lunes 3 de agosto de 2020
CLáSICOS | 31-05-2020 15:21

Así probábamos al Isuzu Trooper

Recordamos uno de los todoterreno más emblemáticos de la Argentina durante la década del 90'. En esta ocasión, la prueba de manejo corresponde a la edición de octubre de 1997 de Revista Parabrisas.

Con mucho lujo, excelentes frenos y dotes para 4x4, este off road es la oferta de Isuzu en la franja de los pesos pesados con motor TD.

Una de las franjas más seductoras de los Todo Terreno es la de los peso pesados con motor TD. Y en ella, es innegable que el Isuzu Trooper es un claro referente. Porque sin resignar el concepto ni las dotes de un off-road, ofrece un notable confort y equipamiento, porque tiene una potencia interesante -125 CV, lo máximo en su clase junto al Mitsubishi Montero y la Toyota Hilux SW4-, y porque su precio de $ 55.601 es entendible y razonable si pensamos en todo lo anterior.

El Trooper es el único off-road que Isuzu importa oficialmente en la actualidad, y se vende en un sola versión. Por lo tanto, este modelo es el arma fundamental con que la marca ataca su segmento y, al evaluar el producto, queda claro que no tiene intenciones de dar ninguna ventaja.

Diseño - Aerodinámica

Aunque tal vez su diseño no sea el más reconocido popularmente, se puede decir que el Trooper tiene un estilo propio y personal. Y lo logra a partir de su forma cuadrada con bordes redondeados, un gran porte, apreciable despeje y la toma de aire en el centro del capot. Pero además, este off-road ofrece otros detalles que lo visten realmente bien: pintura de dos colores, manijas de puertas cromadas y atractivas llantas de 16".

Isuzu Trooper

Atrás, se destaca por un diseño particular, donde el portón no ocupa toda la superficie y deja lugar a una pequeña ventana. Aerodinámicamente, no es de los más dotados, sufre con vientos laterales y de frente, pero no llega a ser dramático.

Motor - Prestaciones

El motor 3.1 de 125 CV sobresale por su serenidad de marcha, circula siempre a bajas revoluciones y, además, sale muy bien en intermedia. El turbo acopla progresivamente y comienza a manifestarse cerca de las 2.500 rpm. Antes de este régimen es algo más lento, pero consiguió valores de aceleración lógicos para un vehículo de su clase, que en este caso pesa 1.955 kg.

De 0 a 100 km tardó 17s6 y alcanzó los 151,5 km/h de velocidad máxima, aunque el velocímetro orille los 160 km/h. Los valores de consumo también son coherentes para un tres litros de 125 CV. Promedió 8,0 km/l entre ruta y ciudad y logró una autonomía interesante de 850 km circulando a 90 km/h constantes. A ello contribuyó el tanque de combustible, con una capacidad bastante adecuada de 85 litros.

Isuzu Trooper

Confort y espacio interior

Sólo su gran despeje puede hacer algo incómodo el acceso al habitáculo, ítem que se compensa con un buen ángulo de apertura de las puertas. El interior propone un ambiente de lujo, con dimensiones apreciablemente generosas. Ambas butacas delanteras son muy cómodas y la del conductor tiene regulaciones en el respaldo y dos para modificar la altura del cojín.

No cuesta mucho adoptar una correcta posición de manejo, pero sí acostumbrarse a manejar a una altura considerable, dado que el centro de gravedad de este Isuzu es uno de los más altos. El asiento trasero partido también es muy confortable y brinda además, la posibilidad de modificar la inclinación del respaldo. Más atrás, tiene dos pequeñas butacas, que al plegarlas y abatir el asiento, aumenta la capacidad de carga original de 445 dm3 a un "miniliving" que soporta hasta 800 kilogramos.

Isuzu Trooper

Instrumental - Equipamiento

La consola central, muy sencilla, alberga los prácticos comandos del climatizador y de los lavafaros. En su parte inferior se encuentra el estéreo, de buen funcionamiento, aunque por su precio, este Trooper debería tener algún equipo de audio de mejor calidad. En el extremo izquierdo del panel están los comandos de los faros rompeniebla y de la regulación interna de las luces, dos detalles que se suman al completo equipamiento.

Trae volante regulable en altura y levantavidrios y espejos eléctricos, estos últimos con un dispositivo que permite plegarlos eléctricamente para estacionar. El tablero, por su parte, está compuesto por seis relojes con agujas, entre los cuales se incluyen uno para el nivel de aceite y otro para la carga de la batería, y que lo hacen muy completo. Además, es perfectamente legible, claro y luminoso.

Dirección - Suspensión

La dirección, a bolilla recirculante, está bien asistida y es realmente agradable de manejar. No es demasiado suave en ruta, por lo que es posible llevarlo con mayor firmeza que otros, y en ciudad facilita cualquier maniobra de estacionamiento o en pleno tráfico. Por su parte, la suspensión. -independiente adelante y con resortes atrás- es la responsable de un andar suave sobre caminos normales y cumple en 4x4.

Isuzu Trooper

Puede no ser la ideal para alguna incursión trialera, pero es un logrado equilibrio que permite buen confort de marcha sin relegar performance al aventurarse en off-road. Este esquema también hace que en ciudad, al doblar cerrado en cualquier esquina se produzca un lógico cabeceo. Además, la altura a la que está ubicado el conductor hace que esta sensación se perciba con mayor notoriedad.

Transmisión - Caja

Este Trooper está bien relacionado, con una quinta marcha algo larga y una cuarta directa. El embrague es suave y de acople justo, lo que posibilita una salida rápida, sin necesidad de acelerar demasiado y sin la lentitud típica de los diesel.

Hay un salto apreciable entre la segunda y la tercera velocidad. La palanca de cambios es suave, de recorridos largos y marcados. Su ubicación se adapta a cualquier posición de manejo, tanto en altura como en distancia, con el detalle de que la quinta queda bastante retirada hacia la derecha.

Ruta - Todo Terreno

En ruta, además de confortable, se mostró algo ruidoso, y mucho tiene que ver su área frontal. Una vez superados los 120 km/h aumenta la rumorosidad en el habitáculo y se hace notar progresivamente hasta llegar a los 150 km/h de máxima.

Isuzu Trooper

Al sacarlo del asfalto y llevarlo a algún terreno difícil, el Trooper sorprende gratamente: la palanca para conectar la doble es suave y precisa, detalle que no tenemos la suerte de destacar seguido. Tiene opción de alta y baja y un desempeño que anima a someterlo a cualquier compromiso. En caso de que sea con agua, arena o polvo -como lo hicimos nosotros-, no habrá problemas porque el habitáculo es totalmente estanco.

La capacidad de vadeo -90 cm- y los ángulos de ataque -40°- y salida -31°- son elogiables y lo posicionan muy bien en su segmento, junto al Mitsubishi Montero, Hilux SW4 y el Discovery, sus principales competidores.

Seguridad - Frenos

Este es un ítem repartido. Por una parte, la visibilidad hacia atrás deja bastante que desear, perjudicada por el particular diseño trasero que mencionamos anteriormente y agravada por la ubicación del auxilio en el portón. A esto hay que sumarle que si las dos pequeñas butacas de atrás están plegadas, también complican la visión. Los generosos espejos externos salvan a medias la situación. Sin embargo, por otro lado, este Trooper sorprende por su gran capacidad de frenado.

Tiene discos ventilados en las cuatro ruedas y ABS, pero obtuvo valores brillantes a pesar de sus casi dos toneladas de peso. De 80 km/h a 0 sólo necesitó 28 m para detenerse. Pero más allá de los registros, siempre mantuvo la línea recta y el pedal, de funcionamiento progresivo, transmitió sensación de seguridad y eficacia. Está equipado con airbag para el conductor y acompañante y se destaca la correcta ubicación de los apoyacabezas de las butacas delanteras.

Precio

Si tenemos en cuenta que todos sus competidores se ubican en un rango de precios entre los $50.000 y $60.000 -salvo el Galloper que es mucho más barato-, los $ 55.601 que cuesta este Trooper son adecuados. De todas maneras, estos mismos valores lo ubican en una franja bastante exclusiva, pero lo justifica con sus principales atributos: confort, lujo y performance.

Por: Jorge De Negri
Fotos: Juano Fernández

Otros datos

Motor: 3.1 turbodiésel con cuatro cilindros en línea y 125 CV

Transmisión: Manual de cinco marchas

Velocidad máxima: 151,5 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 17,6 segundos

Distancia de frenado a 120 km/h: 60,1 metros

Consumo en ruta a 90 km/h: 10 km/l

Consumo en ciudad: 7,6 km/l

Galería de imágenes

Comentarios

Más en