluso si se lo compara con el de la F-150 Raptor, otro de los vehículos que estaban disponibles para testear en Pinamar.
Asociado a una caja automática de diez velocidades con reductora, el empuje que brinda es destacable. Así lo demostró en un predio cerrado con interesantes médanos en la zona de La Frontera: le sobra para mover las más de 2,2 toneladas (vale aclarar que, como novedad, gran parte de la carrocería está hecha en aluminio), con un empuje que nos “pega” al asiento y nos permite trepar las dunas con una facilidad asombrosa… tan asombrosa como la rapidez con la que devora combustible. Prueba de ello es que las versiones más potentes adoptan un voluminoso tanque de 136 litros.
Medios especializados de su país de origen declaran una velocidad máxima (limitada) de 172 km/h, y una aceleración de 0 a 100 km/h en 6 segundos. El rendimiento en ciudad es de 5,8 km/l, y en ruta, a 120 km/h, está en el orden de los 5 km/l.

El simple apodo de Raptor puede poner la piel de gallina a cualquiera. Esta versión deportiva, que también llegará a la Argentina, fue presentada en el Salón de Detroit de 2015. Dispone de un  propulsor naftero turbo V6 EcoBoost de 450 CV de potencia y 71 kgm de torque, y la misma configuración de transmisión que la F-150 que probamos. Además de un look diferenciado y deportivo, se distingue con neumáticos específicos, chasis reforzado y suspensiones más resistentes.

Ford F-150 Raptor
Ford F-150 Raptor

Fuera de ruta
Antes de meternos en su comportamiento off-road (donde focalizamos la prueba), no podemos dejar de referirnos a la suavidad de marcha y la cuidadísima insonorización, aun a altas velocidades. También es muy estable, ya que además de estar apoyada sobre unas enormes gomas 275/45 R 20, esta variante 4x4 cuenta con espirales atrás, aunque utiliza barra de torsión, como el resto de las chatas. Por su parte, la dirección con asistencia eléctrica facilita en gran manera el control del vehículo, tanto en ruta como en ciudad, aunque, por su gran tamaño, este último ámbito no es el más indicado para moverse con él.

Para el traslado de carga, esta variante tiene apenas una capacidad de 745 kg, pero a favor (dependiendo de la configuración) puede arrastrar hasta cinco toneladas, con múltiples asistentes para un traslado seguro.
Ya en la arena, no hizo falta recurrir a la reductora para aprovechar el máximo del conjunto motor-caja. La mayor parte del recorrido lo hicimos en modo automático, pero en algunos casos recurrimos al modo secuencial a través de la selectora (no cuenta con levas en el volante), forzando así las marchas bajas para no perder tracción en las ruedas.

Ford F-150 Lariat

Esta versión cuenta además con un paquete off-road que incluye tracción 4x4 con modo automático, diferencial trasero bloqueable, control de descenso en pendientes, protectores inferiores y suspensión off-road. Esta última es la responsable de que la F-150 se bancara nuestras exigencias y las del resto de los usuarios que tuvieron oportunidad de probarla en la costa. También lo fueron los amplios ángulos de ataque (25,5º), salida (26,4º) y el despeje, que alcanza los 23,6 centímetros.

Tercera dimensión
Además de la potencia, la F-150 también impresiona por  su tamaño. Con casi seis metros de largo (5.890 mm), un ancho de 2.029 mm y una altura de 1.953 mm, más la generosa distancia entre ejes de 3.683 mm, es indudable que se trata de un vehículo enorme, tanto por fuera como por dentro. 
En el interior sobra espacio por doquier, y a esto lo revelan sus amplias butacas delanteras, que se dan el lujo de contar con un ancho apoyabrazos central. Atrás, por su parte, es notable el espacio para las piernas (el piso es totalmente plano), al mismo tiempo que sobra lugar de la cabeza al techo, y tres personas (siempre hablando de adultos que superan la estatura media) cuentan con el suficiente ancho para las caderas.
Además del generoso espacio, los pasajeros cuentan con todo para que los viajes sean de lo más placenteros, gracias a una interminable lista que resumimos con los ítems más importantes, puesto que, como dijimos, todavía no se tiene certeza de cómo llegará configurado el modelo. Así, en la versión Lariat destacamos las butacas calefactables y refrigerables, asientos traseros con calefacción, asientos eléctricos con múltiple regulación eléctrica y memoria para el conductor, volante regulable eléctricamente en altura y profundidad, techo panorámico, doble panel eléctrico, pantalla táctil de ocho pulgadas, radio AM/FM, CD, USB, sistema Sync 3 y tomacorrientes de 12 y 110 voltios.

Ford F-150 Lariat
También ofrece acceso inteligente y arranque “sin llaves”, el sistema Start&Stop y -al igual que el Mondeo-, apertura de puertas con código de seguridad (SecuriCode), a través de un teclado numérico en el parante del medio. Por su parte, el tablero presenta los principales instrumentos (tacómetro y velocímetro) analógicos, dejando en el centro espacio para lo digital, que es aprovechado para brindar información de todo tipo.
En cuestiones de seguridad, esta pick-up también ofrece un nivel de equipamiento superlativo: discos ventilados adelante y atrás, control de estabilidad, seis airbags más los cinturones de seguridad traseros inflables (serían nueve airbags en total); monitor de presión de neumáticos, ABS en las cuatro ruedas, sistema de visión de 360°, y muchos otros asistentes que ayudan a que el conductor se sienta realmente seguro.

Cambio de destino
Mientras la marca del óvalo se despide de algunos modelos emblemáticos para nuestro mercado, como el Fiesta y el Focus, es evidente que el mayor esfuerzo estará dedicado a los SUV y las pick-ups. Sin embargo, teniendo en cuenta su precio, esta reemplazante de nuestra exitosa F-100 que se dejó de comercializar en 2012, seguramente se convertirá en un modelo de nicho. De todos modos, hay mucha expectativa entre los nostálgicos y los que buscan un vehículo capaz de brindar muchas emociones, al tiempo que se le pueden extraer muchas utilidades.

FICHA TÉCNICA

Motor

Naftero, delantero, longitudinal, 8 cilindros en V, 32 válvulas, doble árbol de levas a la cabeza comandado por cadena. Inyección directa e indirecta. Sistema Start&Stop
Cilindrada    4.949 cm3
Relación de compresión    12:1
Potencia    400 CV a 5.750 rpm
Torque    55,3 kgm  a 4.500  rpm

Transmisión
Tracción 4x4 con bloqueo de diferencial trasero. Caja automática con convertidor de par de diez marchas, con modo secuencial y caja reductora.

Suspensiones
Delantera: Independiente tipo MacPherson, resortes helicoidales, amortiguadores presurizados a gas y barra estabilizadora.
Trasera: barra de torsión con resortes helicoidales, amortiguadores presurizados a gas y barra estabilizadora.  

Frenos
Delanteros    discos ventilados
Traseros    discos ventilados

Dirección
Piñón y cremallera, eléctrica

Neumáticos
Material    aleación
Medida    275/55 R20

Dimensiones
Largo/ancho/alto    5.890/2.029/1.953 mm
Entre ejes    3.683 mm 
Peso    2.200 kg
Tanque    136 l

Christian Hein

Christian Hein

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario