lunes 30 de noviembre de 2020
CLáSICOS | 22-11-2020 10:07

Así probábamos el Auto Unión 1000 S

Recordamos la prueba de manejo de uno de los modelos más revolucionarios del mercado. El test pertenece a la edición de abril de 1962 de Revista Parabrisas.

Con sus defectitos (deficiente visibilidad a la izquierda, pedales duros, insoportables perillas de ventanillas traseras, chillido de cubiertas en cualquier momento), el Auto Unión 1000 S es un señor auto.

El tester de automóviles es, fundamentalmente, un enamorado de su profesión. Tiene que serlo, porque es una tarea que, junto con sus halagos, trae sus sinsabores, especialmente andando en el tránsito moderno con la cantidad de automóviles que se ve ahora; y a los muchos desaprensivos se suma ahora gente que recién toma un volante, y que puede constituirse en un factor de peligro, no por mala voluntad, sino por no estar aún perfectamente fogueados.

Y eso sin hablar de un camionero asesino que quiso hacer un sobrepaso debajo de uno de los puentes que cruzan la Avenida Perito Moreno. Gajes del oficio, que le dicen ...

Fiat 128 concepto
Leé también
¿Vuelve el Fiat 128?

El introito venia a que el Auto Unión es uno de los coches mas agradables de probar. La experiencia de la empresa de Ingolstadt no tiene parangón en cuanto a motores de dos tiempos se refiere; y en rigor a la verdad, una parte muy grande de los motores de dos tiempos del mundo deben su inspiración a DKW en forma más o menos directa. El modelo 1000 S representa la actual de DKW, con el famoso motor tres cilindros de 980 cc, llevado a 50 HP.

Auto Union

Primeras impresiones

La primera impresión que se tiene al sentarse en el Auto Unión es de que es un auto grande. El espacio interior es sorprendente; a pesar de tener chasis, vale decir que el piso es más alto que en el caso de un automóvil integral, el espacio vertical es adecuado, tanto atrás como adelante. El espacio longitudinal es también notable; los pasajeros de atrás tienen un lugar desusado en automóviles de esta categoría.

El asiento delantero es enterizo y se puede recorrer fácilmente con una perilla ubicada en el piso, a la derecha del conductor.

Las puertas delanteras abren hacia atrás; las traseras, hacia adelante. Es fácil y cómodo subir y bajar. Las puertas traseras traban con un pulsante sube y baja; la del acompañante, con un recorrido adicional de la manivela, y la del conductor no tiene traba, cerrándose solamente desde afuera con la llave que también sirve para el baúl.

Tiene ventiletes en las cuatro puertas, pero para subir y bajar las ventanillas traseras (que solo llegan a la mitad, porque la forma de la puerta impide recorrido adicional) se han dispuesto unas perillas tipo radio, de unos 7 cm de diámetro, que nos son por cierto el detalle mas elogiable del coche; son duras e incómodas, tanto es así que cualquier operación de subir y bajar siempre fue acompañada por poliglotos rezongos de parte de nuestros testers. Las ventanillas de adelante tienen manivelas comunes, sin problemas.

Auto Union

El tablero es amplio, con instrumental prolijo y la iluminación de noche merece diez puntos; es buena y no encandila a pesar de su claridad. No tiene reóstato. Los instrumentos son: velocímetro con cuentakilómetros, medidor de nafta, medidor de temperatura (marcado: "Temparartura"), luz de carga de dinamo y testigo de la luz alta.

Entre detalles poco usuales encontramos la famosa rueda libre, característica de los Auto Unión, accionada por una perilla ubicada debajo del tablero, a la izquierda. Otro detalle poco habitual es la cortina del radiador, que trabaja con otra manijita, también a la izquierda. La casa recomienda que a la mañana se circule con el radiador cubierto hasta que el coche alcance su normal temperatura de funcionamiento.

El arranque no se hace con la llave; esta, ubicada sobre la columna de dirección, acciona también una traba. El botón de arranque esta ubicado a la izquierda, y no trabaja si no esta prendido el circuito de encendido.

Sobre el costado izquierdo de la columna esta el cebador; no conviene usarlo a menos que haga mucho frío. Debajo del botón de arranque están la perilla del limpiaparabrisas (eléctrico, de suave funcionamiento, regular cadencia -60 barridos por minuto-, pero que no cubre todo lo que debería cubrir), la perilla de la luz de tablero y la perilla maestra de luces.

Estas trabajan con una palanquita, en su posición de reposo hace andar la guiñada; para arriba, el primer movimiento pone la luz alta, el segundo la baja. Encontramos ilógico el hecho de que la luz alta estuviera entre la media y luz de posición. Molesta a los otros automovilistas cuando se hacen maniobras.

Auto Union

Viene con un amplio espacio para radio (del cual no estaba provisto nuestro coche) y una gaveta, también amplia y cómoda, sin luz. Además, en las puertas de adelante se han provisto bolsillitos.

Hay dos espejos retrovisores, uno interno (montado sobre el tablero; tal vez hubiera sido mejor colgarlo del techo) y el otro externo. El externo es muy chico, difícil de ajustar, porque cuando usted saca el brazo para corregirlo, este tapa el espejo.

La palanca de cambios esta ubicada debajo del volante, y el diagrama de posición es exactamente a la inversa de los otros coches; hay que acostumbrarse, pero es cuestión de dos o tres días. Nos costó más a nosotros, que saltamos de coche en coche, que lo que le costaría a un comprador que anduviera solamente con ese mismo automóvil. Los cambios son un tanto duros, pero entran en forma precisa; la primera esta sincronizada, lo que es una gran ventaja.

El tapizado, de género, es lindo y fresco en verano. Hay posavasos, pero son un tanto pequeños y filosos (su verdadera función es la de cerrar las puertas). El lavaparabrisas es accionado a pie y funciona bien. Las señales de viraje se hacen con una palanquita que no retorna, sin embargo tiene un testigo grande y brillante que hace imposible que el conductor se olvide de cancelarlo a mano. El capot se destraba desde adentro. Encontramos dificultad en cerrarlo en nuestro coche, pero fue un problema de ajuste que resolvimos por nuestra cuenta sin dar intervención a la casa.

Dos detalles pequeños pero que agradan: el espejo interior tiene dos posiciones con una llave, vale decir que si lo encandilan de noche desde atrás, usted corre el espejito con un simple movimiento del dedo sin desacomodar el ajuste del espejo. Además la visera del lado del acompañante (ambas son volteables hacia los costados) tiene un espejito como para que la acompañante compruebe que sigue siendo encantadora.

Auto Union

Impresiones de manejo

Giramos la llave de contacto y, con el botón de arranque, ponemos el motor en marcha. En caliente arranca instantáneamente, no así en frío, ya que nosotros siempre tuvimos que hacer dos o tres tentativas antes que el motor respondiera. Comprobamos que está cerrada la cortina del radiador (suponiendo motor frío) y apretamos el embrague para pasar la palanca a primera.

Observamos que aquél es duro y celoso; hay que tomarle la mano, o mejor dicho, el pie. El acelerador es muy suave pero se "endurece" a propósito pasando la mitad del recorrido, y en esa posición se logra la velocidad de crucero económica (110 Km/h).  El pedal de freno es también duro, pero el coche frena en forma excelente. Es cuestión de pisar nomás.

Menos mal, porque por ser dos tiempos, el motor no frena casi nada, tanto es así que nosotros recomendamos andar con la rueda libre, prácticamente no hay diferencia en consumo de combustible, pero la transmisión trabaja mas alivianada y, además, esta la comodidad de poder hacer todos los cambios sin embrague (excepto del arranque de parado).

Andando en rueda libre sin embrague, los rebajes se pueden hacer instantáneamente, los cambios ascendentes deben hacerse en forma pausada, esperando a que el motor deje de girar ligero.
Por sus características, el motor dos tiempos no aminora inmediatamente la marcha cuando se suelta el acelerador. Para efectuar un cambio de marcha ascendente sin embrague, pase la palanca a punto muerto, espere un momento y páselo lentamente a la velocidad que desea enganchar. Después de acostumbrarse a no desembragar, resulta muy cómodo ... y gasta menos a la transmisión, incluso el embrague y su mecanismo de retracción y acople.

Picamos en primera y notamos un chillido de las ruedas delanteras (tractoras, en este caso). Si pasamos a segunda rápidamente, también emitirán un chillido las gomas. Nosotros viajamos durante cuatro mil kilómetros acompañados de un polifónico chillido cada vez que picamos, frenamos o tomamos un viraje. Divertido, pero cansador a la larga; además se cosechan rencorosas miradas de señoras de edad. Probamos distintas presiones, pero sin resultado positivo.

Auto Union

La aceleración es buena, muy buena; el motor 1000 S trabaja mejor cuando esta un poco embalado. En uso normal, nosotros hacíamos los cambios 1/2 a 15, 2/3 a 40, 3/4 a 60; en cuarta tira hasta mas o menos 50 Km/h, pero no recomendamos enganchar cuarta a menos de 60 Km/h. La tercera es una velocidad muy buena porque permite ir despacio y ligero, a voluntad del conductor; su rango práctico de uso esta entre 30 y 80 Km/h, que lo hace excelente para andar en el tránsito. La cuarta se reserva para las avenidas o la ruta.

En el transito

En el fragor de la "lucha ciudadana", el Auto Unión se porta muy bien. Pica con cualquiera y frena con cualquiera. La dirección es precisa, un tantito pesada, pero no lo suficiente para molestar. Se notará que el volante no es perfectamente circular; tiene un eje de simetría vertical, pero en función horizontal, la parte de abajo es achatada relativa a la de arriba. Esto se hace para que haya mas lugar para el conductor. El volante es de pequeño diámetro. En el centro, tiene el botón de la bocina.

Un detalle sumamente molesto es la visibilidad hacia la izquierda. El parante del parabrisas es grueso, y además la visión es obstaculizada por el marco del ventilete y el espejo retrovisor externo. Cuando a esta circunstancia se agrega la de que en un día de lluvia el limpiaparabrisas deja un pequeño sector sin barrer, se verá que la operación de voltear a la izquierda exige cuidado y mirar allí con mil ojos para no atropellar a algún peatón que se haya ubicado en la zona "ciega".

La forma del coche es muy aerodinámica; es un poco rara para estacionar, pero uno se acostumbra de inmediato.

Auto Union

En la ruta

En camino abierto, el Auto Unión es un automóvil superlativo dentro de su categoría. Nosotros nos fuimos a Mendoza y vinimos a 110 sostenidos, y a esa velocidad el zumbido del motor es seguro y suave; nunca tan bien aplicada la frase "este motor es un violín". Viajamos 14-15 horas y no nos sentíamos cansados en absoluto. A 80-90 en cuarta hay una amplia reserva de potencia para pasar camiones.

Debido a que el piso delantero no tiene túnel de transmisión, hay lugar de sobra para las piernas. En el Auto Unión caben cinco personas cómodamente.

Carece de calefacción; a nosotros no nos hizo falta porque anduvimos en tiempo de calor, pero es un defecto que debiera ser solucionado.

Tuvimos una impresión excepcionalmente favorable del Auto Unión en ruta. Es cómodo, fresco en verano, ligero, económico y de motor incansable. No levanta temperatura, excepto en condiciones excepcionales (mariposas tapando el radiador, o circulación durante media hora en lo mas denso del transito porteño, a las tres de una tarde de verano).

Otras observaciones

Estando a punto, el motor no pistonea con nafta especial. La mezcla se hace en proporción de 40 a 1, aunque en las estaciones de servicio nos dijeron varias veces que los dueños de Auto Unión acostumbraban hacer la carga 36 a 1. Debido a que dos de las tres grandes cadenas de estaciones de servicio solamente expenden aceite envasado en latas de un litro como mínimo, es necesario, prácticamente, desagotar el tanque antes de cargar. Lo indicado es circular hasta que la aguja indicadora marque "Reserva" y después proceder a cargar un litro de 40 con 40 litros de nafta.

El crique es cómodo; esta fijado al piso del baúl con una tuerca. La rueda de auxilio descansa sobre el piso y esta cubierta por una plataforma sobre la cual se apoyan los equipajes. La llave de desmonte de rueda es practica; consiste en una llave de tubo con una terraja. Las herramientas son de muy buena calidad (el destornillador, únicamente, lo vimos un poco "ordinario"). Ni baúl ni capot tienen luz, pero la luz de la patente ilumina, algo pálidamente, el baúl. El crique toma al costado.

El sonido del motor no se hace molesto en ningún momento; mas aún, en la aceleración el zumbido incita a picar. Es como escuchar una Ferrari a lo lejos. (También, con la cantidad de silenciadores que tiene...)

Conclusiones

Con sus defectitos (deficiente visibilidad a la izquierda, pedales duros, insoportables perillas de ventanillas traseras, chillido de cubiertas en cualquier momento), el Auto Unión 1000 S es un señor auto. Para andar en el transito, la tercera velocidad es de una elasticidad y reacción que incita a usarla casi continuamente; y la rueda libre es una gran comodidad. El espacio interior es amplísimo dentro de esa categoría; la suavidad y la serenidad de marcha son notables.

Amplio, económico y "roscador", el Auto Unión puede ser la solución para muchos.

OTROS DATOS

Motor: 1.0 con tres cilindros en línea y 44 CV

Transmisión: Manual de cuatro marchas

Velocidad máxima: 126,7 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 25 segundos

Distancia de frenado a 100 km/h: 42,10 metros

Consumo en ruta a 80 km/h: 13,5 km/l

Consumo en ciudad: 10,3 km/l

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios

Más en